+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Real Zaragoza

ENTREVISTA

José María Amorrortu: "La Real está un paso por detrás del Zaragoza"

 

José María Amorrortu, durante un partido de la Real Sociedad en esta temporada. - Foto:MIGUEL LORENZO

SANTIAGO VALEROSANTIAGO VALERO 15/10/2004

FECHA DE NACIMIENTO 22-07-1953

NACIDO EN BILBAO

TEMPORADAS EN LA REAL PRIMERA

HISTORIAL COMO ENTRENADOR, BILBAO ATHLETIC (94-95), ATHLETIC DE BILBAO (94-95 Y 95-96), EIBAR (03-04) Y REAL SOCIEDAD (04- ). COMO JUGADOR MILITO EN EL ATHLETIC DE BILBAO Y EN EL REAL ZARAGOZA (78-83)

--Vuelve a La Romareda, donde estuvo cinco años como jugador. ¿Qué sensaciones tiene?

--Muchas. No dejó de recordar cosas, momentos vividos, compañeros y entrenadores en esos años. Guardo excelentes y gratificantes recuerdos de esa etapa y también mantengo muchos amigos, tanto dentro como fuera del club.

--Entre esos compañeros estuvo Víctor. Coincidieron tres años y ahora se miden en los banquillos.

--Nuestra relación es buena, no nos hemos visto con regularidad, sólo en alguna ocasión, pero seguro que nos saludaremos con cariño. Además, está haciendo un trabajo fabuloso. Cogió al equipo en una situación muy delicada y le ha dado otro aire, aportándole estabilidad por un lado y capacidad de superación por otro. Desde que llegó, el Zaragoza tiene serenidad, fortaleza y, sobre todo, dos grandes éxitos en poco tiempo, la Copa y la Supercopa. Eso no es nada fácil.

--Y también han vivido un buen comienzo de temporada.

--Han estado muy fuertes en casa, logrando once goles en tres partidos y remontando situaciones adversas. Veo al Zaragoza muy bien ofensivamente, con mucha movilidad, profundidad y rapidez arriba. Será difícil frenarles.

--También encaja muchos goles, el que más de la Liga.

--Pero creo que ha sido algo más puntual y que no obedece a razones concretas. Además, el Zaragoza, por tradición, ha sido más un equipo de tendencia más ofensiva que defensiva.

--En todo caso, a la Real le vendrá bien esa fragilidad defensiva del Zaragoza. Su equipo sólo suma cuatro tantos en seis jornadas.

--No estamos acertados y no creamos ocasiones con claridad. Ha habido una gran renovación en la Real y ahora andamos en una fase de acoplamiento, por lo que esto es hasta cierto punto comprensible.

--Renovación sí han tenido con la marcha de jugadores importantes. De Pedro, Aranzabal, Xabi Alonso...

--Pero no ha sido sólo la salida de estos futbolistas emblemáticos, también la apuesta por la cantera, por la gente de casa. Se ha dado un giro radical y eso en el fútbol se puede pagar al principio. Tienes desajustes y falta de acoplamiento, pero ése es el proceso que estamos viviendo.

--Un proceso que no ha ilusionado demasiado. Kovacevic, Karpin o De Paula ya han mostrado pesimismo y la afición no anda muy contenta.

--En torno al equipo se ha creado un aire de desconfianza y en algún momento eso ha podido llegar al vestuario, pero estamos trabajando con muchas ganas y con el ferviente deseo de que está situación cambie.

--¿Ve en el Zaragoza a un rival directo de la Real Sociedad?

--Creo que el Zaragoza tiene el equipo más acoplado. LLevan un año trabajando juntos, medio con Víctor y se han reforzado bien, manteniendo la base del curso pasado. Nosotros estamos formando un bloque, en una fase precedente, y por eso, un paso por detrás. Hay que admitirlo.

--Su currículum en el Zaragoza pudo ampliarse en el 2002, nada más consumarse el descenso. Estuvo a punto de ser el director deportivo. ¿Se le quedó esa espina clavada?

--Yo ya daba por hecho que iba a ser el director deportivo, la verdad. Se decidieron por Miguel Pardeza y lo entendí, pero tuve una gran decepción personal porque afrontaba el cargo con ilusión por el proyecto. Pero tampoco se me quedó una espina clavada, porque yo sé cómo funciona el fútbol. Aquí cambian las situaciones de un día para otro.

--¿Su línea de trabajo hubiera sido similar a la de Pardeza?

--No hubiera habido muchas diferencias. Lo primero era consolidar un bloque para volver a Primera y se hizo con un sentido práctico para lograr subir en un solo año, lo que es muy difícil. Después el equipo se reforzó bien y está en un proceso de crecimiento importante.

--Ha dirigido al Athletic, a la Real y al Eibar, pero también trabajó con la cantera. ¿Qué se siente más: entrenador o director deportivo?

--Son dos cosas tan diferentes... La dirección deportiva conlleva preparar a un club para el presente y el futuro y es algo muy enriquecedor. El entrenador es un trabajo más del día a día que muchas veces no se ve reflejado. Es un cargo muy volátil, sometido también al azar.

--Es evidente que prefiere estar en el organigrama de un club.

--Es cierto, porque me siento más identificado con los trabajos de medio-largo plazo, aunque también me guste entrenar. De todas formas, casi siempre no tienes la capacidad de decidir, sólo la de aceptar la propuesta que llega.

--Igual en un futuro le viene otra desde La Romareda.

--El Zaragoza siempre será mi casa. No espero nada, pero está claro que el fútbol da muchas vueltas.