+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Memoria histórica.

"Es un acto de justicia, es lo menos que ellos se merecen"

El sobrino de un fusilado recuerda la noche en que se llevaron a su tío.La víctima, Jesús Oliván Guiral, era mozo de comercio y miembro de UGT.

 

Antonio Minguillón, ayer, ante la placa con el nombre de su tío, Jesús Oliván. - FOTO: JAIME GALINDO

F. V. L.F. V. L. 22/10/2010

A Antonio Minguillón, de 88 años, se le quedó grabada en la memoria la noche del 10 al 11 de agosto de 1936. Entonces solo tenía 14 años y estaba durmiendo, como el resto de su familia, cuando oyó voces en el rellano de la escalera de su casa, en la calle Echeandía del barrio zaragozano de San Pablo.

"Eran unos pistoleros de Acción Ciudadana que venían armados con mosquetones y que casi derribaron la puerta a golpes", explica Antonio. "Nos sobresaltamos mucho cuando preguntaron por mi tío Jesús, que estaba pasando unos días en mi casa porque su familia se encontraba de vacaciones en Huesca", añade.

"Yo entonces era un chaval y, en mi inconsciencia, no comprendí que se llevaban a mi tío para matarlo", cuenta, entre lágrimas, 74 años después de un acontecimiento que marcó su vida para siempre.

Al cabo de unos días sus padres y él se enteraron de que su tío había aparecido muerto, poco después de su detención, en la cuneta de la carretera de Valencia, a las afueras de Zaragoza, "cerca de un caseta de consumos que había a la entrada de la ciudad". Sus asesinos le habían dado un tiro en la cabeza y habían dejado su carnet de vocal del sindicato UGT encima de la ropa.

Se llamaba Jesús Oliván Guiral, trabajaba de mozo en un almacén de coloniales de la calle Candalija y tenía 31 años. Su nombre, su edad y la fecha de su asesinato están perforados en una de las 3.543 placas de acero que componen el monumento del cementerio de Torrero a los republicanos fusilados en la capital aragonesa entre 1936 y 1946.

"Me parece que ese monumento es un acto de justicia, lo menos que se merecen todos los republicanos que murieron en las mismas circunstancias que mi tío", afirma Antonio, que pese a su avanzada edad y sus problemas de salud quiere estar presente el 27 de octubre en la inauguración del memorial.

"Le tenía mucho cariño. Era un hombre con cierta cultura y me daba clase de Matemáticas", dice Antonio, rompiendo a llorar. "Tuvo oportunidad de irse, de escapar al lado republicano", recuerda. "Pero no lo hizo porque, según decía, una sublevación que no triunfa de inmediato está condenada al fracaso".

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla