+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SALA DE MÁQUINAS

Rilke y las mujeres

El poeta austríaco se refirió premonitoriamente a ellas como «seres más maduros que el varón»

 

Rainer Maria Rilke. -

Juan Bolea Juan Bolea
08/03/2021

Desde una óptica actual, una vida como la de Rainer Maria Rilke no parece pudiera volver a ser posible. Para que un poeta contemporáneo se aproximara a la sensibilidad, a la soledad o al sufrimiento del autor de Elegías de Duino tendrían que sumarse, además de un elevadísimo talento, tan excepcionales circunstancias de aislamiento, misticismo y consagración de la palabra y del verso que reunirlas sería tan difícil como llevar a cabo la más improbable utopía.

Desde esa admiración colectiva debemos seguir acercándonos individualmente a una obra que, siendo celestial, el propio poeta insistía en enraizar a la tierra, sosteniendo que sólo de la comprensión de la realidad podía surgir lo extraordinario, incluso lo sobrenatural.

En Cartas a un joven poeta, recientemente reeditadas por Nórdica con traducción de Isabel Hernández e ilustraciones de Ignasi Blanch, Rilke se esforzó por aconsejar artística y estéticamente a un escritor más joven, Franz Kappus, quien le pidió consejo para iniciarse en las letras. Son en total apenas una decena de cartas, fechadas a lo largo de la primera década del siglo XX, y de no más de un par de páginas o tres cada una, pero tan intensas y conmovedoras que merecieron editarse conjuntamente a la muerte del poeta, siendo luego reeditadas una y otra vez.

En una de ellas, Rilke se refirió premonitoriamente a las mujeres como «seres más maduros que el varón porque en ellas la vida se detiene y habita de manera más inmediata, fructífera y confiada». Dolores y humillaciones habrían alejado a las mujeres «de una humanidad que saldrá a la luz cuando se hayan eliminado las convenciones de lo exclusivamente femenino». Entonces, pronosticó Rilke, «los hombres que hoy no llegan a sentirlo quedarán sorprendidos y abatidos con ello». Cuando llegue ese día,  «la muchacha seguirá existiendo, y también la mujer, cuyo nombre no significará solo una oposición a lo masculino, sino algo en sí mismo, algo que no se piense tan solo como un complemento o un límite sino como vida y existencia… El ser femenino». Y el poeta concluía: «Este progreso transformará la experiencia del amor desde la base y la convertirá en una relación entendida de persona a persona, ya no de hombre a mujer».

¿Habrá llegado ese tiempo o seguimos esperando?

 
 
1 Comentario
01

Por Lagerzgz 9:32 - 09.03.2021

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pues depende. En la sociedad europea conviven formas de entender la vida muy diferentes. Yo, en lo personal, lo vivo desde que era joven.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla