+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ORIGINAL REIVINDICACIÓN

Una multitudinaria carrera-protesta pide la dimisión del Gobierno tailandés

 

Un momento de la protesta. - EFE / EPA / NARONG SANGNAK

EFE / GASPAR RUIZ CANELA
12/01/2020

Al grito de "fuera los carcas", miles de participantes en una carrera-protesta en Bangkok pidieron este domingo la dimisión del Gobierno promilitar de Tailandia en la mayor manifestación celebrada desde el golpe de Estado de 2014.

"Carrera contra la dictadura" se llamó el evento que comenzó antes del amanecer en un parque en el norte de Bangkok y en el que participó el joven y carismático líder opositor Thanathorn Juangroongruangkit.

"Creo que el primer paso para democratizar Tailandia sería que el general Prayut tiene que dimitir", indicó a los medios Thanathorn, la voz más crítica contra el primer ministro, Prayut Chan-ocha, líder del golpe militar de 2014 y ganador de las elecciones del año pasado, criticadas por la falta de transparencia.

El líder opositor, que fue destituido como diputado el pasado noviembre en uno de los varios procesos judiciales emprendidos contra él por las autoridades promilitares, llegó al parque vestido con ropa de deporte y rodeado por un amplio grupo de simpatizantes.

Thanathorn, un adinerado empresario de 41 años, también expresó la necesidad de aprobar una nueva Constitución para poder democratizar Tailandia, donde actualmente el Senado no electo en las urnas participa junto con los parlamentarios en el nombramiento del primer ministro.

14.000 personas

Unas 14.000 personas, según los organizadores, participaron en la carrera reivindicativa en Bangkok, mientras que otros eventos similares se convocaron en varias provincias del país como Nakhon Ratchasima y Ubon Ratchathani, aunque algunas carreras fueron canceladas por las autoridades.

"¡Fuera Prayut!" era el grito de los manifestantes antigubernamentales para pedir la dimisión del general golpista, aunque algunos participantes eran menos contundentes.

"Este Gobierno ha elegido escuchar a solo algunos e ignorar a otros. Creo que es el momento para que nos escuche. Hay mucha gente que no está de acuerdo (con el Gobierno)", dijo a Efe Panuwat Apiwattanachai, un manifestante de 39 años.

Panuwat reconoció que en el pasado participó en manifestaciones de colectivos ultraconservadores pero se dio cuenta de que no defendían la democracia y por eso se ha pasado de bando en esta "Carrera contra la dictadura".

Los seguidores del primer ministro organizaron una marcha alternativa en otro parque de la capital bajo el lema "Caminar para apoyar al tío", en referencia al primer ministro.

En esta marcha de tono más nacionalista y con menos afluencia, miles de asistentes, de edad media mayor que los corredores antigubernamentales, portaban camisetas y pancartas con la bandera tailandesa.

"¡Adelante, tío Tu!", gritaban los manifestantes, que usaron el apodo afectivo de Prayut.

Phanuwat Seattaruji, de 44 años, dijo que asistió a la marcha para expresar su respaldo por Prayut, del que comentó que ha restaurado "la paz y dirige el país con transparencia".

Respecto a la protesta antigubernamental, el tailandés precisó que diferentes personas tienen visiones políticas diferentes y cada uno elige a quién apoya.

Sin incidentes

Ambos eventos transcurrieron sin incidentes en Bangkok, donde más de un centenar de personas han muerto en violentas manifestaciones celebradas en 2010 y 2013-2014 contra el gobierno de turno.

Desde el golpe de Estado de 2006, Tailandia sufre una profunda división política y social entre sectores ultramonárquicos de la sociedad cercanos al Ejército y los movimientos prodemocráticos.

Hasta el golpe de 2014, la política estuvo dominada el ex primer ministro Thaksin Shinwatra y su hermana Yingluck, que también fue jefa del Gobierno, aunque ambos tuvieron que exiliarse tras sufrir el acoso de los militares y jueces del país.

Thanathorn, cuyo partido es la tercera fuerza en el Parlamento, se ha erigido como la cara más visible de la oposición, aunque cada vez más cercado por acusaciones como sedición y organizar manifestaciones sin autorización, entre otras, debido a su activismo político.