Kiosco

El Periódico de Aragón

Real Zaragoza

Una aventura con dos destinos y muy poco tiempo

Nacho y Almudena, dos aficionados zaragocistas, tienen las entradas para ver el sábado a los aragoneses en Anduva y a España en La Romareda.

Nacho y Almudena, durante un desplazamiento con una bandera de España con el escudo del Real Zaragoza Servicio Especial

Ni más ni menos que 233 kilómetros por carretera separan el estadio municipal de Anduva (Miranda de Ebro) de La Romareda. Los números no salen por una simple cuestión de matemática y de tiempo y espacio. O en el mejor de los casos salen muy justos, y a esta última posibilidad se agarran dos aficionados zaragocistas, Almudena y Nacho, que van a intentar estar presentes en los dos focos principales para el fútbol aragonés el sábado, la visita del Real Zaragoza al Mirandés (16.15 horas) y el regreso de la selección a Zaragoza en un duelo ante Suiza (20.45) en un día para recordar.

«Complicado es, pero no imposible», asegura Almudena Sopeña, una fiel seguidora de los aragoneses, que lleva años viajando con el equipo y que estuvo presente en la Recopa de París: «No las tenemos todas con nosotros porque pueden pasar muchas cosas, pero hay que probar. Las entradas las tenemos».

Los dos estadios están separados por 233 kilómetros. «Iremos rápido pero siempre respetando la ley y los límites de velocidad», dice Almudena

decoration

Una de las mayores complicaciones que pueden encontrarse la tienen clara y han buscado una posible solución. «En muchos desplazamientos, y el año pasado en Anduva fue así, retienen al finalizar a los seguidores del equipo de fuera para evitar altercados», explica Nacho Montorio. «Ante eso, la única opción que vemos factible es salir cinco o diez minutos antes de que termine», señala el zaragocista. Idea que no termina de convencer a Almudena, aunque no le quede otra que aceptarla. «Nunca salimos antes de que acabe un partido del Zaragoza, será la primera vez. Y si el partido no está sentenciado, dudo que lo acabemos haciendo así. Además en otros campos tiene sentido, pero con la afición del Mirandés siempre hay buen rollo», confiesa.

Almudena, con la camiseta del Real Zaragoza y la bandera española Servicio Especial

El trayecto 

Serán entonces alrededor de las 18.30, a poco más de dos horas de que el balón eche a rodar en La Romareda y con un largo viaje por delante todavía que hacer en coche. «Intentaremos ir lo más rápido que podamos, pero siempre respetando la ley y los límites de velocidad», dice entre risas Almudena. «Vamos justos de tiempo, pero no vamos a correr y jugarnos la vida», añade Nacho.

Si todo va bien y no hay percances por el camino, los dos aficionados llegarán prácticamente cuando el árbitro de comienzo a la cita internacional. «Como vamos con una tercera persona que conducirá, no tendremos que perder tiempo en buscar aparcamiento. Saltaremos del coche y entraremos al La Romareda espero que rápido porque la mayoría de gente ya habrá accedido», señala Almudena.

"En Miranda voy a sufrir y en La Romareda espero disfrutar», pronostica Nacho

decoration

A pesar del esfuerzo, ambos aseguran que va a merecer la pena. «La vuelta de la selección es algo histórico. Mi padre me llevó cuando yo era muy pequeño al partido contra Grecia de 2003 y tengo muchas ganas de volver a España», afirma Nacho. «Yo no pude ir ese día al estar viviendo fuera de aquí ese año y va a ser muy especial para mí porque va a ser la primera vez que mi hijo de 17 años vea un partido de la selección», apunta Almudena.

Nacho, de espaldas con una bufanda del Real Zaragoza Servicio Especial

No obstante, no consideran lógico que coincidan el mismo día dos eventos a los que a muchos zaragozanos y zaragocistas les hubiera gustado asistir. «No es la primera vez que con las fechas y los horarios del Zaragoza pasan cosas raras. No les hubiera costado nada ponerlos para que mucha más gente pudiera haber ido a los dos», afirma contrariado Nacho.

A pesar de las dificultades, los dos futboleros se muestran impacientes con que llegue ya el momento de emprender el viaje. «Va a ser un día muy emotivo y esperemos que acabemos con dos victorias», señala Almudena. «Aunque si hay que elegir una, preferimos la del Zaragoza. En Anduva voy a sufrir y en La Romareda espero disfrutar», puntualiza con resignación Nacho.

Y es que ninguno de los dos tienen ningún tipo de duda, a pesar de desear ambos, de qué supuesto prefieren que se dé antes: un nuevo Mundial para España o el ansiado ascenso de los aragoneses: «Las dos cosas las vemos muy difíciles, pero no hay comparación. El día que suba el Zaragoza será lo máximo».

Compartir el artículo

stats