+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Las propuestas musicales en la capital aragonesa

«No hemos estado muertos, sino más vivos que nunca»

Hombres G presenta hoy en la sala Mozart del Auditorio las canciones de su último disco, ‘Resurrección’

 

Hombres G, que no había grabado nuevo material inédito desde 2011, regresa a Zaragoza con sus nueva propuesta. - FERRAN SENDRA

JAVIER HERRERO / EFE
16/03/2019

Ocho años después de su último disco de estudio se publica el fruto del retorno a un centro de grabación de Hombres G, Resurrección, una gracia, precisan, porque lejos de haber estado «muertos», tanto por ganas como por proyectos en cartera tienen asegurada su continuidad durante mucho tiempo más. Un disco que hoy presentan, junto a sus viejos grandes éxitos, en la sala Mozart del Auditorio de Zaragoza, en un concierto que comenzará a las 21 horas.

En realidad, el título Resurrección no hace honor a la situación de la banda, ya que da la sensación de que hayan estado parados, cuando no han dejado de dar conciertos por España y América, incluyendo una reciente gira por Estados Unidos con los argentinos Enanitos Verdes tocando en lugares tan emblemáticos como el Radio City Music Hall de Nueva York o el Hollywood Bowl. La última vez que actuaron en Zaragoza fue en las Fiestas del Pilar del 2017.

«A los 60 llegamos seguro... ¡y a los 70 también!», proclama el guitarrista Rafa Gutiérrez, que a solo un año de alcanzar ese meridiano crucial en la música es el más veterano de este cuarteto histórico que completan David Summers, Dani Mezquita y Javier Molina.

MATERIAL NUEVO, POR FIN

Juntos llegaron a convertirse en una de las bandas españolas de pop más importante de todos los tiempos desde el lanzamiento de Hombres G (1985), con más de 20 millones de copias vendidas y giras colosales a este y al otro lado del Atlántico. De hecho, en México y EEUU siguen actuando ante miles y miles de personas.

A esas giras, precisamente, responsabilizan del larguísimo lapso transcurrido desde En la playa (2011), el primer disco acústico de su carrera y, hasta ahora, también el último álbum grabado por ellos, tiempo en el que reeditaron material y publicaron cuatro sencillos en formato digital.

«No hemos estado muertos; de hecho, hemos estado más activos que nunca», aseguran, antes de reconocer que «ya era hora» de proporcionar material nuevo a sus seguidores.

El origen de Resurrección se remonta de hecho a 2014, cuando Summers empezó a acumular ideas, maquetas y canciones. En total reunió 40 temas y, con la selección ya mezclada, decidieron tirar el resultado y volver a repetir esa última parte del proceso.

«No es como en los 80 y 90, cuando había una necesidad vital de sacar un disco y otro y otro. Ahora tenemos una colección de canciones que nos permiten estar de gira permanentemente, pero sí queríamos mostrar cómo somos en este momento. Huimos constantemente de la nostalgia y de los grandes clásicos, que nos van a acompañar siempre, pero queremos mirar hacia delante», asegura David Summers.

En el álbum número 13 de su carrera ofrecen 11 cortes que, desde el arranque con Con los brazos en cruz y Confía en mí, mantienen la pauta de toda su carrera: la alternancia de «canciones más serias y profundas con otras más desenfadadas».

«Ha sido un proceso largo, a veces duro, pero también muy estimulante», señala el vocalista sobre el resultado, producido por ellos mismos con arreglos inéditos en la carrera del cuarteto, como el arranque de Desde dentro del corazón, las gaitas de Que vuelvas ya (una canción «estremecedora» que dibuja «un cielo oscuro») o las cuerdas y viento metal de Llegar a la noche, casi «una canción de boda».

Otra novedad es que este es el primer disco que lanzan sin el amparo de una multinacional, a pesar de que les tentaron «todas». «Llevábamos 12 discos metidos en una megaestructura con un montón de artistas y lanzamientos, como un producto más. Altafonte entiende mejor cómo está ahora la distribución y la relación con los artistas», señala Dani Mezquita.

INFLUENCIA EN NUEVOS GRUPOS

Su efímera coalición en directo con Taburete demostró el pasado año que su legado está muy vivo, por ejemplo con dos llenos consecutivos en Madrid ante 10.000 personas cada uno.

«Es un orgullo que, como nos pasó hace años con El Canto del Loco, haya nuevas generaciones de artistas que se vean reflejadas en nosotros y que admiren cómo desarrollamos nuestra carrera», apunta, por su parte Gutiérrez.

Antes de llegar de nuevo a l WiZink Center de Madrid, donde volverán el próximo 15 de noviembre, pasrán antes por un buen número de ciudades. Y así, tras recalar hoy en Zaragoza, los próximos días lo harán el día 30 en Alicante; el 5 de abril, en Valencia (Palau de les Arts Reina Sofía) y el 26 de abril, ena Sevilla (Auditorio Rocío Jurado).

En el concierto de hoy, y por lo visto hasta ahora en la gira, sonarán hasta siete canciones del nuevo disco, pero también sus grandes éxitos, comenzando por El ataque de las chicas cocodrilo, y acabando con un set que incluye desde Indiana al desmelene de Suéltate el pelo, Marta tiene un marcapasos, Venezia, Devuélveme a mi chica y Voy a pasármelo bien.

Como los grandes grupos anglosajones, se propusieron llegar a los 60 en activo y, con el objetivo casi cumplido, ven aún «Hombres G para rato», con «proyectos para televisión y cine que ya están encaminados» y, quién sabe si también con su estreno en un festival «indie», pues confiesan que el Sonorama de Aranda de Duero (Burgos) ya les tentó el año pasado.