+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La mala estrella de Sergi Arola

3 Fotografías en Instagram del reconocido chef dejan entrever su mal momento

 

Imagen que el cocinero ha colgado en su perfil. - INSTAGRAM

EL PERIÓDICO
23/01/2018

Dos estrellas Michelin no garantizan la estabilidad económica y personal. Esa es la enseñanza que se podría extraer de la historia de Sergi Arola, un reconocido chef que no parece pasar por sus mejores momentos, a la vista de las imágenes que se pueden ver de él en Instagram. En esas fotografías aparece envejecido y con un aspecto descuidado. El cierre de su restaurante en Madrid, en septiembre pasado –tras su divorcio profesional con su exmujer– y los problemas con Hacienda parecen estar pasando factura al cocinero catalán.

Hace unos días tuvo que acudir a urgencias por un ataque de ansiedad, según informó el programa de TVE Corazón, y la foto se hizo viral. Él mismo ha explicado que acudió al hospital tras una «conversación acalorada» con un amigo. Los medios publicaron la imagen afirmando que el chef estaba arruinado. Ahora, él conteta que «mientras tenga dos manos» puede trabajar.

EL FISCO / La situación es extraña en alguien que pasa por ser el discípulo más brillante de Ferran Adrià y que ha llegado a gestionar a la vez 14 establecimientos culinarios. Pero lo cierto es que en el 2016 tuvo que clausurar el restaurante Arola Gastro que tenía en Madrid, acuciado por las deudas con Hacienda y por las deterioradas relaciones que mantenía con su exmujer, Sara Fort, madre de sus dos hijas. Tres años atrás, el fisco le había precintado durante unas semanas su famoso negocio por una deuda de 148.000 euros con la Agencia Tributaria y de 160.000 con la Seguridad Social. Para hacer frente a ella terminó vendiendo incluso el chalet en el que había vivido con su primera mujer en las afueras de Madrid, y más tarde el piso en el que vivía solo en la capital. El débito con bancos y proveedores se ha ido hinchando, hasta alcanzar los siete millones de euros, lo que ha situado a su empresa Fortarola Restauración en el punto de mira de la unidad antifraude de Hacienda. La actividad mercantil de Arola ha quedado reducida al restaurante LAB by Sergi Arola, en el lujoso Penha Logna Hotel de Sintra (Portugal), y a su labor como jurado de la versión chilena del televisivo Masterchef.

SOLEDAD / En el terreno sentimental tampoco le ha ido bien al chef catalán. Divorciado de Sara Fort en el 2012, inició tres años después una relación sentimental con la presentadora y modelo Silvia Fominaya que duró solo cuatro meses. Menos mal que la ruptura se produjo de forma tan civilizada que el propio Arola ayudó a suexnovia a abrir su restaurante Por la Jeta en La Coruña. «Silvia es una mujer maravillosa, llena de virtudes, una madre excepcional y una amiga y pareja imbatible. Estoy enamorado de ella, en cada momento estoy y estaré donde ella me necesite», escribió hace unos meses.

Sergi Arola ha sido uno de los cocineros más mediáticos de España, y es muy conocido por su obra culinaria, pero también por su participación en programas de televisión como Ruedo ibérico (2005-2006), Esta cocina es un infierno (2006), El club (2006-2007), Pasapalabra, El gran debate y Abre los ojos... y mira.

Ha sido precisamente en la red social de Instagram donde se ha hecho más patente la crisis por la que atraviesa el célebre chef. El pasado 1 de enero publicó, para estrenar el año, una foto suya viajando en tren hacia Ginebra: «Mismo vagón, mismo tren, misma hora solo que un año más tarde... exactamente las mismas sensaciones, la misma soledad!» escribió. «Está descentrado, sin un euro y deshecho», afirmaba su círculo más íntimo.