+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MUNDIAL DE F-1

El polaco Kubica ficha como piloto oficial de Williams

La estrella polaca vuelve al 'gran circo' seis años después del grave accidente que le ha dejado con una minusvalia

 

El polaco Robert Kubica regresa a la F-1 en el equipo Williams. - AFP / ATTILA KISBENEDEK

MIGUEL MARTÍNEZ
21/11/2018

“Ganar con una mano” es una frase hecha del automovilismo, que se utiliza para describir una carrera fácil para un piloto. El polaco Robert Kubica sufre una importante minusvalía en su brazo y mano derecha desde un gravísimo accidente corriendo un rally en Italia, siete años atrás. El piloto, de 32 años, nacido en Crakovia, ha firmado como piloto titular en Williams para el próximo año. Puede que el coche no esté para subir al podio, pero la suya es una victoria en toda regla contra la lesión y contra una recua de pilotos de pago a los que puede vencer con una sola mano.

Kubica solía ganar en categorías inferiores a los pilotos de su generación como Lewis Hamilton o Nico Rosberg. Fernando Alonso siempre dijo de él que era “el mejor de su generación” y luchó para tenerlo de compañero en Ferrari después de que su amigo deslumbrara en BMW y después en Lotur. El contrato estaba casi hecho para compartir garaje en Ferrrari a partir de 2012, pero el verano anterior, cuando era la estrella de Lotus, se destrozó el brazo derecho después de perder el control del Skoda Fabia que conducía en un rallye regional de Italia.  El acero galvanizado penetró en el habitáculo por el morro como una sierra radial y le dejó gravemente herido en la parte derecha del cuerpo.
 
El polca Robert Kubica, en una reciente imagen. / AP / SZILARD KOSZTICSAK

Estuvo a punto de perder el brazo. La recuperación fue durísima, pero sacó a flote el pétreo carácter de un corredor definido como un genio por los de su generación. Un año y medio después del golpe volvió a subirse a un coche de rallies (2012) en su camino de regreso a los monoplazas. El entrenamiento fue una tortura y perdió ocho kilos en una preparación de locos, cuando nadie , salvo él, daba un duro por verle de nuevo en un F.1. La prueba definitiva llegó a finales del año pasado, en los test destinados a los jóvenes pilotos que tradicionalmente se celebran en el circuito de Yas Marina. Completó más de 100 vueltas, casi el doble de una carrera de F-1.

OFERTA DE FERRARI

La prueba fue casi definitiva para que firmara un contrato con Williams para la temporada que concluye este fin de semana en Abu Dabi, pero Sergey Sirotkin llegó cargado de dinero a una escudería de Grove con problemas económicos para ser compañero de otro piloto de pago, Lance Stroll. El polaco, de 32 años, se tuvo que conformar con el papel de reserva, lo que le ha permitido conocer mejor al equipo y ahora, gracias a los patrocinadores de Polonia que ha encontrado, se producirá un regreso histórico. Mucho tiene que ver el repaso que Kubica ha dado a los dos pilotos de pago en las pruebas comparativas en el simulador, o de sus charlas técnicas con los ingenieros.

Kubica tenía una oferta de Ferrari para ser piloto de pruebas, peor ha preferido ganar la batalla contra su accidente, contra su lesión, contra ese brazo que lleva casi en cabestrillo, y demostrar que uno de los mayores talento de su generación es capaz de pilotar más rápido, de preparar mejor el coche, que la generación de niñatos que ha llegado a la F-1 a golpe del talonario de papá.