+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

VACACIONES DE PRIMAVERA

¿Cuándo es la Semana Santa 2018? Fechas y calendario

 

Bañistas y cofrades, en la playa de la Malvarrosa de Valencia, en la Semana Santa del 2014. - MIGUEL LORENZO

EL PERIÓDICO
08/01/2018

Cuándo es la Semana Santa 2018 es una de las principales dudas que afloran al pensar en el calendario laboral del año. En esta ocasión, las vacaciones de primavera caen entre el 25 de marzo y el 2 de abril.

Las fechas de la Semana Santa se determinan a partir del calendario lunar. Así, el domingo posterior a la primera luna llena después del inicio de la primavera en el hemisferio norte es el Domingo de Pascua (también llamado de Gloria o de Resurrección), que puede caer entre el 22 de marzo y el 25 de abril. A partir de ahí se distribuyen el resto de fechas, que en el 2018 quedan así:

Domingo de Ramos: 25 de marzo
Lunes Santo: 26 de marzo
Martes Santo: 27 de marzo
Miércoles Santo: 28 de marzo
Jueves Santo: 29 de marzo
Viernes Santo: 30 de marzo
Sábado Santo: 31 de marzo
Domingo de Resurrección: 1 de abril
Lunes de Pascua: 2 de abril
Partiendo del Domingo de Pascua también se fijan los días de Cuaresma y, en consecuencia, del Carnaval. La Cuaresma, que consta de 40 días, empieza el Miércoles de Ceniza -que este año es el 14 de febrero- y termina el Jueves Santo -29 de marzo- (los domingos no se incluyen). Por tanto, el sábado de Carnaval es el 10 de febrero.

Fijar las fechas
El cambio de las fechas de Semana Santa condiciona la actividad económica, el turismo, el comercio y el calendario escolar. Esta inestabilidad acabaría si sale adelante el plan del papa Francisco de establecer una fecha fija para la Pascua (el segundo o el tercer domingo de abril), para que deje de depender de conjunciones astrales.

El propósito del Pontífice es unificar la fecha católica de esta festividad con la de los ortodoxos, separados de Roma desde el siglo XI. La iniciativa, que ya ha recibido el respaldo de varios obispos españoles, supondría un cambio que afectaría a la vida de millones de personas.