Que el impacto del covid no se distribuye de manera homogénea en las ciudades era algo que estaba claro y que esto debe tenerse en cuenta a la hora de tomar decisiones, también. Ahora un estudio de Fin de Grado realizado por Julia de las Obras-Loscertales Sampérez y dirigido por María Zúñiga y Marcos Rodrigues en colaboración con Carmen Bentué, que lleva por título Análisis de la vulnerabilidad social ante el covid-19 en la ciudad de Zaragoza, hace hincapié en ese aspecto. Para ello se analizaron siete factores a partir de los cuales se creó un índice de vulnerabilidad: la densidad de población, la edad, la población femenina, la población extranjera, el hacinamiento, el nivel de formación y el nivel de renta. Una encuesta a 404 personas de diferentes perfiles profesionales fue la que delimitó cuál era más "valorado" a la hora de ver la predisposición de determinados colectivos a sufrir mayores daños, asegura la autora.

El hacinamiento, la edad y la densidad de población son los que más afectan a la hora de ver esa vulnerabilidad, aunque en algunos casos se superponen, coincidiendo con los denominados "barrios tradicionales" como Delicias, San Pablo o Las Fuentes.

La representación que realizaron también pone de manifiesto que esa vulnerabilidad tiene patrón de orlas concéntricas, donde hay un centro (Independencia) con buenos valores; una segunda ola con "vulnerabilidad alta", en esos barrios tradicionales explica De las Obras-Loscertales; y una tercera, que corresponde a los barrios rurales y periféricos de reciente construcción con unos datos "buenos".

Mapa de vulnerabilidad social ante el covid por barrios. EL PERIÓDICO

La estructura urbana y la manera de construir también "afecta", explica Zúñiga, y eso se ve en barrios como Delicias, San José o Las Fuentes, ya que son edificios con pisos más pequeños. Se han analizado zonas básicas de salud, secciones censales (el mejor considerado) o manzanas y de ahí que el mayor número de población extranjera, que no conozcan el idioma o la mayor inestabilidad laboral provoque que "no es que los habitantes de estos barrios tengan más predisposición a contagiarse, si no que si lo contraen lo pasarán peor", afirma Zúñiga.

Uno de los factores que más sorprendió a Zúñiga es que ser "población femenina no fuera un factor de vulnerabilidad social". También, que "no hubiera diferencias entre perfiles" a la hora de valorar los factores.

En cuanto a los encuestados, se lanzó a través de Geografía de la Salud y hubo personas de perfil sanitario, pero también de otras disciplinas y a través de las redes sociales. Este estudio se presentó a Salud Pública y a asistencia sanitaria porque "venimos de una universidad pública". Ese trabajar a distintas escalas hace que la respuesta que se pueda dar pueda ser diferente en cada caso. En el caso del covid, "primero se cerró todo, luego la comunidad" y en esa escala es "más fácil de acertar"; siendo que si se parte de ese estudio, se podrían haber tomado medidas en lugares más concretos. 

Las claves

1.El objetivo

El trabajo de Fin de Grado realizado por Julia de las Obras con una beca del Ministerio de Educación dentro del departamento de Geografía de la Universidad de Zaragoza ha sido el de desarrollar un índice de vulnerabilidad social ante el covid-19.

2.Los encuestados

Un total de 404 personas participaron en la encuesta. El 45,5% tiene entre 18 y 40 años; el 34,4% entre 41 y 60; y el 20% más de 60. El 59,4 son mujeres; y el 24,8% tiene un perfil sanitario; el 20,5% geográfico; y el 16,6% social.

3.Diferencias entre Delicias y Casco Histórico

Según se desprende de los datos, el 57,5% de las manzanas de Delicias tienen un nivel muy alto de vulnerabilidad, mientras que en el Casco Histórico, el 37,9%. En el Distrito Sur solo hay una con alta vulnerabilidad, que coincide con una residencia.

4.Distintas realidades internas

Dentro de los distritos también hay diferencias, siendo la morfología urbana y la calidad de la vivienda un factor determinante en la densidad de población y por tanto, también de focos de vulnerabilidad frente al coronavirus.