Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

EL CONSUMO RESIDENCIAL

Las comunidades de vecinos multiplicarán por cuatro su factura energética en Aragón

Los expertos alertan de que los precios del gas seguirá escalando al menos hasta 2024

Un operario revisa una caldera. ANDREEA VORNICU

Del mismo modo que ocurre con la industria, los consumidores residenciales también están buscando nuevas opciones para afrontar el sobrecoste energético. El invierno será duro, pues los consultores energéticos advierten de que la factura de la luz se cuadriplicará para las comunidades de vecinos.

Lo más habitual, coinciden los administradores de fincas y los expertos consultados, era que las comunidades aceptaran contratos donde se estipulaba un precio fijo y con una renovación anual. Pero todo cambió desde comienzos de este año, cuando la incertidumbre gestada en la pandemia adquirió una voracidad sin precedentes. 

«Si me preguntas hace un año no me lo creería, pero ahora, tal y como está el mercado, la mayoría de consultores recomendamos aceptar contratos indexados [los que ofrecen la electricidad y el gas a coste de mercado] y sobre todo sin compromiso de permanencia», revela José Alberto Martín, un consultor de Pulso Energía, compañía que opera con administradores de fincas en Aragón. Y es que es en la permanencia donde va a estar la clave del asunto, pues los cambios de compañía podrían ser una constante con la volatilidad del mercado como bandera.

Pero ciertamente, y esta es la causa por la que el invierno preocupa, la alerta se sitúa en el coste del gas, cuyo grifo a Europa abre y cierra a su voz de mando Vladimir Putin. En la factura de los aragoneses se notará cuando toque encender la calefacción y los contratos de las comunidades de vecinos se negociaránen el momento en el que finalicen los ahora vigentes.

«En cuanto al gas está todo bastante inestable. Hay muchísima incertidumbre y las propias comercializadoras son víctimas de la volatilidad del mercado. Depende de si una operadora ha actualizado sus precios una semana o no, se dan disparidades en las tarifas de entre el 30 y el 50%», revela Raúl Ibáñez, administrador de fincas de Admyges.

"No estamos consiguiendo buenos precios para el gas. Lo que está claro es que no se va a encontrar ningún chollo. Habrá que contratar lo menos caro posible"

decoration

«Estamos buscando ofertas distintas, y no cuesta reconocerlo: no estamos consiguiendo buenos precios para el gas. Lo que está claro es que no se va a encontrar ningún chollo. Habrá que contratar lo menos caro posible», advierte. Repiten y repiten tanto expertos como políticos es que tras un verano de aparente normalidad tras la pandemia, los ciudadanos no son conscientes de la que está por venor. «Una comunidad de unos 20 vecinos pasará de pagar 1.000 euros al mes a 4.000. Y eso no hay quien lo sostenga._En las grandes comunidades de vecinos se pasará de pagar 50.000 euros a 200.000», apunta Martín.

«No nos hacemos una idea de lo que viene en invierno. Las comunidades tendrán que bajar las horas de consumo y la temperatura de la calefacción sí o sí», dice Martín, que cuenta con una amplia experiencia en el sector del análisis energético. De hecho, según se habla en los corrillos de los brókers que operan con los valores de la energía, la situación no mejorará el próximo año «y solo se podrá llegar a estabilizar, que no bajar, en 2024», asegura Martín.

Las gestorías de los asuntos vecinales apuntan a que en los últimos meses se ha ofrecido precisamente mucho el contrato variable sin permenencia, lo que denota que las distribuidoras se están adaptando a lo que el mercado demanda. «Han ofrecido algunos fijos hacia el final de la campaña actual, pero de momento nosotros no hemos firmado ninguno de este tipo. Lo estamos mirando y no lo descartamos ahora», afirman desde Administradores de Fincas Zaragoza S.L.

Ante la alarma gasísitica y tres años después de que se eliminara el impuesto al sol en Aragón, no son pocas las comunidades de vecinos que han apostado por la instalación de energías fotovoltaicas en sus tejados.

No obstante, algunas distribuidoras están incumpliendo contratos ante la posición alcista de la luz e incluso otras prefieren no firmar contratos por el momento ante la situación del mercado. «Se han dado casos este último año en los que las comercializadoras nos rompían el contrato pese a asegurnos que no lo harían porque con las continuas subidas les dejaba de ser rentable. Ahora les obligamos a firmar que no se romperá y si no deben abonarnos la diferencia con la nueva compañía que contratamos», explica José Alberto Martín, el consultor de Pulso Solar.

Compartir el artículo

stats