+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El veto del PP al indulto por rebelión busca la caída de Puigdemont

La aprobación definitiva de la iniciativa legislativa de los populares tardará unos dos meses. El Gobierno confía en que ERC presione a JxCAT para desbloquear la investidura de ‘president’

 

El presidente Mariano Rajoy se dirige a los diputados durante el pleno del Congreso, celebrado ayer. - JOSÉ LUIS ROCA

PILAR SANTOS / JUAN RUIZ SIERRA
08/02/2018

El PP aprovechó una proposición de ley del PSOE sobre los indultos para presionar a Junts per Catalunya y sobre todo a ERC con el objetivo de que dejen caer a Carles Puigdemont y presenten a otro candidato a la investidura. Según fuentes conocedoras de la estrategia, el fin último del partido de Mariano Rajoy al pedir que los condenados por delitos de sedición y rebelión no puedan conseguir esa medida de gracia en un futuro es intentar desbloquear la política catalana.

Esos dos delitos son de los que están acusados Puigdemont, Oriol Junqueras y el resto de líderes independentistas que están en la cárcel o huidos. Fuentes parlamentarias estiman que la aprobación definitiva de la iniciativa legislativa tardará unos dos meses, tiempo más que suficiente para desencallar la investidura del presidente de la Generalitat.

En la Moncloa esperan que la amenaza tenga un efecto en las negociaciones que están en estos momentos en marcha para lograr la «cuadratura del círculo», como dice Joan Tardà (ERC), y que consiste en no denigrar la figura «legítima» de Puigdemont y contar con un Gobierno efectivo en Cataluña. «¿Tanto cuesta sacrificar a un catalán cuando han sacrificado sus empresas, a sus servicios públicos y a su libertad?», le preguntó al republicano la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en la sesión de control.

Con Ciudadanos a favor de la enmienda del PP y Podemos y los nacionalistas en contra, su aprobación dependería del PSOE. Los socialistas acusaron ayer a los conservadores de crear una cortina de humo para «tapar sus problemas de corrupción», pero al mismo tiempo se mostraron abiertos a estudiar la enmienda sobre los delitos de sedición y rebelión. Margarita Robles recordó que la proposición de ley de indulto la presentó el PSOE hace un año para evitar el perdón de los acusados de corrupción.

«No se pueden cambiar las leyes por casos concretos», lamentó el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, sobre la enmienda del PP. Iceta abogó en la campaña del 21-D por indultar a los procesados por el 1-O, una iniciativa de la que se desdijo poco después.

Esta diferencia de criterio dentro del socialismo fue aprovechada por Tardà para pedir al PSOE que siga el ejemplo del PSC. «Estas medidas no tienen nada de democráticas. Es hora de que los demócratas españoles se miren al espejo y se pregunten qué precio están pagando para no plantar cara a esta locura», dijo el republicano. Para su homólogo en el PDECat, Carles Campuzano, la iniciativa del PP solo puede entenderse en términos de «venganza».

La propuesta del PP llega una semana en la que el Ejecutivo intenta mostrar que recupera impulso legislativo. El Consejo de Ministros estudiará mañana cinco anteproyectos de ley, entre ellos, la modificación del Código Penal para ampliar los casos en que se puede aplicar la prisión permanente revisable y otro sobre la utilización de los datos de los pasajeros para la lucha contra el terrorismo y delitos graves.