+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Paseo con botín

El Zaragoza suma su quinta victoria seguida ante un derrumbado Lorca y está ya solo a un punto del ‘playoff’

 

Papunashvili se toca el escudo tras marcar el primer gol ante el Lorca ayer. - JAIME GALINDO

SANTIAGO VALERO
12/03/2018

Un paseo, eso fue la victoria del Zaragoza ante el Lorca, un triunfo, el quinto consecutivo, que deja la promoción de ascenso a solo un punto para un equipo en estado de gracia y que ayer se encontró a un enemigo derrumbado y con una táctica suicida para que ganar fuera coser y cantar. Papu y Borja ajusticiaron al conjunto murciano, que dejó todo un mundo de espacios a la espalda de su defensa, en la primera parte, el Zaragoza sesteó tras el descanso, recibió un gol y volvió a acelerar para sentenciar el pleito por medio de Perone, dejando la media hora final para que solo pasaran los minutos.

El triunfo aumenta la confianza y los números de un Zaragoza que firma 22 puntos de 27 posibles en esta segunda vuelta y que ha encontrado un camino que le lleva lanzado hacia el playoff, que está ya solo a un punto y que de seguir en este ritmo magnífico hasta le permitiría soñar con todo. En una Romareda con la mejor entrada del curso y con una afición enganchada a un equipo que también suma cinco victorias seguidas en casa, el Lorca fue presa fácil y ahora aparece en el horizonte Osasuna, que está en la sexta plaza y en promoción en un partido vital, de los que pueden marcar un antes y un después sobre todo en caso de triunfo. Si el Zaragoza se lleva los tres puntos de El Sadar hay licencia plena para pensar en lo máximo.

En Pamplona esperará seguro una batalla más dura, mucho más, que la que ayer presentó el Lorca, un equipo con aroma, fútbol y un sistema defensivo, con tres centrales, que solo conducen al descenso a Segunda B. El Zaragoza, pleno de confianza en su actual racha, encontró el mejor rival posible para mantener su vuelo. Con Mikel cubriendo la baja de Perone y Papu la de Pombo, el equipo de Natxo González tardó el primer cuarto de hora en centrarse, con un Lorca que empezó presionando bien, robando pronto, con cierto descaro y con la defensa adelantada. Fue un espejismo. Al primer soplido, el Zaragoza tumbó al espectro.

En cuatro contragolpes letales, el equipo zaragocista desnudó a su enemigo. Eguaras fue el maestro de ceremonias y comenzó con un gran pase a Borja, que no pudo superar a Dorronsoro en su salida, ni después lo hizo Papu tras envío de Guti. El propio Papu, tras otro regalo de Eguaras, no falló y marcó tras recortar a Dorronsoro en su salida (m.17).

El Lorca se vino abajo. Sin presionar bien en la medular y con una defensa cómica, el partido fue una invitación para que se lucieran Eguaras o Febas. Un buen pase del ilerdense, cada vez a mejor nivel, en una contra fulgurante lo finalizó bien Borja en el 2-0 en el minuto 21 y La Romareda estalló atronadora en el Sí se puede. El punta gallego, tras otro envío de Febas, no acertó y después estuvo egoísta con Papu solo.

El georgiano también quería aumentar su cuenta y le quitó un remate a Febas y, tras otro sensacional pase de Eguaras, probó suerte desde lejos con Borja solo ante Dorronsoro. El partido invitaba al lucimiento personal y a la goleada porque no había enemigo, ya que el Lorca mostraba algo de calidad en Noguera y Javi Muñoz y poco más. Solo un diparo de Gomelt y un cabezazo de Nasuti inquietaron un poco a un sobrio Cristian Álvarez.

El encuentro tenía ya toda la pinta de estar sentenciado salvo que el Real Zaragoza decidiera dormirse. Y lo hizo tras salir del descanso. Bajó el pistón y llegó el gol en una desaplicación de toda la defensa en general y de Benito en particular, que se dejó ganar la espalda por Peña. Noguera remató a placer y se escucharon tímidos pitos. Esos silbidos y el tremendo enfado de Natxo llevaron a despertar al equipo, que necesitó muy poco para volver a marcar. Es lo que tiene jugar contra un rival tan flojo atrás.

Una buena cabalgada mal finalizada por Guti fue el preludio de la sentencia del choque poco antes del cuarto de hora de la segunda parte. Solo había tenido cuatro minutos de esperanza el Lorca cuando Mikel cabeceó un córner y Peña le concedió una segunda oportunidad a Eguaras con un despeje impropio de un jugador profesional. El centro del navarro lo aprovechó Perone para de cabeza cerrar el pleito.

Ahí sí que el Lorca ya enarboló la bandera blanca. Fabri cambió a línea de cuatro atrás con las salidas de Ojeda y Brown y el Zaragoza durmió el partido para que no pasara casi nada más allá de las muestras de euforia de La Romareda, que ovacionó a Borja, a Eguaras, sin duda el aplauso más largo, y a Lasure, los tres jugadores que dejaron el césped en un tramo final sin historia en el que entraron Vinícus, Alain y Ángel. Un mal centro de Benito que no llegó a Febas y un disparo de Guti fueron los últimos coletazos de un Zaragoza que suma y sigue y que ante el Lorca lo hizo con un paseo matutino.

REAL ZARAGOZA 3

LORCA FC 1

Real Zaragoza

Cristian Álvarez 6

Alberto Benito 5

Mikel González 5

Perone 6

Lasure 6

Eguaras 9

Zapater 6

Guti 6

Febas 8

Papunashvili 6

Borja Iglesias 7

1-0 (m. 17) Papunashvili, tras recortar a Dorronsoro a pase de Eguaras.

2-0 (m. 21) Borja, tras asistencia de Febas.

2-1 (m. 55) Noguera, a bocajarro.

3-1 (m. 59) Perone, de cabeza a centro de Eguaras.

3Árbitro: Moreno Aragón (5), Madrileño.

3Tarjetas: Roja a Bicoro (m.64 y 76).

3Incidencias: 23.900 espectadores.

Lorca

Dorronsoro 4

Nasuti 0

Digard 2

Bicoro 0

Fede Vega 2

Tropi 3

Javi Muñoz 4

Peña 2

Gomelt 4

Noguera 5

Villalibre 3

Técnico: Natxo González (6)

Cambios: Vinícius (5) por Borja (m.74), Alain (sc) por Eguaras (m.81) Ángel (sc) por Lasure (88)

Técnico: Fabri González (0)

Cambios:

Dani Ojeda (3) por Nasuti (65), Brown (2) por Javi Muñoz (65) Fran Cruz (3) por Digard (72)

   
1 Comentario
01

Por Franjo 11:04 - 12.03.2018

El Lorca es muy flojo,flojisimo, al menos ya casi tenemos los 50 puntos y a partir de allí a soñar. Repito lo que llevo diciendo desde el cambio de actitudes del equipo, ojalá me tenga que comer con patatas lo que he dicho del entrenador y el equipo suba ojalá. Será una penitencia con gusto que digo, con placer.