+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONDENA EJEMPLAR POR CONTAMINACION ACUSTICA

El Tribunal Europeo afirma que el ruido viola los derechos humanos

  •  Estrasburgo amonesta a España por no impedir unas molestias sonoras


  •  

    EL PERIODICOEL PERIODICO 17/11/2004

    El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (Francia) condenó ayer a España por no evitar el alboroto que generan las discotecas, al considerar que supone una violación del derecho del respeto del domicilio y de la vida privada. El alto Tribunal sostiene que las molestias por ruido violan el artículo octavo del Convenio Europeo de Derechos Humanos, relativo al respeto de la vida privada y del domicilio.

    Los jueces de la Corte de Estrasburgo decidieron por unanimidad dar la razón a la demandante, Pilar Moreno Gómez, una valenciana que sufre la "invasión sonora" provocada por los numerosos locales nocturnos abiertos desde 1974 en el barrio en el que vive. El tribunal ordena a España el pago de 3.884 euros a la mujer por daño moral y material, y otros 4.500 euros por costes legales, en virtud de la "pasividad de la Administración ante jaleo nocturno".

    En la denuncia, presentada en el 2001, Moreno imputaba a las autoridades españolas la responsabilidad de los ruidos e incidentes nocturnos existentes cerca de su domicilio, que comenzaron hace 30 años. La mujer reclamó ante el Ayuntamiento de Valencia y ante el Tribunal Superior de Justicia. Este último rechazó su demanda en 1998. Tampoco le dio la razón el Constitucional, que se pronunció en el 2001.

    Pero para el Tribunal de Estrasburgo, la "contaminación sonora" a la que ha estado sometida Moreno Gómez viola el artículo octavo del Convenio Europeo de Derechos Humanos, relativo al respeto de la vida privada y del domicilio. La sentencia estima que "el innegable escándalo nocturno" en la zona le ocasiona, "con total evidencia", "perturbaciones de su vida cotidiana".

    PRECEDENTE El Tribunal de Estrasburgo estableció un precedente el 9 de diciembre de 1994 al dar la razón a Gregoria López Ostra, vecina de Lorca (Murcia), que tuvo que ser indemnizada por las molestias por olores, humos y ruidos de una depuradora. Otros ciudadanos han logrado indemnizaciones basándose en el llamado caso López Ostra .

     
     
    Escribe tu comentario

    Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
    Accede con tu cuenta o regístrate.

    Recordarme

    Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

    Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla