Kiosco

El Periódico de Aragón

TURISMO EN LA COMUNIDAD ARAGONESA

Semana Santa: el Pirineo y el Bajo Aragón se llenan y Zaragoza remonta

Las reservas de última hora, si hace buen tiempo, dispararán la ocupación

Dos turistas este mediodía en la plaza del Pilar, en Zaragoza.

Las zonas más turísticas de Aragón esperan, y las cifras de reservas en hoteles así lo avalan, una buena Semana Santa, con índices de ocupación elevados entre el Jueves Santo y el Lunes de Pascua, siempre y cuando haga buen tiempo.

En el Pirineo se confía en alcanzar unos valores cercanos a los de 2019, antes de la pandemia de coronavirus, mientras que, más al sur, en el Bajo Aragón turolense, ya han colgado prácticamente el cartel de «completo» gracias al tirón de la Ruta del Tambor y del Bombo.

En el caso de Zaragoza ciudad, que partía de una previsión muy baja, del 60% hace un mes y medio, se ha pasado a una expectativa de ocupación del 77,6% gracias a la organización de torneos deportivos (uno de baloncesto y otro de voleivol) que traerán equipos y aficionados a la capital de Aragón. En la provincia, el porcentaje es del 71,4%, ligeramente por debajo del que se registró el año pasado en esta misma época del año.

En general, la visión de cómo irá la semana de festividades religiosas es optimista en toda la comunidad. «Algunos hoteles ya están llenos», subraya Sandra Lecina, de la Asociación Turística del Valle de Tena, que advierte de que la ocupación que finalmente se registre «dependerá de varios factores, desde el tiempo que hace a las reservas de última hora».

Mejor en marzo

«La Semana Santa de este año será buena, pero no tanto como si hubiera caído en el mes de marzo, cuando hay una afluencia masiva a las pistas de esquí», explica José María Ciria, responsable de la Asociación Turística Valle de Benasque (ATEVB).

El problema, añade, no es la falta de nieve, pues la hay en abundancia, sino que, «al llegar abril se produce un cambio de preferencias en los clientes, que se inclinan más por otros destinos, sobre todo de playa», añade. Por todo ello cree que, pese a que habrá gran cantidad de visitantes, no se superará ningún récord de ocupación ni se alcanzará la marca de 2019.

Otra comarca de Aragón donde se espera una gran afluencia es la de Jaca. «Hay un gran número de segundas viviendas y, con independencia del tiempo que haga, lo previsible es que vengan muchas familias», señala Juan Carlos Artero, de la Asociación de Empresas de la Jacetania.

Grupos de visitantes en la calle del Obispo, en el casco antiguo de Jaca. C. V.

El valle del Aragón, para arriba

«Se trata de una época del año en la que viene muchísima gente, del resto de Aragón y de las comunidades vecinas, sobre todo Navarra y el País Vasco», indica. El anuncio de un cierre prematuro de la estación de Candanchú, luego descartado, podría haber afectado al valle del Aragón. Pero el centro invernal permanecerá abierto hasta el 17 de abril, lo que garantiza que se va a completar con éxito la temporada de esquí, impulsada por las nevadas caídas a finales de marzo.

Donde ya están a punto de colgar el cartel de «completo» es en el Bajo Aragón turolense, donde la Semana Santa es un periodo especial en el que revive la tradición del tambor y del bombo, muy anclada en la conciencia de sus habitantes. «Hay ya muchas reservas realizadas y aún se esperan más conforme se acerquen los días claves», manifiesta Nieves Ballestero, gerente de la Asociación Empresarial del Turismo del Bajo Aragón.

Sus visitantes más asiduos y numerosos proceden de Cataluña y la Comunidad de Valencia, pero estos últimos años empieza a destacar el turismo procedente de Zaragoza. Si antes los zaragozanos iban y volvía en el día, ahora se ha constatado una tendencia a que reserven dos o tres noches de hotel.

En el Bajo Aragón han notado un nuevo fenómeno. «Están por un lado los clientes que esperan al último minuto para reservar habitación, pero, por otro lado, cada vez hay más personas que telefonean con un año de antelación», agrega Ballestero. De hecho, los hoteles de Alcañiz, Alcorisa, Calanda, Andorra y otras localidades de esa parte de la comunidad ya tienen guardadas habitaciones para el 2023 para turistas que no se quieren perder la rompida de la hora.

Las consultas suben un 500% en Zaragoza

Más allá de la ocupación hotelera, teniendo en cuenta que Zaragoza es una ciudad de paso, las previsiones que hace el ayuntamiento de la capital son muy halagüeñas.

Solo en los últimos días, el número de solicitudes de información en las oficinas de información se ha incrementado casi un 500% con respecto a las que se dieron el año pasado cuando no hubo procesiones y la comunidad estaba confinada, por lo que no podían llegar visitantes de otras autonomías.

El optimismo por parte de las autoridades es total. Se da por supuesto que se superarán las cifras del año pasado, pero el reto es ver si las ganas de salir y de disfrutar de la Semana Santa después de dos años sin actos en la calle pueden conseguir que se superen los números del 2019. Algo que se antoja difícil teniendo en cuenta las cifras de ocupación hotelera que ofrecen el sector, que da una ocupación del 74,5% de momento.

Un precio medio de 91 euros 

El precio medio de los hoteles en Zaragoza ciudad, según datos de Horeca, ha sufrido un ligero aumento respecto de años anteriores al situarse en 91,63 euros. Se trata de un efecto de la subida de las materias primas y de la energía, entre otras cuestiones, que no refleja realmente el fuerte aumento del coste de la vida. En 2019 el precio en Zaragoza era de 87,89 euros, mientras que en 2018 se hallaba en 82,05 euros. Sin embargo en los hoteles de la provincia ha experimentado un descenso y se sitúa en 87,85 euros.

La salida hacia el Bajo Aragón, esta tarde. ÁNGEL DE CASTRO

Un motorista, herido grave en Fiscal al inicio de la operación salida

Un motorista de 49 años resultó herido grave a mediodía de ayer al salirse de la calzada cerca de Fiscal, en la carretera nacional N-260a, en el Pirineo. Se desconocen las causas del siniestro. La Guardia Civil acudió al lugar del accidente y el herido fue trasladado en ambulancia a un centro hospitalario.

Se trata de la primera víctima de la operación salida, en la que la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé un millón ciento setenta mil desplazamientos de vehículos por las carreteras de Aragón.

La operación especial Semana Santa 2022 se desarrolla en dos fases, de las 15 horas de ayer hasta las 24 horas del domingo, día 10, y la segunda, de las 12 horas del miércoles, 13 de abril, hasta las 24 horas del lunes 18. Las horas de mayor intensidad de tráfico en esta comunidad autónoma fueron ayer, de 16 a 21 horas; el sábado 9, de 9 a 14 horas; el domingo 10, de 17 a 21 horas; el miércoles 13, de 16 a 21 horas; el jueves 14, de 10 a 14 y de 17 a 20 horas; y el domingo 17, de 17 a 22 horas.

En concreto, los días 14, 15 y 16 de abril pueden presentarse dificultades en la denominada Ruta del tambor y el bombo, en el Bajo Aragón. Las vías afectadas serán la N-211, en Alcorisa, kilómetro 212, y en Calanda, kilómetro 226; y la N-232, en Híjar, en el kilómetro 165. Igualmente, pueden presentarse problemas, por idénticos motivos, en las localidades de Samper, La Puebla de Híjar, Urrea de Gaén, Albalate, Alcañiz y Andorra y sus accesos.

Compartir el artículo

stats