+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL ARTÍCULO DEL DÍA

Memoria democrática, ¿olvidada?

 

Primer Día de la Memoria Democrática, el 3 de marzo de 2019, en Alcañiz. -

Adolfo Barrena Adolfo Barrena
02/03/2021

El 3 de marzo debería celebrarse el Día de la Memoria Democrática de Aragón. Se instauró ese fecha en recuerdo del bombardeo que sufrió Alcañiz. Ese día la aviación fascista bombardeó Alcañiz, un bombardeo silenciado y olvidado.

Yo no celebraré nada ese día. Me parece que la memoria democrática debe ser algo más que un día señalado en la agenda.

Tenemos una Ley de Memoria democrática de Aragón, desde 2018, y una ley estatal de memoria democrática desde 2007. Pero no se cumplen. Ahí siguen miles de personas asesinadas abandonadas en barrancos y cunetas, ahí siguen las condenas que impuso la dictadura, ahí siguen calles, placas y monumentos que homenajean a ilustres personajes franquistas, ahí siguen pendientes las indemnizaciones a quienes fueron expoliados por la dictadura, ahí siguen las víctimas y sus familiares esperando justicia y reclamando la verdad.

Derecho a la verdad

Esta es la primera cuestión que no se resuelve con celebrar un día algo y seguir como se estaba.
El derecho a la verdad está reconocido internacionalmente por las Naciones Unidas. Es un derecho individual y colectivo. Las naciones Unidas reclaman a los Estados que cumplan y no nieguen la verdad de lo sucedido. Pero en este país no se cumple. Aquí llevamos tolerando, desde que murió el dictador y se aprobó la Constitución, que se tergiverse la historia y, lo que es más grave, estamos hurtando a generaciones enteras su derecho a saber una parte fundamental de la historia de este país en el siglo XX.
El relato, la historia oficial la escribieron quienes vencieron. El régimen impuso el olvido, la inexistencia, el ocultamiento de la verdad y ello ha supuesto que varias generaciones se hayan hecho adultas sin tener una mínima información solvente de lo que fue la sublevación fascista y el régimen genocida que siguió a la guerra. Como es obvio tampoco han recibido información de la realidad que fue la República, ni la resistencia y la lucha antifranquista. Ese relato aún, a pesar de los 40 años de democracia, de manera incomprensible, perdura.

Desde el año 2000, con la democracia consolidada, han pasado por la educación secundaria 10 millones de alumnos y alumnas. Han salido de ella sin saber, apenas nada del franquismo, de la guerra, del exilio, de desaparecidos. Lamentablemente el sistema educativo, salvo muy honrosas excepciones, no se ha limpiado de ese papel que le atribuyó el franquismo y le hizo cómplice de la desmemoria.

¿Heridas cerradas?

Recuerdo cuando daba clase… Preguntaba a mis alumnos que si sabían algún país donde generales se sublevaron contra el gobierno legítimo, que, por la fuerza de las armas, impusieron una dictadura que detenía a la oposición, que la policía encarcelaba por motivos políticos, que se torturaba y asesinaba, que niños y niñas fueron arrebatados de sus casas y que se violaron los derechos humanos durante años. Decían que sí, que eso pasó en Argentina, o Chile. Pero muy pocos o pocas, respondían España.
Hoy, la mayoría de la gente, es capaz de dar el nombre de dos o tres campos de concentración nazis pero ignoran que aquí, con el franquismo, hubo más de doscientos.

Hoy, quienes trabajamos por la memoria democrática, las víctimas y familiares del franquismo, seguimos oyendo esas cosas que el franquismo, y digámoslo también la transición, instauraron en el imaginario colectivo.

Seguimos viendo, oyendo y leyendo, en medios de comunicación, tertulias y demás sistemas creadores de opinión aquello de que no hay que reabrir heridas, como si se hubieran cerrado alguna vez; que reclamar la exhumación de fosas es que solo piensas en el pasado y no miras al futuro, como si se pudiera mirar al futuro borrando el pasado; si reclamas que se quiten del callejero calles franquistas, es que no te interesas por lo que le preocupa a la gente; si reclamas la nulidad de los juicios franquistas, es que tienes ganas de incordiar; si dices que las leyes de memoria democrática no se cumplen, es que tienes ganas de enredar. Es el resultado del revisionismo que se está instalando para ese pasar página que no es otra cosa que blanquear al franquismo.

