+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

JUICIO DEL 'PROCÉS'

Guardias civiles relatan episodios de insultos y acoso en distintas localidades

Unos declaran por el seguimiento que se les hizo en Lleida y otros por protestas en hoteles. Marchena impide al fiscal interrogar a una mossa a la que atribuyó informar de donde había agentes

 

La Sala de Plenos del Tribunal Supremo durante el juicio del procés. - EFE / EMILIO NARANJO

ÁNGELES VÁZQUEZ
28/03/2019

El juicio del 'procés' está transcurriendo este jueves entre los episodios de escraches, acosos y protestas que vivieron guardias civiles en Catalunya tras el 1 de octubre. Unos describieron las manifestaciones que vivieron en la Seu d'Urgell y que les obligaron a cambiar de hotel y otros  el seguimiento que sufrieron durante un paseo por Lleida. La tónica general en todos ellos fueron los insultos que recibieron: "'feixistes', 'fills de puta', 'covards'". Pero ninguno de los episodios relatados reflejaba gravedad.

El repaso por los acosos sufridos por los agentes comenzó por lo vivido en el hotel Nice de la Seu d'Urgell. La versión de los dos primeros guardias que comparecieron en el Supremo varió en las cifras. El primero cifró a unas mil personas y 150, el segundo. Ambos coincidieron en los insultos y en que el dueño del hotel, cuyo trato había sido muy correcto, les indicó que él se quedaría en la localidad cuando ellos se fueran, así que no renovaría la reserva que tenía con los guardias.

Uno de ellos agregó que "no entendía ese oido, máxime" cuando ellos tuvieron "una intervención muy liviana el día anterior y donde no se pudo intervenir, no se intervino por evitar un mal mayor que el que se quería evitar".

Los dos siguientes explicaron cómo una persona les empezó a seguir durante un paseo por el centro de Lleida y luego comprobaron que les había grabado y publicó su imagen en Facebook identificándoles como "animales" que el día anterior habían golpeado a personas de su pueblo. A partir de entonces salieron acompañados y tomaron más medidas de seguridad.

CONVOY DE BOMBEROS


El siguiente agente hacía labores de vigilancia de la comandancia de Girona cuando pasar un convoy "bastante numeroso" de vehículos, de unos 15 vehículos, de bomberos que se dirigía hacia donde estaban. "Los ocupantes de los vehículos empezaron a hacer gestos en forma de peineta, como si fuéramos unos caraduras, con los pulgares hacia abajo, nos insultaron", explicó.

La pauta de las declaraciones solo fue interrumpida por una mossa a la que el fiscal preguntó si había enviado un whatsapp localizando a agentes contra los que protestar. Ella dijo que no le sonaba, pero que no recordaba. Pero el tono incriminatorio del fiscal Jaime Moreno llevó al presidente del tribunal, Manuel Marchena, a interrumpirle.