Kiosco

El Periódico de Aragón

Juan Bolea

Sala de máquinas

Juan Bolea

Libertad

Desde hace ya demasiado tiempo, apenas se oye hablar de la libertad. En el fondo de su ser, el individuo sabe que, en esa lucha contra la sociedad y contra el Estado, está retrocediendo. Pero, al mismo tiempo, duda de si dichas renuncias no serían indispensables para su protección y valga la pena aceptarlas, dar pasos atrás en la práctica de sus derechos civiles, en la defensa de su intimidad, en sus barreras contra la intromisión de la vida pública en la privada.

A Karl Jaspers, por ejemplo, que fue uno de los grandes filósofos de la libertad, mito existencial con Heidegger o Hanna Arendt, ya casi nadie lo lee. Fue Jaspers, por cierto, quien visionariamente adelantó lo que iba a pasar con Rusia. «La rebelión contra Europa —escribía en Liberación y libertad del hombre— ha empezado primero en Rusia, usando y abusando del pensamiento de Marx, y después en la mayoría de los pueblos no occidentales».

Esa lucha entre Europa y buena parte del mundo no era ni es, desde luego, sino la pugna constante entre democracias y tiranías

decoration

Esa lucha entre Europa y buena parte del mundo no era ni es, desde luego, sino la pugna constante entre democracias y tiranías. Jaspers puso el acento en el auge de estas últimas. «Políticamente —reflexionaba en los años sesenta— los jefes de los Estados totalitarios no parecen reconocer los límites a su posible poder. Y aún no se ha alcanzado la meta. El levantamiento de las ciegas masas es dirigido en el ámbito del moderno poder totalitario para su completa esclavización. Los dictadores, convertidos ellos mismos en esclavos, ejercen un poder de violencia tan grande como jamás lo hubo en la historia, llegando por sus medios a la posibilidad de un poder que se disputa el dominio sobre todo el mundo. Uno de ellos logrará ser el dueño del mundo y regirá el planeta a su capricho».

¿Será Vladímir Putin? Ojalá que no, naturalmente, pero su amenaza no es ni será la única. Detrás de este sanguinario asesino vendrán otros criminales, tiranos como Pinochet, Maduro, Castro, Somoza, Franco, Trujillo, Lukashenko, Kim Jong-un, Ortega, proyectándose al futuro la larga lista de dictaduras del pasado y del presente con nuevos genocidas y verdugos de la libertad.

Decía Jaspers que el único territorio donde deberían encontrarse los verdaderos hombres es ése, el de la libertad, y yo, aunque cada vez sea más difícil encontrar esa tierra prometida, estoy plenamente de acuerdo.

Compartir el artículo

stats