+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL FUTURO DE EUROPA

Un matrimonio de inconveniencia

Aunque el Reino Unido está íntimamente unido al continente, la relación con la UE ha estado plagada de desencuentros y de excepciones otorgadas por Bruselas a Londres respecto al resto de socios

 

Theresa May. - EFE / STEPHANIE LECOCQ

RAMÓN LOBO
08/06/2019

Si sobrevivimos a la segunda guerra mundial, sobreviviremos al 'brexit', dicen los ingleses más eurófobos. Es una falacia más; en aquella guerra nadie luchó solo, nadie venció solo. Miles de soldados se dejaron la vida en el desembarco de Normandía, cuyo 75 aniversario se celebró esta semana. Murieron por una Europa libre y democrática, el motor que más tarde alumbraría las diferentes fases y siglas de lo que hoy llamamos Unión Europea (UE), una organización imperfecta que ha logrado algo inaudito: décadas de paz y entendimiento entre enemigos aparentemente irreconciliables.

El Reino Unido se siente una isla tocada por los dioses, capaz de navegar en solitario, y a veces de la mano de EEUU, su excolonia, de la que le separa un idioma común (Bernard Shaw 'dixit'). Los ingleses son los menos británicos del Reino Unido. Ser inglés es casi un título nobiliario.

Esa inglesidad extrema aconsejó quedarse fuera de la firma del Tratado de Roma en 1957, la base política y legal de la nueva Europa. Enviaron como observador a un subsecretario. Fue una declaración de intenciones, heredera del célebre titular de 'The Daily Mail', "niebla en el Canal, el continente aislado".

El recelo ante cualquier entidad que amenace la soberanía nacional impregna a toda la clase política, sean conservadores o laboristas. Por eso Jeremy Corbyn, euroescéptico de izquierdas, quiere salir de la UE, a la que considera un club de empresarios y banqueros. Es heredero de una tradición laborista antieuropea que lideraron Hugh Gaitskell y Michael Foot.

Desconfianza congénita

Esta desconfianza congénita hacia Europa tiene tres pilares: la enemistad histórica con Francia, la existencia de la alternativa de la Commonwealth una institución con aroma imperial, en la que los 'brexiters' más entusiastas siguen anclados, y las guerras contra el papado de Roma.

Lo que empezó como un pulso privado, el derecho a divorciarse de Catalina de Aragón y volver a casarse, terminó en un cisma religioso y en la irrupción del nacionalismo inglés. Enrique VIII, que vivió en el siglo XVI, fue el primer 'brexiter'. Se peleó con el papa Clemente VII y el rey de España que representaban la Europa dominante, y salió airoso.

Esa reconstrucción identitaria tiene más de propaganda que de verdad. Inglaterra ha estado íntimamente unida a Europa, fue provincia del imperio romano durante siglos, estuvo en todas las guerras continentales, duraran 30 o 100 años, tuvo castillos en Francia. Por sus venas corre sangre normanda y sajona. Son mezcla en un continente de mezclas.

Ser la cuna de la Revolución industrial, del capitalismo moderno en la segunda mitad del siglo XVIII, otorgó a Inglaterra una ventaja tecnológica incontestable. No solo eran sus telares, era una mentalidad audaz y comercial, que aún persiste, protegida por una gran flota.

Orden mundial

La derrota de Hitler generó un nuevo orden mundial. Londres, que tanto peleó por derrotar el nazismo, no supo leer el cambio de guión, la irrupción de su excolonia como superpotencia y único líder capitalista. Llegaron las independencias de India y Pakistán en 1947, y en los años 60, las de gran parte de las Áfricas, y el Reino Unido descendió de división.

Cuatro años después de la firma fundacional en Roma, Londres admitió su error de cálculo y trató de incorporarse al proyecto europeo. El presidente de Francia, Charles de Gaulle, que también tenía memoria histórica, se negó. Dijo que el Reino Unido sería un caballo de Troya de EEUU. Londres tardó 12 años en lograr el visto bueno de París, ya sin De Gaulle.

Entró en 1973 junto a Irlanda y Dinamarca. Fue un éxito del conservador Edward Heath, pero dejó una sensación de maltrato. El euroescepticismo militante arrancó antes de la adhesión. Su impulsor fue el laborista Harold Wilson, que en la campaña electoral prometió cambios en el texto de adhesión, una manía que viene de lejos. Wilson ganó y convocó un referéndum en 1975. Venció la continuidad en Europa por 67,2% frente a un 32,8%.

La entrada del ciclón Thatcher en Downing Street, en mayo de 1979, cambió para siempre la política británica. Su relación con la UE fue compleja. Tuvo sus años de cierto entusiasmo en los que participó en la creación del mercado único, y otros de queja; su célebre "I want my money back" de 1979. Nueve años después se declaró engañada por el entonces jefe de la Comisión Europea, Jacques Delors, que defendía el federalismo como instrumento para avanzar en una unión política. Desde 1988 Thatcher atacó el exceso de poder de Bruselas y denunció el peligro que suponía para su soberanía nacional.

Opciones de salida

Los 'brexiters' sostienen que Thatcher habría apoyado hoy la salida. No deja de ser un eslogan. Solo sabemos que defendió la permanencia en 1975, y que nunca promovió opciones de salida de Europa. Fueron los laboristas los que en 1983 exigieron un nuevo referéndum.

En 1994 se fundó el Referendum Party, liderado por el euroescéptico James Goldsmith. En las elecciones generales de 1997 obtuvo 810.860 votos y cero escaños. Fue el precedente del Partido de la Independencia del Reino Unido de Farage, que desempeñó un papel decisivo en el resultado del referéndum del 2016, en el que 17.410.742 británicos votaron a favor de dejar la UE, el 51,9%. Un vuelco en solo 17 años.

El primer ministro conservador, David Cameron, perdió la consulta y el cargo. Fue incapaz de leer el ánimo de la calle británica, el impacto de la crisis del 2008 y el miedo a los cambios. Esta vez, el Reino Unido no estaba al frente de la revolución tecnológica. El nuevo centro era Silicon Valley. En aquella campaña dominó la emoción, la inglesidad. La UE se convirtió en el enemigo, campó la agitación de un nacionalismo xenófobo que aún cree que la Royal Navy domina los mares y la Reina se llama Victoria.