+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La montaña en Aragón

La trilogía de oro

Manu Córdova, Javier Bueno y Jonatan Larrañaga realizaron el invierno pasado tres escaladas de gran compromiso en Izas, Gavarnie y Fuenfría H Con esta actividad lograron el premio FEDME

 

La escalada 8 En el muro de Gavarnie. - S. E.

La alegría 8 Los tres montañeros posan en Izas para un ‘selfi’ al final de una escalada. - S. E.

R. MARTÍ
20/01/2018

Son los tres mosqueteros de la escalada de dificultad en España. El vasco Jonatan Larrañaga, el zaragozano Manu Córdova y el oscense Javier Bueno se conocen al dedillo todas las rutas de gran compromiso en hielo, roca y nieve del Pirineo. Ya han recibido varios galardones. El último fue en diciembre. Fue el premio FEDME en escalada en hielo y dry tooling. Jesús Bueno acumula ya 5 premios.

El escenario de su conquista fueron tres zonas clásicas de escalada en el Pirineo. Una es el circo de Gavarnie y las otras dos se encuentran en Aragón. Una de ellas en Fuenfría, en el valle de Chistau, y la otra en el valle de Izas, muy cerca de Canfranc. Fueron tres actividades punteras. En Gavarnie la liberación de la misteriosa El divo listo y en Izas y Fuenfría la apertura de Los tres jabalíes y Martina respectivamente. «Es una excelente trilogía para un invierno cada vez más efímero y menos frío, en el que cada vez cuesta más desenfundar las herramientas», explica Javier Bueno.

Cada vez se reducen más los días para practicar la escalada en hielo. «A veces me pregunto si llegará un momento que no será posible. Los cambios bruscos de temperatura hacen que escalar determinadas cascadas sea un poco más osado por el riesgo que esto entraña», indica Bueno, que confiesa que «cada vez hay más sustos y accidentes, a pesar de las pocas actividades que se realizan. Estas han sido las únicas actividades en hielo que hemos realizado porque creemos que la dificultad y la exposición deben ser digeridas en pequeñas cantidades», añade el montañero.

La primera de las actividades se llevó a cabo en diciembre de 2016. Son Los tres jabalíes, en Izas. Tiene 250 metros de desnivel. «Es un lugar remoto y precioso que ofrece unas escaladas espectaculares. Aquí ha surgido una de las vías de mixto deportivo más bellas y exigentes de la zona». El acceso se realiza desde Coll de Ladrones y se llega en dos horas y media. «La vía es desplomada y atlética y se divide en dos partes por una campa de nieve. La primera consta de cuatro largos. Los dos primeros son los verdaderamente guapos, de una dificultad de M8 sobre excelente roca y hielo», indica Bueno.

La segunda parte es impresionante. «Un desplome rojo bereber se realiza por un largo soberbio que permite disfrutar pese a su dificultad. M9 es el resultado. Los siguientes tres largos de hielo y nieve son un regalo más para culminar la nueva vía», afirma.

El Gavarnie

El 30 de diciembre la cordada se pone en marcha para intentar Un divo listo. Esta en el circo de Gavarnie. «Esta línea de 200 metros con una dificultad de V+/5+ está olvidada. Nadie la ha repetido, no existe apenas información. Es todo un misterio. La vía recorre un desplome de roca adornado con colmillos de hielo». Los escaladores partieron de Bujaruelo. «La primera dificultad es llegar hasta la base del tercer muro. Necesitamos cuatro horas y media para superar los 12 kilómetros y 1.500 metros de desnivel y comenzar la escalada», afirma Javier Bueno.

El primer largo lo realizó Manu Córdova en estilo libre en dificultad 6C+. «Las obstáculos son resueltos con una ética inmejorable, sin hacer uso de clavos, en libre y a vista. Tras los tres primeros largos buscamos la parte final de El aliento del diablo para escalar algo más vertical y de más dificultad». Tras finalizar decidieron no dormir y llegar hasta Bujaruelo. Habían realizado una actividad de 17 horas seguidas.

El tercer y último reto estaba en Fuenfría. «Alberga recorridos futuristas sobre roca y hielo de calidad. La aproximación es algo incómoda ya que la pista suele estar en mal estado. Enero y febrero del 2017 fueron los meses elegidos para llevar a cabo la actividad», afirma Bueno, que recuerda a Iñaki Cabo, fallecido en este lugar. «¡Gracias por compartir con nosotros este proyecto!», exclama el alpinista.

Martina es una vía de corte deportivo sobre desplomes y estructuras de hielo de ensueño. «Tiene una longitud de 140 metros con una dificultad de Wl4, 6c que nos costó abrir cuatro días. Con largos súper desplomados y difíciles travesías. El primer largo es el más difícil y no pudimos liberarlo. El segundo, difícil y obligado, requiere el uso de manos y ronda el 6c. Luego ofrece una escalada sobre una estructura de hielo colgada al vacío espectacular para terminar en roca dudosa hasta a la reunión. El tercer y cuarto largos son sobre roca y hielo de calidad. Son cuatro largos soberbios, todos ellos con bellas estructuras de hielo», concluye.

Destacamos

Galerías de fotos
  • Llegada a Zaragoza de Salma Paralluelo

  • El Tecnyconta arrasa al Joventut (112-66)

  • Partido de Aspanoa 'Metamos un gol al cáncer'