Kiosco

El Periódico de Aragón

SUCESOS EN ARAGÓN

Interior refuerza con 209 ‘becarios’ la deficitaria Guardia Civil en Aragón

Se triplica este año el número de agentes que realizarán sus prácticas en la comunidad. Las asociaciones profesionales critican que las plazas vacantes se suplan así

Guardias civiles en prácticas destinados a Zaragoza. GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil patrulla en pareja desde su fundación cuando el Duque de Ahumada estableció en 1845 que los agentes caminarían de esta forma por los campos de España. Un espíritu que incluso se añade en su cartilla –el documento base de cualquier miembro del instituto armado– y que en algunas ocasiones se hace complicado cumplir por el déficit de plantilla que sufre este cuerpo desde hace décadas. Para paliarlo de forma temporal el Ministerio del Interior va a «reforzar la seguridad ciudadana» con 209 agentes en prácticas.

Ejemplo de esta realidad es que agentes de cuarteles tan lejanos como Orihuela del Tremedal y Cella tienen que unirse para realizar las labores de Seguridad Ciudadana del modo en el que establece el ordenamiento interno. El primero lo tendrá más fácil porque desde ahora cuenta con un becario con el que hacer esta tarea fundamental.

Unos becarios que llegan a Aragón tras finalizar su formación docente en los centros ubicados en Baeza y Valdemoro, y que ahora harán prácticas en los servicios de seguridad ciudadana y de protección y seguridad. Son el triple que años anteriores, tal y como destaca Interior, que añade que «supondrán un refuerzo en la seguridad ciudadana de la comunidad autónoma de Aragón». Es decir, tal y como denuncian las asociaciones profesionales de la Guardia Civil, tanto Jucil como AUGC, con estos 209 agentes «se parchea» la escasez de miembros del instituto benemérito y vuelven a proponer realizar una reorganización para no tener puestos o cuarteles que tienen solo un agente.

Muestra de ello es el de Villanueva de Sigena que debería tener una plantilla de cuatro guardias, un sargento y un cabo, y solo está el sargento. En su caso no ha sido agraciado con la medida del Gobierno de España de destinar un agente en prácticas a su puesto, por lo que tendrá que seguir trabajando mano a mano con alguien de Sariñena que es el Núcleo Operativo al que pertenecen.

Una fórmula que se creó hace más de cinco años para reagrupar agentes de puestos que son inviables por número de efectivos. Con ello se permite mantener las labores de seguridad ciudadana, aunque por contra los cuarteles tengan que cerrar sus puertas porque no hay nadie en el interior que les atienda. Esta carencia acarrea situaciones extremas como que ninguno de los 32 puestos de Teruel estén abiertos las 24 horas para atender a los ciudadanos. El que cuenta con mayor horario al público es de Alcañiz de 09.00 a 14.00 horas. Mejor situación tienen en Huesca, con 42 puestos donde abren 4 y en Zaragoza, donde hay 49 cuarteles y solo cinco atienen al público todo el día.

La AUGC y Jucil, que coinciden en dar la bienvenida a los nuevos miembros, consideran que «es necesario hacer atractivo que los agentes estudiantes, una vez finalizadas las prácticas, decidan elegir como destino cualquiera de los cuarteles de Aragón». A la provincia de Zaragoza se incorporan 53 agentes, 82 a Huesca y 74 a Teruel, pero la mayoría de ellos cuando se conozcan a sus vecinos y el terrero que tienen que cubrir se irán a sus comunidades o a otros destinos más atractivos que el medio rural aragonés que poco a poco se desangra.

Otra muestra de ello es que, tal y como adelantó EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, Interior ha implantado la cita previa en los cuarteles de la Guardia Civil para las denuncias no urgentes en los puestos de Calanda, Alcorisa, Mas de las Matas y Alcañiz. Todo en una zona con problema de banda ancha y con una población envejecida. 

Compartir el artículo

stats