+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tres en uno

Los listos y los censores

 

Niños por la Gran Vía de Zaragoza, este domingo. - NURIA SOLER

Carmen Lumbierres Carmen Lumbierres
28/04/2020

No sé si tengo más ganas de que abran los bares para ir yo o para que vuelva a su lugar el ruido de conversaciones llenas de supuestos datos irrefutables y opiniones de expertos sin nombre, del que solo se recuerda algo que tiene que ver con Singapur. Volver al bar y no salir, porque solía ser un ambiente libre de escrutadores de tu vida y de la ajena, igual después de la crisis eso sí que ha cambiado, y para peor.

Los vigilantes del balcón en lo más duro del confinamiento se han convertido en los guardianes de las aceras con testimonio gráfico incluido. Tan preocupados por los recortes de las libertades durante el estado de alarma, tan críticos con el abusivo control del Gobierno sobre la información para frenar los bulos, y somos nosotros los que vamos más allá, reconvertidos en custodios de la moral. No quiero imaginar cuando el sábado pueda salir el resto de la población, la bola de informaciones, contrainformaciones, pronósticos y reportajes fotográficos que vamos a tener que soportar. Siempre poniendo el objetivo en los demás, nos gusta más la responsabilidad individual de los otros que la nuestra. Nos hemos despertado avezados seguidores del ya te hago yo la autocrítica propia de la tradición marxista-leninista que no sé bien de dónde nos viene, no será por nuestra reciente historia.

Todo envuelto en un torrente imparable de declaraciones de expertos en cualquier área que conoce la verdad epidemiológica, mucho más que Fernando Simón y el Instituto de Salud Carlos III, que ahora resulta que está desgastado para ser el portavoz oficial sobre la enfermedad. Usar y tirar es otra de las costumbres a desterrar tras la pandemia y no solo en el reciclaje de residuos. Y el escrutinio de cada uno de los datos oficiales, las evaluaciones paralelas de cada tramo de la curva por matemáticos, estadísticos, economistas y diez profesiones más. ¿Y de los informes de centros de investigación e institutos internacionales? Que es admirable la capacidad de producción que tienen, la rapidez en los resultados y el número de los que están activos, mientras nos quejábamos de la falta de inversión en innovación y tecnología. ¿Y de las encuestas sobre los mejores liderazgos políticos en la crisis? Colocando a Trump y a Boris Johnson como los mejores gestores frente a políticos como Macron a la cola del listado. ¿Y los rankings que otorgan al género de los gobernantes un plus en el desempeño del gobierno? En esta confusión sobrevivimos, lo del clima de confianza y unidad igual es para la próxima pandemia.

 
 
3 Comentarios
03

Por José S. 1 20:43 - 30.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Si me permite, señora Lumbierres, opino que ha generalizado injustamente. A los bares van todo tipo de personas. Por supuesto, siempre hay quien desconoce la cuestión que aborda más o menos como en todos los sitios. Igual que se vierten todo tipo de puntos de vista en esta sección de «El Periódico de Aragón» que no es ningún bar, con todos mis respetos para estos locales. Hoy en día, no obstante, existe Internet y les leemos desde los lugares más recónditos del mundo lo que hace de este rotativo un medio de difusión internacional. Así también, cuando comparamos lo que acontece en distintos países con, por ejemplo, la política del Gobierno español respecto de la COVID-19 tenemos la oportunidad de ver diversas informaciones que ofrece la red entre otras fuentes de conocimiento. Sí que asiento con usted acerca de la “gestapillo” popular en que se han convertido algunas personas, de guardia permanente desde los balcones o detrás de las persianas con ojo alerta de lo que hacen otros ciudadanos. Pero ello no exonera de una autoritaria imagen en estos momentos a algunos gobiernos, incluido el nuestro. En este sentido, la expresión 'estado de alarma' tiene en sí una connotación marcial. En España, más bien, ha habido un estado de alerta máxima de salud pública que ha traído un cierre casi total de la sociedad. El uso de un lenguaje particular y la falta de directrices gubernamentales podría haber llevado a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a la confusión sobre el desempeño de su labor. Una función que es la de asistir, orientar, guiar y aconsejar a los ciudadanos: sancionar ha de ser la acción de muy última instancia. Dicho todo lo cual, pienso que en una democracia moderna como deseamos que sea la española nuestros políticos profesionales, gobernantes o no, y otros servidores públicos se exponen libremente al escrutinio de su labor por el resto de la sociedad a la que se deben, lo que naturalmente atañe a los señores Simón y Sánchez. Gracias y un saludo.

02

Por Don Minervo 9:27 - 28.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Decir que los pechopalomo de Donald y Boris han sido los mejores gestores de la crisis es no querer enterarse de nada o poseer un cinismo de campeonato, así les ha ido en sus repectivos países. Como siempre se antepone la ideología a la verdad y da lo mismo cual sea el problema, es uno de los nuestros y eso es lo que importa. Y para colmo tenemos que escuchar a Monchito decir que Sánchez lo único que le importa es el poder, sin embargo él no ha dejado de enmerdar por el bien de España y los españoles, no le interesa el poder, a su gurú tampoco, todo lo que hacen y dicen es por la patria.

01

Por Don Minervo 9:16 - 28.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Siempre hemos sido un país de super enteraos. Estamos rodeados de ilustres todólogos que todo lo saben y para todo tienen soluciones. Da igual de lo que se hable y a que negociado pertezca el tema, ellos saben en todo momento lo que hay que hacer. Confinamiento, salud, economía, niños a la calle, cierre de fronteras, ayudas, desescalada etc. enseguida aparecen políticos, economistas, profesionales de la salud, psicólogos, sociólogos etc. que unos dicen A y otros dicen B, para unos todo está bien hecho y para otros todo está mal hecho y todos son profesionales en el tema. Luego por supuesto están los todólogos profesionales y siempre mediáticos, estos saben latín, griego y arameo si hace falta.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla