Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

LA MONTAÑA EN ARAGÓN
ENTREVISTA JAVIER FRANCO Presidente de la Federación Aragonesa de Montañismo

Entrevista con Javier Franco: "La FEDME tiene que trabajar en lo suyo sin incurrir en choques"

Javier Franco, en la sede de la Federación Aragonesa de Montaña. ÁNGEL DE CASTRO

¿Qué balance hace de estos dos primeros años de presidencia?

Positivo. Mi primer objetivo era personal: integrarme, para tener un conocimiento global de la federación, el equipo de trabajo, las relaciones con los clubs, asociaciones e instituciones. Hemos empezado una dinámica de modernización del sistema organizativo. Es difícil porque dependes del poder económico para invertir, pero hemos hecho cosas: la tarjeta digital, la automatización de los títulos de la Escuela de Montaña, las webs específicas de carreras de montaña o escalada... para implementar una visión más general de lo que es la federación, tanto en el entorno montañero como en la sociedad en general.

Y solventaron el peligro de la nueva Ley del Deporte.

Fuimos la única federación que se metió en reclamar la modificación, porque era un ataque a la línea de flotación de los clubs. Se ha conseguido reconocer la formación federativa que se imparte en la Escuela Aragonesa de Montañismo, de manera que sean ellos quienes acompañen a los grupos en el desarrollo de las actividades programadas por los clubs. Hay que recordar que no es una actividad competitiva, es promocional y de iniciación que a veces se acerca más a lo lúdico. Se han actualizado todas las titulaciones y sacado a la luz casi mil monitores entre todos los clubs, que garantizan para estas actividades unas condiciones de seguridad, conocimiento del medio y organización por la experiencia que tenemos. Es un valor muy grande.

No se ha zanjado el conflicto con Atletismo por la competencia de las carreras de montaña.

No, pese a distintas sentencias que nos dan la razón, la Federación de Atletismo sigue organizando carreras. Hay muchos intereses económicos. La solución pasa por una negociación de las federaciones nacionales con el CSD, pero parece que cada una sigue sin dar su brazo a torcer y creo que se extenderá durante años.

Habla de FEDME. ¿Cómo calificaría la relación con la Española?

Tenemos que ser conscientes de que la Federación Aragonesa tiene unas obligaciones en Aragón, y la Española tiene las suyas a nivel nacional, cada una tiene bien definidas sus misiones y tiene que trabajar en ellas. Nosotros organizamos nuestros campeonatos, nos relacionamos con nuestros clubs y administraciones, sacamos adelante una gestión que no es fácil, por ejemplo, llevar delante 16 refugios. La FEDME tiene que trabajar en lo suyo, con parcelas diferenciadas, sin incurrir en choques. Nosotros tenemos las puertas abiertas en el Gobierno de Aragón, con el consejero y el director general porque es nuestro interlocutor, pero no vamos a hablar con el ministro o el Consejo Superior, porque no me compete.

El aumento de afluencia al monte abre el debate de las limitaciones a ciertas actividades en espacios naturales.

Masificados hay pocos lugares y en días puntuales del Pirineo. Hay una limitación de acceso con vehículo a Ordesa, que es lógico en un Parque Nacional, pero nadie impide subir andando. En el Aneto no hubo limitación sino una recomendación de itinerarios alternativos cuando había unas condiciones peligrosas en el paso del glaciar, solución que me parece muy recomendable y ha reducido mucho los accidentes con respecto al año anterior. ¿Puede haber limitaciones futuras? Sí. ¿Por conversación de la naturaleza? Cada día habrá más. Y estamos siempre atentos para que estas no sean desproporcionadas. Con la administración se está en grupos de trabajo para que sean acordes, porque hay que proteger las especies, y sabemos que si subes cerca del nido lo vas a entorpecer y no lo es lo mejor, pero quizá no hay que cerrar kilómetros de pared para proteger un solo nido. Creo que estamos lejos de que se prohiba el acceso a lugares. Nuestra postura es que el montañismo, como tránsito por el medio natural, la montaña, no es ajeno a ese espacio, es una actividad tradicional como lo puede ser la ganadería o la agricultura que hay en esos lugares, algo que se realiza desde hace muchísimos años y es beneficiosa para la gente que vive de estos espacios.

¿Y cómo compartir este espacio compartido con otros deportes?

Debe mantenerse el respeto y respetar la normativa porque respetamos el mismo campo de juego. Con los cazadores hemos hecho intentos con su federación y la Administración para reconocer un procedimiento para informar de las batidas, porque ha habido experiencias positivas en áreas concretas, pero no hemos sido capaces de lograrlo o no ha habido intención de llegar a un acuerdo.

Un entorno en el que cada año aumentan los accidentes.

Tenemos que invertir en formación y divulgación de las medidas para intentar que toda la gente que va a la montaña cumpla y sepa aplicar unas medidas de seguridad básicas, planificar, llevar el equipo apropiado… La campaña Montaña Segura es una herramienta muy importante, por la que hemos apostado nosotros y el Gobierno de Aragón. Seguro que puede mejorarse, pero también sabemos que está dando sus frutos aunque nunca sabremos cuántos accidentes hemos evitado, pero estamos convencidos de que lo estamos evitando. A ello se suma la acción de los modélicos equipos de rescate que tenemos en Aragón, que salvan muchas vidas y hay que conservar sí o sí.

¿Se debe pagar por los rescates?

No vamos a ser nosotros quienes lo promocionemos. El rescate es un servicio público. ¿Se cobran los rescates de la Guardia Civil en carretera? ¿O a un bañista? No, porque es un servicio público ¿Esto puede llevar a un abuso de imprudencia? Sí, como hay gente que supera el límite de velocidad en las carreteras. ¿Habrá que regular las imprudencias? Posiblemente.

¿Es posible soñar con un gran rocódromo en Aragón?

Es complicado, pero no perdemos la ocasión al hablar con un Ayuntamiento o el Gobierno de Aragón de sacar este tema porque deberíamos tener un rocódromo para poder albergar competiciones nacionales e internacionales, pero para eso se necesita inversión que, por nuestra cuenta, es impensable. Para hacerlo hay que creer, como se cree en hacer un campo de fútbol, que es una instalación útil y rentable. Esperemos que en algún momento salga.

Ponga metas a los dos años que le quedan de mandato.

Nuestra ilusión es terminar las obras de Góriz, difícil por la cuantía económica, pero soy optimista. Otro horizonte es seguir creciendo en federados. Este año subimos alrededor de un 15%, llegando a 16.000 federados. Además de crecer en personas queremos crecer en clubs, el corazón de este federación. Por eso hemos hecho varias jornadas para darnos a conocer, explicar las cosas, para mejorar la relación con ellos. Y por supuesto, tenemos que mantener la unión con las administraciones para poder seguir invirtiendo en instalaciones, en nuevos senderos, en seguir innovando.

Compartir el artículo

stats