+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CÓMICO Y GUITARRISTA

Charles Esten: "La música sirve para procesar el dolor"

 

Charles Esten, junto a Connie Britton, en una escena de Nashville. - EL PERIÓDICO

JUAN MANUEL FREIRE
04/02/2018

Charles Esten (Pittsburgh, 1965) se dio a conocer en su país como cómico de improvisación, pero su papel de guitarrista torturado en 'Nashville' ha generado menos risas que sollozos. Con motivo del estreno de la sexta (y ya última) temporada del drama country en Movistar Series, hablamos con Esten sobre despedidas, lágrimas y sus días con Laura Dern.

-Sin entrar en muchos 'spoilers', ¿diría que está contento del destino final de su personaje, Deacon Claybourne? Para mí ha sido maravilloso interpretar a un personaje que crece. Ahora es un Deacon distinto. Fíjese cómo era al principio. Era un adicto, no dejaba de pelear… Todas las cosas que hacían su música más intensa eran las que arruinaban su vida.

-¿Hay que pasarlo mal para hacer buen arte? Oh, bueno, no necesariamente. Puedes pasarlo mal y hacer arte horripilante. Pero, seamos sinceros, existen pruebas infinitas de cómo una temporada en el infierno puede ayudarte a crear arte particularmente intenso. Es una de las bellezas de la música: sirve para procesar el dolor. Ese poder catártico, para los artistas y también el público, siempre ha sido un tema clave de 'Nashville', en realidad. ¿Usted qué piensa?

-Los discos sobre divorcios son los mejores. (Risas). ¡Oh, sí! 'Rumours' de Fleetwood Mac. Mire, ¿sabe qué? Las cosas me van bien desde hace años. Y en mi faceta de compositor me he dejado inspirar por esa felicidad. Pero no voy a negarle que, durante estos años, estar en el pellejo del pobre Deacon también me ha inspirado mucho.  

-Esta es la primera temporada de 'Nashville' sin Connie Britton, su eterna compañera y finalmente esposa Rayna. ¿Cómo se llevó la ausencia? Recuerdo una escena en el hospital con Rayna y las dos chicas, Maddie (Lennon Stella) y Daphne (Maisy Stella). Nuestros personajes se despedían de Rayna, pero en esa escena también éramos actores diciendo adiós a una gran aliada. Fue difícil verla irse de la serie [ahora lidera el reparto de '9-1-1', nueva apuesta de Ryan Murphy]; ella te obligaba a ser mejor actor, además de ser una gran amiga, divertida e inteligente.

-En sus dos últimas temporadas, 'Nashville' ha estado supervisada por Edward Zwick y Marshall Herskovitz, creadores de 'Treintaytantos'. Cuando supe que ellos tomarían las riendas, me alegré mucho. 'Treintaytantos' fue, en su día, muy importante para mi generación. Les ha tocado lidiar con la parte del luto y han sabido hacerlo de maravilla. Sinceramente, creo que hay escenas muy arriesgadas que han sido escritas con gran delicadeza. 

-Se dice de usted que es quien mejor llora en televisión, con permiso, quizá, de Claire Danes. (Risas). Es curioso, porque en realidad no lo intento. De hecho, intento contener las lágrimas todo lo posible. Pero una vez estoy en escena, enseguida empiezan a caer, por mucho que me resista.

-Antes de 'Nashville', había hecho en televisión 'Iluminada', una serie extraordinaria. ¡En esa no lloraba tanto! En esa quien lloraba era Laura Dern, incluso en el póster, donde la veíamos con todo el rímel corrido. Su personaje, Amy, sufría como Deacon: quería ser mejor persona, ir hacia un lugar saludable, pero tropezaba una y otra vez. Consigo misma.