+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL ÚLTIMO CAMPEÓN DEL 2018

Bagnaia, el 'rey' que fracaso el año de su debut

Seis años después de no conseguir ni un mísero punto en el Mundial del 2013 de Moto3, el discípulo preferido de Rossi se corona 'rey' de Moto2. Bagnaia, que la próxima temporada pilotará una Ducati 'satélite' en MotoGP, ha dominado casi todo el campeonato frente al portugués Oliveira.

 

Francesco Peco Bagnaia celebra, en el podio de Sepang, su título de Moto2. - MILAGRO / TINO MARTINO

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
06/11/2018

También Francesco ‘Peco’ Bagnaia es un ejemplo a seguir. Fijo. A recordar. A analizar. Este italiano, nacido en Torino hace apenas 21 años, acaba de proclamarse, brillantemente, nuevo y flamante campeón del mundo de Moto2, la categoría previa a dar el salto a MotoGP. Bagnaia, uno de los jóvenes más encantadores que existen en el ‘paddock’ del Mundial, casi tan español como italiano, pues se formó en el Campeonato de España de Velocidad (CEV) y también fue amamantado por Jorge Martínez ‘Aspar’ es, repito, otro ejemplo de historia tremenda hasta llegar a ser campeón, hasta cumplir el sueño que tienen todos, pero que la historia solo reserva a un puñado de ellos.

Bagnaia, que lo sepan, era uno de los ‘reyes’ de ese CEV. Concretamente el del año 2012, el que ganó Àlex Márquez y en el que quedó tercero ‘Peco’, ganador en Barcelona y con varios podios en su mochila. “En el 2013”, explicaba Bagnaia al bajarse del podio de Sepang, “debuté en el Mundial de Moto3 que ganó Maverick Viñales, en Valencia, y en el que estaban, nada más y nada menos, que el propio Márquez, Àlex Rins, Miguel Oliveira, Jack Miller y el desaparecido Lluis Salom. Fue un desastre total. Venía de ser de los mejores del CEV y acabe siendo el peor del Mundial”.

En efecto, el muchacho que, el pasado domingo, se coronó rey de Moto2 tras ganar ocho grandes premios (Catar, EEUU, Francia, Holanda, Austria, República de San Marino, Tailandia y Japón), consiguió, en ese fatídico y duro 2013, cero puntos, ¡increíble!, teniendo, como mejor resultado, una 16ª plaza, precisamente en Malasia. Sus puestos en carrera fueron ¡ojito al dato!: 23º (Catar), 22º (EEUU), 26º (Jerez), 20º (Francia), 24º (Italia), 17º (Barcelona), 26º (Holanda), 30º (Alemania), 28º (Brno), 17º (Aragón), 16º (Malasia), 20º (Japón) y no logró clasificarse en Indianápolis, Inglaterra, República de San Marino, Australia y Valencia.

Bagnaia, que el domingo peleaba por su segundo título (el primer fue el Europeo 50 de minimotos), es el sucesor en el trono de Moto2 de su compatriota Franco Morbidelli y, la próxima temporada, debutará en MotoGP en el poderoso equipo Pramac, ‘satélite’ de Ducati, junto al atrevido Jack Miller. “Hubiese podido dar el salto ya este año, pero quería hacerlo con un título en el bolsillo, así que aproveché el gran equipo que Valentino (Rossi) me ofreció para intentar conquistar el cetro de Moto2 y todo ha salido redondo”.

‘Peco’, que celebró la victoria con la tribu de Rossi y ‘Pablete’ Nieto, el director de su escudería, estuvo acompañado en Sepang por sus padres, Stefania y Pietro, su hermana Carola y su novia Domizia. Su hermanito pequeño, Filippo, que viajará a Valencia a celebrar la coronación de ‘Peco’, no pudo viajar a Malasia “pues no debe saltarse la escuela”. Eso sí, ni siquiera su familia consiguió que 'Peco' se librase de la presión que significa tener, vivir, aprovechar la primera 'pelota de partido' que tenía para conquistar el título. "El sábado me desperté con un nudo en el estómago increíble. No pude comer nada, nada, en todo el día, suerte que me fui a dormir pronto y, el domingo, me levanté fresco y preparado para intentarlo", reconoce el joven italiano.

Bagnaia, que mostró un enorme respeto por el piloto portugués Miguel Oliveira (KTM), que le puso el Mundial muy duro, pese a que el italiano ha sido siempre líder del campeonato (a excepción de Brno), hizo el domingo una carrera inteligentísima, marcando siempre a Oliveira y dejando que su amigo y compañero en la VR46 Academia de Rossi, Luca Marini, hermano del nueve veces campeón del mundo, lograse su primera victoria. “Luca se lo merecía y, además, yo no debía arriesgar. ¡Ojo a Marini!, que, el año que viene dará mucha guerra pues ha crecido muchísimo”, señaló el nuevo campeón.

“La verdad es que apenas conozco a ‘Peco’”, comentó el ya subcampeón del mundo de MotoGP, el también italiano Andrea Dovizioso (Ducati), “pero, tal y como corre, con su soltura e inteligencia, creo que estamos ante un gran piloto y Ducati ha hecho bien en darle la oportunidad de pilotar una de sus motos en el ‘team’ Parmac. ‘Peco’ me parece, sí, un bravo muchacho”. La verdad es que Bagnaia, que firmó con Ducati Pramac antes de que diese comienzo el actual Mundial de Moto2, reconoce que “haber resuelto mi futuro antes de empezar el campeonato me ha permitido correr con la mente liberada y sabiendo que tenía contrato para el próximo año. Eso, en un campeonato tan reñido como Moto2, es un alivio y una enorme ventaja con respeto a los rivales que aún no saben qué será de ellos”.