+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El artículo del día

La vulnerabilidad del ornitorrinco

La democracia es un animalito tan vulnerable como el bicho más raro del mundo y requieren protección

 

La vulnerabilidad del ornitorrinco -

Javier Martín Javier Martín
03/02/2020

No se habla mucho de ello, pero El País podría acabar comprando El Mundo. En el silencio que el rumor deja en el aire, resuenan con claridad las palabras del epitafio de la prensa libre. Que El País compre El Mundo es una muestra más de que la ultraliberalización de los mercados parece abocar paradójicamente a la creación de monopolios, ahora llamados grandes corporaciones.

Es ya un hecho consumado el nombramiento como Fiscala General del Estado de la anterior Ministra de Justicia, lo que ha elevado al cielo los gritos de las asociaciones de fiscales, que ven peligrar su independencia. Eso, unido al anuncio de una posible reforma del Código Penal para «actualizar», entre otros, los delitos de rebelión y sedición, ha vuelto a sacudir como un seísmo la tierra bajo la que reposan los restos de Montesquieu.

El procés català y todas sus derivadas, incluido el divorcio en las filas nacionalistas y las ramificaciones que alcanzan a la investidura de Sánchez, está dando un giro copernicano a las modas en materia de corrección política: empieza a parecer que ser independentista no solo no constituye ya una posición política revolucionaria, sino que los verdaderos mártires ideológicos hoy en Cataluña son quienes se adscriben abiertamente a ese otro CDR que es el Constitucionalismo Democrático Resistente. Desgraciadamente, la orfandad política en que han quedado sus militantes tras la debacle de Ciudadanos los hace más mártires que revolucionarios y más vulnerables que útiles a una causa justa.

En el mundo del periodismo se suele citar, como anécdota legendaria y paradigma de la fugacidad y del fatalismo, aquello que le dijo un anónimo jefe de redacción a un becario todavía más anónimo: «La crónica que escribes hoy servirá mañana para envolver el pescado». Que los bulos se llamen ahora fake news y crezcan como hongos nada tiene que ver sin embargo con los usos ancestrales del papel de periódico: una cosa es que las noticias sean efímeras y otra muy distinta que sean falsas, interesadas, manipuladas, demagógicas, tóxicas o del gusto de algún director de márketing político. Si a principios de los 80 el grupo británico The Buggles rompía las listas de éxitos con su tema Video killed the Radio Star, en los primeros 20, no hace falta que nadie nos cante que internet se ha cargado definitivamente el periodismo, tal como lo conocíamos.

La democracia es un animalito tan vulnerable como el ornitorrinco, el bicho más raro del mundo, un mamífero acuático sin mamas, que pone huevos y además es venenoso. Sus hábitats (el de la democracia y el del bicho) son tan delicados y sutiles que requieren de especiales medidas de protección para que no se echen a perder.

Algunas de las condiciones que necesita el animalito llamado democracia para mantenerse con vida son, resumiendo mucho: que la división de poderes, y particularmente la independencia del judicial, no sea puesta en duda; que el principio de legalidad, según el cual los gobernantes están sometidos a la ley y no a la interpretación que ellos o sus votantes hacen de ella, no sea objeto de discusión ni de manipulación; que la libertad de expresión no se vea deformada por censura de ningún tipo (incluida la autocensura inducida); que la libertad de prensa no esté distorsionada ni por la concentración de medios de comunicación en un número reducidísimo de manos, ni por su dependencia económica o de otro tipo respecto de cualquier poder establecido.

Alguien comprometido con el nuevo Gobierno me decía hace poco que lo más importante es salvaguardar la democracia y defenderla de las nuevas amenazas totalitarias, que se amparan en el populismo, en la xenofobia, en el racismo, en el neofascismo y hasta en la religión. Estando de acuerdo con él, añadiría que al ornitorrinco le acosan en igual medida, pero amparados a veces en su teórica defensa, el nacionalismo excluyente, el relativismo legal, la cerril corrección política, la desaparición de la prensa libre, la posverdad y la desobediencia civil selectiva.

Sería bueno que El País no acabe comprando El Mundo. Sería más que deseable que Cataluña no acabe abduciendo a España. Sería muy saludable que el Gobierno no acabe adquiriendo el ministerio fiscal ni vaciando de contenido las sentencias judiciales. Sería atinado que, desde una tercera vía no sectaria, una masa crítica suficiente de ciudadanos asumiera la plena consciencia acerca de la vulnerabilidad del ornitorrinco.

*Escritor

 
 
3 Comentarios
03

Por albertovich 15:08 - 03.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Y no se preocupe, buen hombre, que todo está atado y bien atado. Marcos Criado, profesor de derecho Consittucional, hizo una prueba a sus alumnos españoles de primero de derecho. Cito de un medio: " He puesto una práctica a los de 1º para que redactaran un pequeño proyecto de ley orgánica”, explica el profesor. El trabajo consistía en que “justificaran de motivos porqué debía regularse por ley orgánica y que hicieran el deslinde con las materias conexas”. “Lo que he encontrado me ha dejado frío”, explica. Criado cuenta cómo se encontró con muchos “proyectos de reintroducción de la pena de muerte, negación de la educación básica a extranjeros, eliminación del 3er grado penitenciario, prohibición de partidos secesionistas, derecho a utilizar armas contra okupas, obligación de parir a cambio de una indemnización…”. Temas muy comentados en las redes por reaccionarios avalados por noticias falsas e información inventada o sacada de contexto. /// Ve señor Martin como la orientación de la justicia es muy independiente en España, y cómo se refleja la libertad de prensa en los estudiantes españoles. Cuando, luego, para acceder a la plaza de juez, tengan que estar varios años estudiando la oposición sustentada por los padres, no diremos a qué extracción social perteneceran, ¿ verdad ?. La misma seguramente que la del propietario de la imprenta. España qué grande y libre eres: faro de las democracias mundiales.

02

Por albertovich 15:07 - 03.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Nos alerta Javier Martín de los peligros que se ciernen sobre nuestra democracia: esa perfecta monarquía borbónica que es la delicia de los diferentes imperios a los que hemos guardado vasallaje desde que vinieron a España, Castilla mediante. Hasta hace poco había división de poderes, los fiscales eran independientes, la justicia era imparcial, como se demostró con los politicos catalanes e, incluso, con Botín y la infanta Cristina y tantos otros casos. Rozábamos la perfección y éramos la envidia de Europa, tras una transición modélica que dio un cambio de 360 grados a la justicia española. Vamos que se quedaron los que estaban y le cambiaron el nombre. Fake ius. Así también teníamos libertad de prensa, bueno de imprenta. De imprenta porque no hace falta ser un lince para ver la ideología que subyace en los medios escritos y tv españoles. Todo concentrao y lamentable. Pero ahora fíjate qué pasa a pasar con el Inmundo. Se nos cae la libertad de prensa, y encima fíjate las redes. El peligro, nos dice, se cierne sobre nosotros en versión de nacionalismo excluyente, es decir, catalufo, porque el de Vox es incluyente. Pues yo, caballero, que pienso que los catalanes sí están muy polarizados. Pero fíjese que por lo menos tienen infomación diversa, no como aquí que hay más unanimidad en la prensa española que en épocas pretéritas.

01

Por cienfuegos 10:22 - 03.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Buenísimo!!!

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla