+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tres en uno

Alberto Olmos ha llegado a una fiesta

 

Daniel Gascón Daniel Gascón
06/07/2020

Decía George Orwell que no se podía escribir crítica literaria y vivir en Londres porque al final coincidías con la gente en las fiestas. Podría decirse que Alberto Olmos es un escritor que se siente incómodo en las fiestas, y que ha sabido construir una poética con eso. Es un narrador con talento y autoexigencia, y un crítico cultural perspicaz, valiente y divertido. Como él mismo ha señalado, uno puede ser muy duro con algunas cosas o personas; pero otras críticas y actitudes tienen más costes. Un escritor español puede criticar a Trump con la dureza que merece sin arriesgar nada; otra cosa es meterse con un concejal o cuestionar un marco supuestamente de izquierdas. La mayoría de la veces no hace falta decirlo: lo ves. Cuando hay un consenso, una nueva causa de moda, muchos héroes corren en auxilio del vencedor; otros callan, disimulan o hacen fintas. En cambio, Olmos se lanza contra el consenso. Tiene un método basado en la lucidez, el descaro y en que no le importa resultar antipático. (El peligro, que logra evitar, es que la antipatía puede convertirse en otra coquetería.) Sabe combatir las ideas recibidas: puede desmontarlas con cálculos sencillos. Es lo que hacía en su blog y lo que lleva un tiempo haciendo en las columnas que escribe sobre libros y cultura en el periódico El Confidencial, ahora reunidas en Cuando el VIPS era la mejor librería de la ciudad (Círculo de Tiza).

Sabe que la comparación es una herramienta básica de conocimiento: la comparación con los demás, con otros escritores y sus posturas, entre la distancia entre lo que se dice y lo que se hace, entre un discurso y la realidad que se pretende interpretar o cambiar. En muchos de los textos del libro, dice que el rey está desnudo. Y si tienes una polémica con él, lo mejor es retirarte a tiempo. Combina un sentido común muchas veces demoledor con un estilo rápido que da sensación de sprezzatura, pero también es rico y ocurrente. Basa en esa ligereza parte de su eficacia. En el libro hay textos memorables de crítica cultural, denuncias de la hipocresía del establishment, piezas incómodas o desconcertantes, retratos duros, y lecturas sugerentes y atinadas.

En el fondo lo que más llama la atención de Olmos, como en muchos moralistas, es una cierta ingenuidad que tiene que ver con una fe anticuada pero emocionante y contagiosa en la literatura: una fascinación no por la vida literaria, sino por el oficio de poner una palabra detrás de otra e inventar frases e historias, y por el placer duradero que produce leerlas. H @gascondaniel

 
 
7 Comentarios
07

Por José S. 1 18:55 - 06.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Al mismo tiempo, ha habido un fracaso estrepitoso en proteger a las personas más vulnerables como por ejemplo en las residencias de ancianos, que es lo mismo que ha sucedido en casi todos los países. En fin, todo un regalo a la izquierda radical europea que, curiosamente, en los EE. UU. encontró el detonante revolucionario final no en el colapso económico ni en la alegre supresión de libertades del Ejecutivo que preside Doland Trump sino en el presunto brutal asesinato de George Floyd. La «… destrucción y las pintadas de estatuas…» trata del derrocamiento del poder establecido en las sociedades occidentales. Trata de eliminar modelos de Estado y sus así percibidos apoyos sociales como la Iglesia el Ejército y las tradiciones. Trata de de imponer una forma de pensar única que no admite otras opiniones y si uno no hinca la rodilla o expresa un desacuerdo con el matrimonio entre personas del mismo sexo, censura la presencia propagandística de la bandera arcoiris por doquier y no escribe “todos y todas”, entre otros supuestos, está mal visto lo que poco o nada tiene que ver con la condenable, triste muerte del señor Floyd. Gracias y un saludo.

06

Por José S. 1 18:54 - 06.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

[Perdón por salirme de tema, mis dos aportaciones de hoy son por el artículo de Daniel Gascón «Plantar un árbol, escribir un libro, derribar una estatua» de 25/06/2020 --un trabajo que me resultó incitante sobre el cambio social]. Comparto el significado de esta afirmación: «Lo que los vándalos imposibilitan es precisamente el debate». Algo que, dicho sea de paso, opino que no tiene nada que ver con el «sentido común», un concepto subjetivo que varía con cada persona, o con «Un policía [que] mata a un ciudadano en Minnesota…» puesto que no se explica que a aquel agente de Policía se le acusa no solo de matar sino concretamente de un *presunto*asesinato. En efecto, los revoltosos no quieren diálogo: desean un cambio de régimen. En España tras la muerte del general Franco una parte de la sociedad decidió que la transformación de nuestro país pasaba por la eliminación de monumentos y nombres de calles alusivos al franquismo sin remisión. Era el paso de un régimen totalitario a otro democrático. Y ya que el señor Gascón ha mencionado a los padres de la democracia estadounidense, nada inesperado realmente está sucediendo en aquel país. La dictadura del miedo del débil Gobierno que preside Doland Trump con la excusa de la COVID-19 ha mandado al paro a muchos norteamericanos. Repito, la política económica estadounidense que no el SARS-CoV-2 ha dejado sin trabajo a millones de compatriotas del señor Trump. La olla a presión de una sociedad en un innecesario, absurdo largo período de cierre total, arresto domiciliario incluido, tenía que estallar por algún lado.

05

Por albertovich 17:56 - 06.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Otro artículo más del tipo folklorista, en el que todos son estupendos- En este caso habla bien de Alberto Olmos. porque Alberto Olmos habló bien de Daniel Gascón. La rueda así sigue rodando en las letras de la derecha. Parece ser que el establishment en cuestión de literatura es de izquierdas. Una opresión total a la que, al parecer se rebelan estos cuenteros y blogueros. De todo tiene que haber. Yo, de momento, en esto de las letras prefiero al establishment soviético como el de Montero, Isaac Rosa, Almudena Grandes... La verdad es que de estos Alfonsos Usías y cayetanos varios paso bastante. No obstante, volver a recalcar que Daniel Gascón cuando no manipula, utiliza la sección para sí mismo. ¿ Quién lo iba a decir de la derecha, verdad?

04

Por Luismi18 12:41 - 06.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Por cierto a quien molesta al poder se le investiga desde la "policía patriótica "al estilo Fernández Díaz. También es curioso que todos los que utilizan la palabra patria y sus derivadas lo utilizan para beneficios personales. Con las banderas suele suceder lo mismo Qué cosas tienen los nacionalismos!,igual da que sean catalanes españoles o dr Botswana

03

Por Luismi18 12:35 - 06.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sin embargo a aryastarck le gusta más informarse por el NODO y apoyar a un partido que pide cerrar cadenas televisivas o ilegalizar partidos políticos. Donde va a parar Lo último de sus amigos es crear un sindicato y a la vez acabar con la negociación colectiva y los derechos sindicales de los trabajadores, vamos la cuadratura del circu

02

Por aryastarck 9:45 - 06.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Cómo se le ve el plumero, Minervo! Si alguién no pontifica a la izquierda, no tiene que ser interesante su publicación. Usted, como Iglesias y Echenique, señalando a quien molesta al poder. Si nos conocemos todos, cómo les gustaría a esa izquierda que se dice progresista, pero que en el fondo les va el comunismo más soviético, implantar en España un gulag y que todos nos adoctrináramos con el Pravda y el Granma.

01

Por Don Minervo 8:40 - 06.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Gascón, pues usted no se corta un pelo a la hora de criticar a la izquierda, cosa que nunca hace con la derecha, será por eso que tanto le gusta el tal Alberto Olmos que hace lo mismo que usted, otro azote de la izquierda. Muy interesante el artículo, casi toda España está interesada por la obra de Alberto Olmos. Un buen escritor es el que continuamente pone a parir a la izquierda, como usted Gascón.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla