+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE.

San Raimundo va a misa

El decano de Derecho apela a la libertad religiosa para llevar a cabo una celebración criticada por un catedrático y movimientos laicos.

 

La concentración de protesta transcurrió sin incidentes. - Foto:ÁNGEL DE CASTRO

20/02/2010

La misa transcurrió en paz. La celebración en honor a San Raimundo Peñafort, patrono de la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza, se llevó a cabo sin mayores problemas a pesar de la polémica suscitada por la crítica al acto por parte de un catedrático del centro, José Ignacio Lacasta Zabalza, que censuró al decanato haber promovido la celebración de un "acto religioso católico en contra de otras religiones o ideas".

El movimiento hacia un estado laico (MHUEL) y el sindicato Estudiantes en defensa de la universidad (EDU) se unieron a la protesta con carteles en los que abogaban por una universidad laica."La institución debe ser y estar siempre al margen de cualquier creencia o institución religiosa, pues es pública. No estamos en contra de la celebración, sino de que se haga en la facultad", afirmaron.

Un grupo de alumnos asistían al final del acto de protesta desde la puerta de la facultad. "Respetamos su opinión, pero no la compartimos", aseguraba Carlos Fuertes, secretario del consejo de estudiantes de la Facultad. "Hay problemas mucho más graves en España que una misa doméstica. El que no quiera venir que no venga, aunque lamento que hayan podido coartar a gente que tenía previsto acudir.", añadió.

Por su parte, el decano, José María Gimeno, defendía la celebración religiosa apelando a su carácter "voluntario y excepcional". Gimeno respondía así a la acusación de Lacasta, que llegó a calificar de "fraude de ley" la convocatoria.

"Difícilmente se puede ofender por un acto voluntario que se realiza cuando está cerrada la Facultad", expuso el decano, que recurría al artículo 16 de la Constitución para apelar al "derecho fundamental de la libertad religiosa". El catedrático, por su parte, cuestionó que "si esto fuera una iniciativa particular, ¿qué pinta el Estado, la facultad, al servicio de una iniciativa particular de corte religioso?".