Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Jaulín.

Protesta para el arreglo del circuito cicloturista de Botorrita a Fuendetodos

F. M. H.F. M. H.
03/04/2011

 

La carretera A-2101, que une Botorrita con Fuendetodos, es la única en todo Aragón habilitada como circuito cicloturista, restringiendo la velocidad de los vehículos a motor los fines de semana. Sin embargo, su estado de conservación la hace peligrosa hasta para los coches. Los clubes de ciclismo casi han dejado de ir por allí, pero no acaban de resignarse a perder su territorio. Por eso hoy se reunirán en Jaulín, a las 11.30 horas, para reivindicar el arreglo de esta vía.

En el acto se reunirán clubes como la Peña Los Conejos de Zaragoza --que sentó el precedente llevando una pancarta en la ofrenda a la Virgen de la Dorleta, hace un mes--, el Club En Bizzi, el Club Ebro, el de Utebo, el de Brea o el de Alhama. Pero tampoco faltarán alcaldes como el de Jaulín, Ignacio Ortilles, ni el apoyo del presidente de la Federación de Ciclismo, Félix Jordán. Ortilles lleva tiempo solicitando el arreglo de la carretera, sin éxito.

El acto consistirá en el recorrido de la ruta desde Botorrita hasta Fuendetodos, con una parada en Jaulín donde se leerá un manifiesto de protesta. No es un simple capricho de los ciclistas, ya que como recuerda Porfirio Delso, de la Peña Los Conejos, "desde que la DGA inauguró el circuito hace unos diez años no ha hecho nada por cuidarlo. Nada más salir del párking de Botorrita ya te la juegas, el asfalto está descarnado".

Lo máximo que se ha hecho, como apunta Arturo Guillén del club En Bizzi, es poner carteles advirtiendo de las malas condiciones del pavimento. Y estas parecen innegables, "es peligroso incluso para las motos. El arcén está machacado, con bicicleta resulta realmente difícil avanzar en algunos tramos con un mínimo de seguridad", relata Guillén.

Se podría argumentar que los ciclistas tienen un sinfín de carreteras que elegir, pero en esta se combinan el hecho de que esté reservada para ellos los fines de semana, con los vehículos obligados a reducir la velocidad a 40 kilómetros por hora, y el trazado. "Es un circuito muy bonito, con puertos, un paisaje agradable, y en principio con arcén adecuado y asfalto en condiciones. Ya ni siquiera pedimos el arcén, con que el asfalto estuviera en condiciones nos valdría", se resigna el ciclista.

Por todo esto se concentrarán hoy, en busca de que las autoridades correspondientes les escuchen y se decidan a actuar.