+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SUCESOS

La policía alerta sobre llamadas de estafadores que buscan por teléfono víctimas en Zaragoza

Los afectados reciben una llamada diciendo que su familiar se encuentra detenido y, haciéndose pasar por abogados, exigen un pago para su defensa

 

Vehículo de la Policía Nacional. - EL PERIÓDICO

EL PERIÓDICO
08/05/2019

La Policía Nacional ha alertado este miércoles sobre una estafa que han sufrido varios ciudadanos zaragozanos durante las últimas semanas. Los estafadores realizan una llamada alertando de que un familiar se encuentra detenido y, haciéndose pasar por abogados, solicitan un pago para su defensa.

Este tipo de estafas a través de llamadas falsas desapareció en nuestra comunidad tras una operación policial desarrollada por la Brigada Regional de Policía Judicial de Zaragoza en el año 2017, que llevo a la identificación e imputación de una banda organizada que operaba desde el extranjero. Sin embargo, en las últimas semanas se ha vuelto a detectar la existencia de este tipo de llamadas en Zaragoza. 

Al parecer, los estafadores adquieren los números de las víctimas a través de guías telefónicas o redes sociales. Para cobrar la cantidad exigida durante la llamada, se envía a una persona al domicilio de la víctima, aceptando el pago en metálico o en joyas.

La policía recomienda que, si la estafa llega a tal extremo, los afectados llamen rápidamente al 091 para informar de los hechos. Del mismo modo, se informa de que las llamadas de los supuestos estafadores se suelen realizar desde países sudamericanos.

PAGO RÁPIDO ANTES DE COMPROBAR LA INFORMACIÓN

El objetivo de los estafadores es convencer a la víctima de que los hechos son reales. Para ello utilizan amenazas, presiones y hasta llegan a poner al teléfono a una persona haciéndose pasar por su familiar para que, entre lamentos, reclame el pago del dinero.

La llamada bajo amenazas se prolonga durante bastante tiempo con dos objetivos: evitar que la víctima pueda corroborar la veracidad de la información y conseguir que realice un pago rápido. Para ello el estafador va dando instrucciones a la víctima para que transfiera el dinero o lo haga llegar a través de empresas de envío de dinero.