+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

la opinión de alfonso hernández

La bocina (muda) de Harpo

 

El doctor Honorio junto a Lasure y Papunashvili. - EL PERIÓDICO

Alfonso Hernández Alfonso Hernández
06/04/2019

Los tiempos de la contención económica van acompañados en el Real Zaragoza de la abstinencia verbal en los momentos de crisis. Una grave afonía se apodera por completo de los estamentos, menos del entrenador, quien ejerce de portavoz de todo lo que ocurre con la lógicas limitaciones de opinión al tratarse de un empleado. La recaída de Daniel Lasure se suma a un rosario interminable y casi inabarcable de lesiones de ida y vuelta y al por mayor que tan solo pueden ser explicado por los servicios médicos del club con el doctor Honorio a la cabeza. Nadie, sin embargo, se sale de ese guión mudo que encabeza el libro de estilo de la comunidad, permitiendo que las especulaciones campen a sus anchas por falta de información. La calidad física de los futbolistas fichados queda en entredicho y, como consecuencia, la figura de Lalo Arantegui, quien ya ha renunciado a ejercer de bombero de los fuegos deportivos, tampoco reposa en buen lugar, en el mismo que se sienta un director general con silenciador incorporado de fábrica, Luis Carlos Cuartero.

En realidad, esta pandemia y sobre todo el ocultismo de las causas de las distintas dolencias que han ido erosionando la plantilla es una responsabilidad que afecta de igual forma a los propietarios 2032 que al cuidador del césped. Nadie es inocente porque se desconoce hasta qué punto ese embotellamiento de personal en la enfermería ha sido determinante para el rendimiento final del equipo. ¿Y Papunashvili? Lo del georgiano y su viaje a ninguna parte con un edema en el equipaje sobrepasa lo sobrenatural. Demasiados asuntos bajo la alfombra en un enroque constante de falta de transparencia en lugar de comparecer en público para proceder a las oportunas aclaraciones. El hermetismo del Real Zaragoza supera con creces la política de discreción y distanciamiento con el aficionado que han establecido los no poco absurdos tiempos modernos en el deporte profesional, hasta convertirse en una especie de monasterio cartujo.

La sociedad se jacta, con razón, de sus 27.000 abonados. Pues bien, por respeto a esa estupenda cantidad de fieles pagadores y seguidores que se eleva por encima de más de la mitad de los equipos de Primera, el club tendría que abrir de par en par las puertas del búnker para comunicar puntualmente del estado físico de los futbolistas lesionados, de sus procesos de rehabilitación, de las causas de sus recaídas si se pueden evaluar. Seguro que hay una explicación para todo con el comprensible margen del error humano. Lo que no es de recibo --ni de receta-- es que no se escuche ni la bocina de Harpo.

Destacamos

Galerías de fotos
   
3 Comentarios
03

Por chemito 10:03 - 06.04.2019

Completamente de acuerdo con el artículo, pero es que en este club llevamos mucho tiempo que no se entienda nada, un presidente atípico, un director general que nadie sabe que hace, y un cuerpo técnico que aunque naturalmente acierte alguna vez (faltaría mas) año tras año es incapaz de hacer un equipo consistente y acorde con la categoría, y sobre todo es que cada año que pasa el club se está haciendo menos competitivo económicamente y deportívamente. Vendan a los jugadores que se pueda sacar dinero, cedan a los chavales que aun están verdes para esta dura categoría y fichen a jugadores (aunque sea de 2ª B) FUERTES FISICAMENTE y ANIMICAMENTE y el poco dinero que tengan ...para dos delanteros solventes.

02

Por Danifer 9:28 - 06.04.2019

Facil y sencillo y algo que no haria un club es criticar La pretemporada mala muy mala de imanol idiakez, fue de regional, un chiste a nivel fisico y los jugadores llegan con fatiga muscular por lo que lesionarse es facil, para no recaer no deberian de jugar y rotar mas, algo impensable si quieres ganar

01

Por concalma 16:28 - 05.04.2019

Totalmente de acuerdo con el articulista. Lo que esta sucediendo en el Zaragoza no es normal, ni con los recien fichados ni con los mas veteranos en el club.. Si no hay explicacióm que se reconozca y si la hay que se le diga a la afición. En cada caso y cada momento, es ella la que sostiene el el club y tiene derecho a saberlo. Tambíen así se evitarán especulaciones sobre casos como el de Papu por parte de muchos que no saben ni lo que es un edema oseo, y mucho menos cual puede ser su duración para futbolista y sus consecuencias en su carrera si no se cura a tiempo. El silencio del club, en este aspecto, es incomprensible y daniño.