Es el relato oficial que tenemos, tras 40 años de democracia. Tras una transición en la que ni la derecha ni una buena parte de la izquierda, quisieron hablar de ese pasado oscuro que fue el franquismo. Ahora, en nuestra democracia, se ha roto ese tabú que se mantuvo hasta finales de los años 90, pero sigue siendo muy costoso, y complicado convencer de la importancia que tiene conocer la historia.

Romper el pacto de silencio

Necesitamos romper ese pacto de silencio sobre nuestro pasado reciente, no podemos dejar de saber lo que pretendió ser la República, lo que significó el fascismo, los 40 años de la dictadura y la lucha y resistencia contra el franquismo.

Conocer la historia, tener memoria, no tiene que ver con el pasado. El conocimiento y crítica del pasado, la denuncia del fascismo y la dictadura franquista permite afianzar los valores democráticos. La historia de nuestro siglo XX, rigurosamente contada, ayuda a desarrollar una conciencia ciudadana antifascista, antifranquista, antidictadura. La historia, seria y rigurosamente contada y explicada, es la vacuna adecuada contra el revisionismo populista que nos llega de la mano de tertulianos, de periodistas aprendices de historiadores y de pseudoinvestigadores que alimentan la equidistancia, el pasar página, el superar heridas, el mirar hacia el futuro y no hurgar en el negro pasado.

Sin reconocer la experiencia democrática de la II República, sin valorar el ejemplo de quienes lucharon contra el fascismo, seguiremos siendo una democracia muy débil. 
* Director ejecutivo de la Fundación 14 de abril

 
 
13 Comentarios
13

Por lacomba 18:36 - 03.03.2021

Para su conocimiento, aryastarck. Al menos el 28 % de las reservas del Banco de España se depositaron en el Banco de Francia, en concreto en Mont-de Marsan. Francia dio largas a su devolución al gobierno legítimo de la república, hasta que, oh, maravilla en 1940 empezó a devolverlolenta y parcialmente (con la excusa de la devaluación del franco) a ya sabe quién. Curioso, ¿verdad?, los nazis ya controlaban Francia y contaban con un gobierno colaborador en la vertiente norte de los Pirineos y con un general amigo en la vertiente sur. Por cierto, toda la salida del oro de Madrid fue un ejercicio de sensatez y prudencia para evitar que cayera en manos de los sublevados; se realizó de forma escrupulosamente legal, con vigilancia de los Carabineros, dependientes del Ministerio de Hacienda; testimonios hay varios y bien documentados (puede consultar al eminente historiador y economista Ángel Viñas y otros muchos, aunque supongo que le gustará más leer las elucubraciones mentales, sin documentar ni justificar, de personajes como Pío Moa).

12

Por aryastarck 17:03 - 03.03.2021

Uy,uy,uy, Lacomba, ja,ja,ja. Veo que te dolió el zasca del otro día. Nada mujer, otro día serás tú quien lo dé, pero creo que hoy no. Si para el gobierno republicano la mejor opción para salvar el tesoro (como tu dices) fue depositarlo en la URSS, los comunistas nos volvieron a demostrar que no son de fiar. Los de allí, los rusos, por chorizos y estafadores, y los de aquí, Negrín y compañía, por bobalicones vendidos a Stalin. Si de verdad hubieran querido salvar las reservas de oro de manos de Franco deberían haberlo depositado en Inglaterra, Francia, Suiza o USA, pero es que la hoz y el martillo tiran mucho.

11

Por vecino 15:45 - 03.03.2021

Yo, y lo digo sinceramente, no soy partidario de que le quiten el título de rey emérito y sus honores. Cuanto más tiempo lo lleve y más grandes los honores, más devalúa e irá devaluando a la figura del rey y a su institución, la monarquía. Y no te digo cómo eso nos viene a los que queremos tumbarla. Y dando por hecho que mientras exista el P(SO)E eso va a ser imposible, pues a ver si desde ellos mismos la tumban y cae por su propio peso.

