Kiosco

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

Todo tiene sentido con Grau

Al Zaragoza le sienta bien el levantino, con el que suma 13 puntos sobre 15 y duplica su caudal anotador cuando es titular. El equipo genera más con él en el terreno de juego

Grau celebra con Narváez el tanto logrado por el levantino ante Las Palmas. ANGEL DE CASTRO

Jaume Grau cambia al Real Zaragoza. O el Zaragoza cambia con Jaume Grau. El equipo aragonés se transforma sustancialmente cuando el levantino está en el campo, como quedó patente el pasado lunes en Oviedo. Hacía más de dos meses desde la última titularidad del centrocampista, pero nadie lo diría. Porque su partido fue para enmarcar y, de hecho, fue una de las claves del fenomenal aspecto que presentó el equipo en tierras asturianas.

Porque la aportación de Grau va más allá de su excelente disciplina táctica o su calidad y seguridad en la entrega. Desde el pivote defensivo del 4-1-4-1 utilizado por JIM en el Tartiere, el valenciano fue el timón de un Zaragoza al que guio en ataque y sujetó en defensa. Con Zapater y Francho en los interiores, Grau no solo demostró encontrarse totalmente restablecido del problema cardiaco que le dejó dos meses fuera de combate, sino que logró camuflar esa inactividad hasta el punto de pasar prácticamente inadvertida.

Con Grau, que había vuelto la jornada anterior ante el Alcorcón para sustituir a Eugeni a la media hora de partido, el Zaragoza adquiere más sentido. Así lo advierten los resultados obtenidos por el conjunto aragonés cuando el levantino ha sido titular, algo que ha sucedido en cinco partidos desde que el futbolista llegó en enero procedente de Osasuna. Cuatro victorias (2-1 a Las Palmas, 2-0 a Almería y 2-1 contra el Fuenlabrada en casa y 1-2 en Gijón) y el empate del pasado lunes en Oviedo elevan a 13 puntos sobre 15 posibles los acumulados por el cuadro de JIM cuando Grau ha formado en la foto. 

Pero es que, además, el balance goleador del Zaragoza se eleva sustancialmente cuando Grau juega de inicio. Once goles en esos cinco partidos (más de dos de media por choque) para un equipo que marca menos de un tanto por duelo (36 goles en 40 encuentros) y que sufre un grave problema de anotación desde hace demasiado tiempo. Con Grau, sin embargo, el Zaragoza genera más y mejor. Se producen más oportunidades y se acierta más.

A ello contribuye decisivamente el equilibrio aportado por un futbolista que ayuda en la generación y en la destrucción. Un jugador coast to coast que brilla en las ayudas y coberturas y que llega con peligro a las inmediaciones del área contraria. De hecho, marcó de forma consecutiva en sus dos primeras apariciones como titular (en La Romareda ante Las Palmas y en el Molinón contra el Sporting). En ambos casos, su gol fue el primero del partido y el que acabaría encarrilando la victoria del conjunto aragonés.

Clave

De hecho, en el seno del club existe el pleno convencimiento de que el bajón del Zaragoza y la consiguiente pérdida de opciones de alcanzar el playoff tienen en la ausencia obligada de Grau a una de sus principales razones. El problema coronario del valenciano coincidió, además, con las lesiones de Francho y Petrovic, lo que dio al traste con una combinación ganadora en la medular. A partir de ahí, el equipo cambió, la inercia ganadora terminó y volvieron los problemas. La permanencia pasaba a ser el único objetivo viable para los blanquillos.

El regreso de Grau, una vez recuperado de la intervención quirúrgica a la que fue sometido (una ablación por catéter para solucionar la fibrilación auricular paroxística que se le detectó durante el partido frente al Fuenlabrada), mejora a un Zaragoza que tendrá en el centrocampista a uno de sus pilares básicos la próxima temporada. Con contrato para tres más, Grau, que acaba de cumplir 25 años, está de vuelta y eso que gana un equipo que le ha echado de menos. «Se podría decir que es nuevo comienzo, un punto de inflexión después de este paréntesis. Estoy con las mismas ganas e ilusión y el camino es el mismo», expuso la pasada semana para celebrar su regreso. «Por suerte, ya estoy aquí, puedo hacer una vida completamente normal y todo se ha quedado en un susto», añadió. Bienvenido. 

Compartir el artículo

stats