Kiosco

El Periódico de Aragón

El encarecimiento del combustible

El diésel supera ya los 2 euros en Aragón tras un mes de descuentos

Las ventas suben un 15% pero el adelanto a las gasolineras solo les dio «para 20 días» | Ahora urgen cobrar la diferencia a través de una liquidación que hoy empiezan a pedir

Estación de servicio en la avenida María zambrano de Zaragoza, donde más caro estaba ayer el diésel en la ciudad. | ANDREEA VORNICU

Hace solo un mes que el Gobierno ponían en marcha el descuento de 20 céntimos por litro en las gasolineras para mitigar el efecto devastador que estaba provocando la escalada de precios de la gasolina y el gasóleo para los conductores. Entonces marcado por una tarifa desorbitada que en el caso de la gasolina sin plomo 98 que ya había superado los dos euros por litro en numerosas estaciones de servicio. Hoy, 31 días después, en Aragón ya son mayoría las que la tienen a ese precio, 66 estaciones de servicio en las tres provincias, y solo hay 42 que siguen cerca de esa barrera pero no la han rebasado.

Pero es más protagonista ahora el gasóleo. El diésel ha aprovechado el pasado abril para hacer historia y por primera vez está por encima de esos dos euros en la comunidad. De momento solo en una, en la de Cepsa en la N-II a la altura de Fraga, donde ya lucía a 2,010 euros por litro. Pero decenas de puntos de venta están ya a menos de diez céntimos de tumbar esa misma barrera.

La gasolina más cara, en la ap-2

La gasolina sin plomo 98 sigue siendo la más cara en las estaciones de servicio. Su precio alcanza los 2,081 euros el litro en la comunidad en la localidad de Pina pero dentro de la autopista AP-2, una carretera que aglutina los puntos donde el combustible alcanza cotas máximas. Ocurre lo mismo a la altura de Fraga, donde está ya a 2,061 euros el litro, y de Candasnos, donde alcanza los 2,049. Y son los máximos en las provincias de Huesca y Zaragoza. En Teruel, la gasolinera que más cara comercializa la sin plomo 98 está en Albentosa, en el eje de la N-234, a un precio de 2,059 euros por litro. Por detrás, en la autovía A-23, están la segunda y tercera más caras, a la altura de Caminreal y de La Puebla de Valverde, donde se cobra a 2,051 euros cada litro. Mientras, en Zaragoza capital, el precio más alto está en la Ronda Hispanidad, donde Repsol sitúa el litro a 2,069 euros, y en la avenida Isla de Murano (en Parque Venecia), a 2,059.

La situación es preocupante para los conductores, que si bien hace un mes celebraban ese alivio que supone la ayuda estatal por litro, la escalada de precios parece no tener fin en el caso del gasóleo. La explicación es sencilla: la guerra de Ucrania y los efectos que está teniendo que en la contienda participe Rusia que exporta a Europa casi el 70% del crudo destinado a refinar el diésel. La oferta ha caído, la demanda sigue siendo alta y los precios parecen no tener techo. Y si hay que medirlo en un mes como abril, con vacaciones de Semana Santa de por medio, todavía es más fácil que crezca más rápido en las estaciones de servicio.

Entonces, ¿ha servido de algo esta ayuda del Gobierno? El análisis de las propias estaciones de servicio es sencillo. Según explicó la presidenta de la Asociación de Estaciones de Servicio de Aragón (Aesa), Pilar Soto, «es verdad que las ventas se han incrementado entre un 10% y un 15% de media, puede que algunas hayan llegado a un 20% más» pero también «ha provocado importantes problemas de liquidez» en ellas.

«Estamos de acuerdo en el fondo de la medida, pero no en las formas, no nos parece las más adecuadas», comentó la portavoz de un colectivo que ahora ve con temor los efectos que puede seguir teniendo la manera del Gobierno de gestionar estos descuentos, con «unos anticipos que solo han dado para 20 de los 30 días de abril».

El primer problema, la inmediatez de una medida que obligó a adaptar los sistemas informáticos para hacer efectivos los descuentos en caja. En un sector que, en España, de las más de 11.500 estaciones de servicio que hay asociadas, «más de 4.000 son pymes», es decir, sin músculo para adelantar grandes cantidades.

El segundo de sus problemas: el precio al que compran el carburante: «las cubas de 30.000 o 32.000 litros están ahora 15.000 euros más caras que antes de la guerra y al proveedor se le paga 9 días después de que te suministre», expuso Soto. Y si ese incremento también lo deben absorber con sus recursos, los adelantos del Gobierno para aplicar esos descuentos no han llegado para no tener que poner dinero de su bolsillo. Para una medida que «para quien sirve unos 5.000 litros al día, supone adelantar unos mil euros diarios, 30.000 al mes». «Eso para una pyme es inasumible», alerta la presidenta de la asociación de gasolineras.

Abril acaba con una caída del 33,79% en las matriculaciones

Las matriculaciones de turismos y todoterrenos subieron en abril en variación anual solo en dos comunidades, Canarias y Baleares, y bajaron en el resto, siendo Aragón en la que más, un 33,79%, con solo 1.017 unidades. Las patronales de fabricantes Anfac, de concesionarios Faconauto y de vendedores Ganvam publicaron ayer el dato de abril, con 69.111 matriculaciones en todo el país, un 12,07% menos que en el mismo mes de 2021. Hasta abril se matricularon en Aragón 3.983 turismos y todoterrenos, un 34,27% menos que en el mismo periodo del año pasado, el segundo mayor retroceso entre comunidades tras Castilla-La Mancha (34,49%).

Por eso, añade, «los próximos 15 días van a ser cruciales» para esta medida que el Gobierno anunció que mantendría en vigor hasta finalizar junio. «A partir de mañana (por hoy) tenemos que solicitar las liquidaciones a la Agencia Tributaria (la diferencia entre lo que recibieron del ministerio y lo que realmente han puesto) para que nos lo devuelva. Hay de plazo hasta el día 15 y esperamos que no tarden mucho en pagar o puede abocar a alguna pyme a una situación inviable», argumenta.

En paralelo, los precios siguen al alza. Esos 2,010 euros por litro de diésel es un caso aislado en la red de gasolineras de Aragón pero en otras muchas es cuestión de pocos céntimos. En la provincia de Zaragoza, en Gallur (1,989), Pina (1,979) y la avenida María Zambrano de la capital (1,969), está a menos de cuatro céntimos. En Teruel, en Villafranca del Campo, en la A-23, ya está a 1,999 euros. Y en Huesca, en la carretera entre Fraga y Torrente de Cinca (1,989) y en Candasnos, de la AP-2 (1,964), puede ser cuestión de pocos días superar una barrera antes impensable.

Compartir el artículo

stats