10

Por vecino 15:43 - 03.03.2021

Esto sí que clama al cielo: La seguridad de las infantas para el viaje en el que se vacunaron en Emiratos costó más de 33.000 euros a Interior

09

Por lacomba 14:50 - 03.03.2021

Ya brama el troll mugrementiroso con la letanía acuñada por los falsarios hagiógrafos franquistas acerca del pretendido saqueo de las reservas del oro, letanía que pusieron de moda para engañar a los españoles y tapar las atrocidades de su feroz régimen. El gobierno legítimo (el de la república) tenía la obligación de proteger el Estado y salvar el tesoro para poder hacer frente a los golpistas, pero claro ¿qué se puede esperar de mugrementirosos que sólo consideran legítimos a los que traicionaron el Estado que juraron defender?

08

Por Mira Manolin 13:26 - 03.03.2021

Muy bueno Adolfo, el otro Adolfo (Adolf Hitler), no hubiese superado su discurso, que incluso para los adoctrinados al comunismo pudiera servir de "arenga". Adolfo confeso comunista, como profesor dio clases sin censura de tipo alguno, como debe de ser. En España. En una democracia imperfecta. Sírvase decirme que que país se le autoriza en dar clase a niños a un profesor fascista confeso. Miren ustedes los comunistas tienen un grave problema, son dictadores, contrarios a la libertad de todo tipo, quieren vivir en democracias como ricos y en sus dictaduras como jefes o comisarios políticos. Primero purguen las millones de muertes que tienen a sus espaldas y no cerquen sus "paraísos", para que podamos entrar y disfrutar en ellos, pero aquí, déjennos en paz

07

Por aryastarck 11:54 - 03.03.2021

Pero desde cuando los comunistas pueden hablar de memoria democrática. Pero quien ha torturado y asesinado más que los comunistas. Tiene bemoles que quieran ser ellos quienes quieran reescribir la memoria histórica. Aquellos que nos quisieron convertir, hace casi un siglo, en una república soviética más. Aquellos que saquearon las reservas de oro de España para depositarlas en la URSS y resguardarlas de las zarpas de Franco. Como no podía ser de otra manera se las quedaron los soviéticos estafando al gobierno popular con facturas hinchadas de venta de armas entre otras cosas. No, Barrena, no. No sois los más indicados tú y los tuyos para hablar de memoria democrática.

06

Por vecino 11:48 - 03.03.2021

Para no volver a otra dictadura, no militar sino monárquica absolutista, se aceptaron dar unos privilegios a la corona. 1º.- Tuvimos que reconocer a la monarquía expulsada en 1931. 2º.- Tuvimos que concederle una total inviolabilidad exenta de responsabilidad. 3º.- Tuvimos que olvidarnos de elegir libremente a nuestro jefe del estado. 4º.- Tuvimos que olvidarnos de una Democracia plena. 5º.- Renunciar a que las fuerzas armadas estén a las órdenes del pueblo.

05

Por Don Minervo 11:37 - 03.03.2021

Sin embargo Franco fue una bendición que nos cayó del cielo. En el fascismo no hay muerte ni tortura ni pobreza ni corrupción, todo son bondades, además el fascismo va de la mano con la democracia. Y a usted quien lo ha adoctrinado ?.

04

Por moqtadir 11:27 - 03.03.2021

Señor Barrena, acierta usted de pleno en el análisis de los temas planteados. Realmente es inconcebible que en un estado llamado democrático no exista un verdadero y real “derecho a la verdad”, un derecho a conocer la propia historia. Desgraciadamente la historia reciente la han escrito los que vencieron, esos cuyo régimen no dudan algunos en calificar como uno de los momentos de mayor placidez en la historia de España. Lo cierto es, como usted señala, que el franquismo impuso el olvido, la inexistencia y el ocultamiento de la verdad, de forma que los españoles que acaban la secundaria, e incluso los universitarios, saben muchísimo más del nazismo que de la larga dictadura del siglo XX (de hecho la gran mayoría ni siquiera sabe quién fue el longevo general). Con frecuencia se achaca a los partidos de derecha y extrema derecha la inacción y trabas frente a la recuperación de la memoria histórica, pero, desde luego, uno de los mayores culpables es probablemente el PSOE quien siempre ha jugado (al menos desde Suresnes) a nadar y guardar la ropa, a hacer como si sí, pero no. Lo que está claro es que la tan cacareada “modélica transición” ni fue modélica, ni siquiera transición; fue, en el mejor de los casos, una transacción en la que sólo transigieron los de una parte; por eso nos encontramos donde nos encontramos.