+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PRIMERA DIVISIÓN

El Barcelona no se detiene y ya acaricia el alirón

El líder también vence en Vitoria y hoy será campeón si el Atlético cae con el Valencia

 

Aleñá celebra con Luis Suárez el 0-1 del Barcelona. - AFP / ANDER GALLINEA

EL PERIÓDICO
24/04/2019

Carles Aleñá y Luis Suárez empujaron al Barcelona hacia el alirón con un triunfo ante el Deportivo Alavés por 0-2 que abre la vía hacia el título de LaLiga Santander. Una derrota del Atlético de Madrid hoy ante el Valencia daría el título al Barcelona. Si el Atlético empata o gana, los azulgranas serían campeones si ganan al Levante el próximo sábado, sin depender de nadie.

El Barcelona, que comenzó con su líder argentino Leo Messi en el banquillo, se hizo con el balón desde los primeros segundos del duelo y en el minuto 5 tuvo una doble ocasión, como consecuencia de la presión que hacía cada vez que perdía el balón. El uruguayo Luis Suárez encaró a Fernando Pacheco, que repelió su disparó, pero el brasileño Philippe Coutinho tampoco pudo mover el marcador al recoger el rechace, pues el balón se estrelló en su compatriota Rodrigo Ely.

En solo doce minutos el Barcelona ya lo había intentado de todos los colores ante un Alavés que se defendía como podía y que fue testigo de un salida fulgurante del plantel visitante, que no titubeó camino hacia el alirón. Tan sólo un balón parado botado por Jony Rodríguez a los 15 minutos levantó del asiento al público que abarrotó Mendizorroza y obligó a Ter Stegen a atrapar el balón ante el intento de remate Rodrigo Ely, que no tuvo fe.

El monólogo de los hombres de Ernesto Valverde apenas culminaba con remates, excepto los que intentaban los azulgranas desde fuera del área, ante la oposición de un defensa de cinco, bien plantada, que obligaba a filtrar muchos pases a los medios del Barça, que se perdían por línea de fondo.

El Barcelona creaba más peligro con las recuperaciones de balón y las transiciones con velocidad, como la que culminó el charrúa Suárez a los 29 minutos, que fue desbaratada por el guardameta local. El Alavés intentó aprovechar las pocas ocasiones que tuvo y aunque se aproximaba con timidez por los numerosos metros que tenía que recorrer con balón, apostaba a su mejor arma en este curso, el balón parado. Tanto fue el cántaro a la fuente que se rompió. Fue en la segunda parte. Aleñá y Suárez decidieron para el líder en cinco minutos.