+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PACTOS DE GOBIERNO

Iglesias defiende la coalición para marcar a Sánchez

Defiende asumir el riesgo para evitar que los acuerdos acaben en "papel mojado"

 

Pablo Iglesias y Pablo Echenique, durante la reunión interna de Unidas Podemos, este sábado. - EFE/ CHEMA MOYA

PILAR SANTOS
08/06/2019

Pablo Iglesias reunió este sábado al consejo ciudadano estatal de Podemos, el máximo órgano entre asambleas, para analizar los resultados de las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26-M, que consideró “malos y muy decepcionantes”. Ante los dirigentes territoriales de la formación, el líder morado defendió su objetivo de entrar en el futuro Gobierno de Pedro Sánchez, porque quiere marcarle de cerca para evitar que gire a la derecha y que los acuerdos que firme con él acaben siendo “papel mojado”.

En la reunión, la delegación de Podemos Andalucía, encabezada por Pablo Pérez Ganfornina, fue la única que alzó la voz contra la opción de la coalición, descartada por ahora por el secretario general del PSOE, que prefiere dirigir un gobierno monocolor. Pérez Ganfornina considera que participar en el Ejecutivo plantearía “dificultades y límites” a Podemos. Fuentes de esta delegación defienden apoyar a Sánchez desde fuera tras haber pactado un paquete de medidas.

Iglesias lo ve diferente. Tras caer de 71 a 42 escaños en las generales de abril, necesita exhibir algún triunfo ante su electorado, que todavía disminuyó más en las elecciones europeas, autonómicas y locales de mayo. En el discurso que pronunció en el consejo ciudadano, subrayó que ha llegado el momento de “asumir los riesgos” y considera “imprescindible” impulsar desde dentro de la Moncloa políticas progresistas “para que determinados cambios se produzcan”.  El líder de Podemos se refirió a la necesidad de elevar el salario mínimo interprofesional (SMI) a los 1.200 euros y hacer cambios en el mercado de trabajo, entre otras urgencias. “¿Se puede asegurar esto desde fuera del Gobierno? No, es imposible”, se respondió.

FILAS PRIETAS ANTES DE LA REUNIÓN


Iglesias expondrá sus argumentos el martes a Sánchez, en la reunión a la que le ha convocado el jefe del Ejecutivo en funciones para tratar de ganarse los apoyos necesarios para su investidura, todavía sin fecha. A esa cita llega con las filas prietas, sin que nadie le exigiera este sábado una asamblea en la que se pondría en cuestión su liderazgo. Tan solo Óscar Urralburu, secretario general de la formación en Murcia, reclamó un debate, en forma de conferencia política, para definir el nuevo rumbo de la formación, pero sin cuestionar, aclaró, poner en cuestión el mando de Iglesias.

ERREJÓN Y LOS 'ERREJONISTAS', FUERA


El secretario general, sin apenas contestación interna tras la salida de Íñigo Errejón de la formación para concurrir con Más Madrid a las autonómicas, obtuvo este sábado el apoyo del partido para acometer una reforma amplia de la ejecutiva. De ese órgano salieron el dirigente de Más Madrid; Auxiliadora Honorato, considerada ‘errejonista’, y Pablo Bustinduy. Y han entrado Alberto Rodríguez, como secretario de Organización y sustituto de Pablo Echenique (al que Iglesias no mencionó en su alocución pública y al que nombra secretario de acción de gobierno y deberá coordinar los pactos poselectorales); Ione Belarra, como secretaria de coordinación ejecutiva, y Pablo Fernández Santos, como secretario de ámbito rural y la España vaciada. Echenique deja también su papel como portavoz, cargo que ahora desempeñará en solitario Noelia Vera.

MIMAR LA MILITANCIA


Ana Marcello estrena la nueva secretaría de Círculos y Participación, para mimar a los militantes, después de constatar la dirección problemas de implantación en los territorios. A esas dificultades se refirió Iglesias en su discurso, cuando analizaba los “malos” resultados de los comicios locales y autonómicos, peores, apuntó, de los que él logró "solo un mes antes" en las generales como candidato a la Moncloa.

Tras esa reflexión, Iglesias señaló, no obstante, que "el problema es de todos", no solo de los territorios ni de los candidatos y lo relacionó con la "dificultad" de convertir a la formación "en un referente territorial". Ironizó incluso con las diferentes marcas al confesar que, antes de los mítines, en las campañas siempre hacía una pregunta antes de subir al escenario: "Compañeros ¿Cómo nos llamamos aquí?". 

El líder morado achacó esa falta de implantación a la falta de "liderazgos" en municipios y territorios, aunque destacó que ha habido excepciones a los malos datos en figuras como la del alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi', y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (que no tiene asegurada su continuidad al frente del ayuntamiento). De ambos subrayó sus resultados "espectaculares".

 

   
1 Comentario
01

Por joseluisramos 18:03 - 08.06.2019

TAN MALOS COMO PARA DESAPARECER DEL MAPA POLÍTICO DE UNA VEZ TU Y TUS SECUACES.