Kiosco

El Periódico de Aragón

el alma de las fiestas

Las fiestas reactivan la economía de sectores aragoneses como el de la música, los toros y las atracciones

Las orquestas se reinventan y las ferias estudian subir sus precios

Alaska On Tour en un concierto antes de que se suspendieran por la pandemia. | ALASKA ON TOUR

Orquestas, promotores taurinos y feriantes han sufrido cada uno a su manera la pandemia. Durante muchos meses no han podido trabajar. Ahora comienzan a ver la luz. Las fiestas patronales vuelven a hacer bailar y disfrutar a los aragoneses.

MÚSICOS: La nueva programación de conciertos se reactiva en los pueblos

«Los ayuntamientos estaban muy atados», explican en Premium Management. «Hablabas con concejales y todos tenían miedo, incluso en marzo, aunque también es cierto que allí hay mucha más gente mayor», aseguran. Sin embargo, en las ciudades «sí se han hecho conciertos, aunque fuese con el público sentado y con protocolos sanitarios». En su caso, apostaron por «reinventarse» con un formato de musical.

El fin de la espera ha llegado el pasado mes de marzo, «con un montón de contrataciones», pero se ha vivido con incertidumbre hasta el último momento por el parón de la actividad que supuso la Navidad debido al repunte de los contagios. Además, les han afectado los distintos criterios sanitarios en función de las comunidades, ya que trabajan «a nivel nacional».

Así les ocurrió, por ejemplo, en la Comunidad Valenciana, donde tenían la Nochevieja programada en Peñíscola y la suspendieron de un momento para otro.

Con todo, en el sector de la música se piensa que ahora será difícil que haya retrocesos y que se pierda el terreno ganado frente a la pandemia. De hecho, este convencimiento es necesario para hacer frente a la temporada que ahora se abre, dado que el complejo equipo técnico y humano que orbita en torno a las actuaciones musicales se apoya tanto en la seguridad laboral como en la competencia tecnológica.

El Juli entrando a matar, en la Misericordia, en una imagen de archivo. Carlos GilRoig

Festejos taurinos: El mundo del toro vuelve a las cifras de antes del confinamiento

Los toros vuelven a saltar a la plaza y, con ellos, se recuperan las cifras de ingresos que registraba el sector taurino antes de la larga etapa de confinamientos. Así lo ha constado Félix Oscoz, que regenta la ganadería del mismo nombre. Lo que ocurre es que las cosas no son como antes de la pandemia, advierte. «Han subido todos los gastos que genera esta actividad», apunta Oscoz. De hecho, el mundo taurino mueve, aparte de un gran número de aficionados, a numerosos profesionales que velan por el correcto desarrollo de la fiesta, desde veterinarios a subalternos, pasando por transportistas. Pese a las dificultades, los profesionales de la tauromaquia perciben que «tras dos años durísimos, la gente tiene muchas ganas de que vuelvan los festejos».

Este ambiente hace que se asimilen mejor los problemas generados por el cese total de la actividad, que obligó incluso al sacrificio de las reses más viejas y a reducir el número de empleados. Pero el camino de espinas que ha pasado el sector ha sido más llevadero, según Félix Oscoz, gracias a las ayudas de la Diputación General de Aragón y de la Diputación Provincial de Zaragoza. Ambas instituciones se han volcado con el mundo taurino en la travesía de la pandemia. «Quiero decir que les estamos muy agradecidos, pues su ayuda ha sido fundamental para seguir adelante en medio de las dificultades», subraya Oscoz, que tiene su ganadería en Fuentes de Ebro, en una finca próxima al cauce del río. De ella salen muchas de las vaquillas que luego corren por las calles de los pueblos de Aragón en los encierros y vaquillas populares, unas modalidades que han ido adquiriendo mucho auge y que se considera con frecuencia el elemento más típico y diferenciador de las fiestas locales. Sin olvidar que los toros son esenciales en la economía rural de numerosas localidades en toda España, Aragón incluido.

Atracciones en Valdespartera durante las últimas Fiestas del Pilar. JAIME GALINDO

Feriantes: Las ferias estudian subir de 2,50 a 3 euros el precio de las atracciones 

Las ferias vuelven a montarse en los pueblos y ciudades de Aragón, pero algo ha cambiado en estos dos años de parón total de la actividad. Los propietarios de atracciones se ven obligados a estudiar una subida del precio de cada viaje. Hasta ahora estaba fijado en 2,50 euros, pero la nueva tarifa, de no conseguir ayudas y subvenciones, será de tres euros, explica Ángel Barata, de la Asociación de Feriantes. Se trata de un aumento que puede hacer que pierdan clientes, pero que resulta «inevitable» debido al incremento de los gastos en general y del gasóleo en particular, apunta Barata, que recuerda que las atracciones funcionan con generadores que consumen mucha energía.

Otro gasto fijo de gran importancia es el alquiler del solar donde se montan las atracciones y por el que los feriantes pagan una cantidad denominada apertura. Este factor es de crucial importancia y, sin embargo, según el representante del sector, «los ayuntamientos no bajan el precio». «Esto es una cadena», señala Barata, dando a entender que el empresario, al final, tiene que cobrar al usuario una cantidad que le permita cubrir los salarios de los empleados, el alquiler del solar y la energía. El sector de las ferias realiza una importante labor relacionada con la cultura popular, de ahí que sus representantes soliciten el apoyo de las instituciones, en particular del Gobierno de Aragón, «sobre todo en lo que concierne a los precios que se pagan por la ocupación de terrenos». Unos solares que en ocasiones están en el mismo centro de los pueblos, pero que, a menudo, se hallan a las afueras. Solo si se recibieran ayudas suficientes, opina Barata, se podría evitar tener que repercutir el incremento de los gastos sobre el usuario. O, al menos, se conseguiría reducir el impacto de la subida. Algo, apunta, que redundará en beneficio de la economía de los pueblos, ya que las ferias atraen a numeroso público. 

Compartir el artículo

stats