+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

las pesquisas

Unas servilletas, el hilo del que tiró Aspanoa para denunciar

Comprobaron que el dinero recaudado no había ido a la causa

 

Servilleta que hay en el atestado. - EL PERIÓDICO

L. M. G.
08/06/2019

Una denuncia de la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Aragón (Aspanoa) permitió al Grupo de Blanqueo de Capitales de la Policía destapar esta presunta estafa a nivel nacional y que alcanzaría los 5 millones de euros.

Según las diligencias del caso a las que tuvo acceso EL PERIÓDICO, Aspanoa recopiló varias pruebas, entre ellas, una campaña de recaudación de fondos realizada por Licenci a través de lotes de 3.000 servilletas por el precio de 59 euros. El dinero recaudado por esta venta iba destinado a financiar el proyecto de investigación contra el cáncer infantil Recaída 0. «Nos hemos puesto en contacto con la investigadora principal de este proyecto en la Universidad de Cádiz y nos ha transmitido que, efectivamente, miembros de Linceci se pusieron en contacto con ellos hace meses para apoyarles en la financiación, pero que en ningún momento formalizaron ningún acuerdo ni han recibido apoyo económico alguno», indica el responsable de comunicación de Aspanoa en un documento remitido a la Fiscalía Provincial de Zaragoza.

Señala también que han descubierto que «Linceci ha estado recaudando fondos para esta causa a través de actividades solidarias como, por ejemplo, una master class de zumba celebrada en Puerto Venecia el pasado 16 de junio del 2018, todo ello sin mediar autorización.

Añaden desde Aspanoa que el equipo de investigadores de la Universidad de Cádiz se pusieron en contacto con Linceci para que dejaran de vincular su proyecto con su compaña de recaudación, si bien la sociedad de Roberto Pérez «intentó vender servilletas casi dos meses después de recibir comunicación». Linceci no solo percibía donativos mediante este tipo de objetos, sino también con la venta de bolígrafos, organización de actividades lúdicas y con el call center que tenía en la calle Carlos Marx, en el zaragozano barrio del Actur. Más de 20.000 personas se habrían visto perjudicados.