+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La reforma laboral

 

20/12/2014

El Tribunal Supremo añadió ayer otra enmienda importante a la ley de reforma laboral aprobada por el PP (con el apoyo de CiU) en junio del 2012. Desde el primer momento fue evidente que la ley tenía muchas lagunas que quedaban a la interpretación de los tribunales. La anulación de los despidos por hipotéticas pérdidas futuras en Panrico o el asunto de las embotelladoras de Coca-Cola han sido casos notables, pero estaba claro que el contencioso de la llamada ultractividad era otro punto débil. En resumen, la ley señala que un convenio decae en cuanto agota el plazo de vigencia y las partes no se han puesto de acuerdo para renovarlo. En este caso, el empresario podía remitirse a un convenio sectorial, con condiciones peores, o incluso a lo básico del Estatuto de los Trabajadores. Una forma simple de acabar con la negociación colectiva. Ahora, ante el caso de una empresa de Baleares, el Supremo sostiene que el convenio conlleva una relación contractual individual que genera derechos que no se pueden cercenar. Negociar, una palabra básica que demasiados puntos de la ley olvidan.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla