Kiosco

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

JIM: "¿Mi continuidad? Hay que poner en la balanza mi trayectoria en el Real Zaragoza"

El técnico alicantino esquiva pronunciarse acerca de su futuro y se esfuerza en lavar en Oviedo la nefasta imagen de los últimos partidos

JIM, pensativo durante un entrenamiento de esta semana en la Ciudad Deportiva. Jaime Galindo.

Una vez consumada la permanencia, la actualidad del Real Zaragoza se conjuga en futuro. El partido del lunes ante un Oviedo que se la juega y los dos últimos contra Lugo y Real Sociedad B adquieren una relevancia mucho menor tras la certificación oficial de una salvación que pone en marcha el cambio de poderes en una entidad que mira ya a un horizonte en el que, a falta de confirmación, no figura Juan Ignacio Martínez. Pero el técnico afirma no saber nada sobre su futuro y, de hecho, se muestra “sorprendido” por una pregunta tan obvia como pertinente. “Es que tengo toda mi mentalidad puesta en el partido del lunes porque estoy muy herido y dolido porque lo que pasó el domingo fue muy difícil de digerir. Ahora mismo no toca, no me preocupa en absoluto. Imagino que Raúl (Sanllehí) se reunirá conmigo. Hay que hablar y poner en la balanza mi trayectoria en el Real Zaragoza”, dijo en la rueda de prensa previa al duelo del lunes.

"Me ha sorprendido la pregunta sobre mi futuro. Estoy herido y dolido por lo del domingo y con toda mi energía depositada en el partido del lunes"

decoration

El partido, pues, es la única preocupación ahora para un entrenador que admite haberlo pasado mal tras lo acontecido ante el Alcorcón y que esquiva referirse a la posibilidad de estar ante sus tres últimos partidos como técnico zaragocista aunque el director deportivo, Miguel Torrecilla, sí cuente con opciones de seguir. “Ya dijo él que no somos un matrimonio. Miguel tiene su mujer y yo la mía. Le estaré agradecido siempre porque me dio la oportunidad de llegar al fútbol profesional. Salió muy bien el año pasado, cuando estábamos todos muy tocados, pero ya he dicho muchas veces que yo vine al Real Zaragoza a llevarlo a Primera División y no a salvarlo de Segunda B”.

"Ya dijo Miguel (Torrecilla) que no somos un matrimonio. Él tiene su mujer y yo la mía"

decoration

Pero, de nuevo, JIM rescata el escozor sufrido el pasado domingo para agarrarse al duelo del lunes. “Ya llegará el momento de hablar de eso. La gente puede pensar ‘¿de qué se ríe este gilipollas?’ pero no me río. Es que tengo toda mi energía depositada en el partido en Oviedo porque estoy muy afectado por lo del otro día, me duele muchísimo y el máximo culpable es el entrenador, que es quien está a cargo del grupo”, reitera.

En cualquier caso, el alicantino no esconde que el rendimiento y la imagen en los últimos encuentros pueden haber influido decisivamente en la decisión que ha de tomar la nueva propiedad acerca del entrenador que deba tomar las riendas del nuevo proyecto. “Totalmente. Raúl (Sanllehí) nos dijo que lo intentáramos porque no es lo mismo acabar en una posición que en otra. La ilusión era jugarte cosas en las últimas jornadas, con La Romareda a reventar y esas cosas duelen mucho”, advierte el preparador zaragocista, que celebra, eso sí, haber consumado al fin la permanencia en una categoría en la que el equipo aragonés acumulará su décima temporada consecutiva. “El primer objetivo de todos, incluidos los que van a ascender, son esos 50 puntos, pero eso no tapa nuestra actuación del último fin de semana ni los tres últimos partidos. Nos debemos a una ciudad y a una afición muy enfadada con nosotros y a la que debemos respetar al máximo. Hicimos daño a Violeta desde el cielo y a su familia y es momento de hablar poco y mostrar ese ADN que no es lo que estamos haciendo en los últimos partidos”.

"Hicimos daño a Violeta y su familia. Es momento de hablar poco y actuar"

decoration

En ese sentido, JIM confía en que sus jugadores rescaten ante el Oviedo el espíritu competitivo. “Espero que no vuelva a suceder por lo que transmiten los futbolistas. Son muchas cosas las que hay detrás de los partidos: seguimientos, contratos y, sobre todo, lo que tenemos detrás porque el respeto hacia uno mismo es lo que trasladas a la gente. Ahora pareces un charlatán pero hay que hablar muy poco y actuar”.

Así que, con ese objetivo primario de “lavar la imagen que todos tenemos aún en la retina”, el Zaragoza afronta una cita trascedente para un Oviedo en plena lucha por jugar el playoff. “Es un gran reto para un jugador. Campo lleno, buen rival… El mejor regalo que se le puede hacer al fútbol es esforzarte, competir y luchar por los tres puntos. La afición del Zaragoza tiene que ver cómo compite su equipo y que este sea honesto y honrado con la competición. Esa es la grandeza del fútbol”, subraya.

Pero no parece el escenario idóneo para que algún canterano del filial se estrene de inicio. “No soy de muchos premios, sino más de merecimientos. Tengo entre ceja y ceja lo de Lasure, que puede competir, pero sacaremos el equipo más competitivo posible”. El que no estará será Vigaray. “Aún no está en disposición de competir. Va mejorando pero a la espera de ese salto de calidad física y mental”.

Compartir el artículo

stats