Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

LA 'PARRILLA DE F-1 DE 2017

Red Bull frena la marcha de Carlos Sainz a Mercedes

"No vamos a reforzar a nuestro enemigo más duro con uno de nuestros mejores activos", explica Christian Horner


15/12/2016

 

Carlos Sainz, padre, el bicampeón del mundo de rallys, que ahora se preparara para ganar su tercer Dakar, no ha podido convencer a los dirigentes de Red Bull, a Helmut Markko y Christian Horner, para que su hijo, uno de las grandes sensaciones de la actual parrilla de F-1, deje Toro Rosso —el filial de Red Bull— y acepte el ofrecimiento de Mercedes para sustituir a Rosberg. A principio, parecía una cosa de dinero, fijar la cuantía  para dejar marchar a Carletes, una especie de indemnización por todo la inversión que la compañía de bebidas energécia hizo en él desde los 15 años. Pero hay algo más. En Red Bull están convencidos de que lucharán por el título la próxima temporada y no quieren reforzar a su gran enemigo, regalándoles uno de los mejores pilotos de su cantera.

OPORTUNIDAD PERDIDA

Ha habido y hay interés y negociación por Carlos Sainz pero, de momento, la respuesta de Red Bull es no. “Carlos ha hecho un gran trabajo, es un piloto de Red Bull, hemos invertido en él para conseguir que llegue a la F-1 y todos nuestros pilotos tienen contratos a largo plazo", explicó ayer Horner a la BBC. ”No tendría sentido hacer mejor a uno de tus principales oponentes con uno de tus grandes activos”. Parece cerrarse así un grandísima oportunidad para Sainz, pero al tiempo, se pone en valor el prestigio que el madrileño tiene en el paddock.

Mercedes, la escudería campeona, se fijó en él para sustituir a Rosberg, pero Red Bull le considera demasiado valioso para dejarle marchar. No puede haber mejor tarjeta de presentación ante un futuro prometedor para Sainz, que ya tuvo que decir que no —bueno, lo dijo Markko— a una oferta para ser el piloto de Renault en 2017.

Antes que Red Bull, fue el propio Fernando Alonso quien dijo no a la posibilidad de ir a Mercedes porque, como los responsables del equipo de la bebida energética, el asturiano cree en las posibilidades de McLaren-Honda para batir a las fechas de plata. “Estoy plenamente comprometido con este equipo y solo tengo como objetivo ser campeón del mundo con McLaren-Honda”, proclamó el asturiano a los trabajadores de la sede del equipo en Woking esta misma semana.
 
CHOQUE MCLAREN-FERRARI

Toto Wolff, el jefe de Mercedes, era el principal valedor de la opción de Alonso, aunque no todos en el equipo estaban de acuerdo, comenzando por Lewis Hamilton. Bernie Ecclestone cree, además, que la campaña de la prensa inglesa, recordando el caso de espionaje entre McLaren y Ferrari —fue parte del rifirafe entre Ron Dennis y Alonso en aquel convulso 207 — “no ha favorecido las opciones de Alonso en Marcedes”.

Así que ahora, el abanico de posibilidades de Mercedes se centra, salvo sorpresa de última hora —y nunca se puede descartar—, en el joven Pascal Wehrlein, de 22 años, con una año de experiencia en F-1 —el preferido de Hamilton, claro— y Valtteri Bottas, el finlandés de 28 años —al que Wolff, el jefe de Mercedes, ha conducido su carrera como mánager—, un piloto que no figura entre los cinco o seis mejores de esta parrilla, pero con mucha más consistencia y experiencia que Wehrlein.

BOTTAS, OTRO CANDIDATO

El principal problema para que Bottas se vaya a Mercedes no es de índole económico —Mercedes le haría una rebaja de 10 millones de euros por el suministro  de motores a Williams--, sino que el principal patrocinador de Williams, Martini, no traga con dos pilotos novatos e imberbes como Lance Strolz —llega a la F-1 con 18 años, procedente de la F-3 y con el marchamo de piloto de pago— y Wehrlein, al que ha ofrecido Mercedes, que de paso formaría a su piloto en una buena escudería.

Así que Williams contempla la posibilidad de recuperar a Felipe Massa —se retiró, entre lágrimas, en el último Gran Premio de Brasil—, en el caso de que al final, haya acuerdo económico para que Bottas se vaya a Mercedes.