La Navidad es sinónimo de mariscos. Nunca fallan las gambas, langostinos, pulpo, mejillones, almejas, navajas, percebes, bueyes de mar, cangrejos, langostas, bogavantes... Y paramos con la lista porque todavía hay muchos más.

Algunos sirven como platos principales, otros son complementos, se pueden usar también como entrantes en sí mismos sin demasiada elaboración más que cocidos o a la plancha... Las opciones son muchísimas. Pero hay uno de esos mariscos que en Navidad vuelve a coger muchísimo impulso porque durante el resto del año no es tan popular.

Tiene un sabor muy potente, una forma muy característica, una textura carnosa y sabrosa y que se puede comer de múltiples formas. Aquí os presentamos una de ellas, que es la vieira gratinada con queso parmesano. Y una de sus grandes ventajas es que no cuesta más que unos 15 o 20 minutos prepararlas, por lo que podrás centrarte en otros aspectos del menú que requieran de más tiempo en su elaboración. Esta receta de 'Directo al paladar' os sorprenderá enormemente.

Ingredientes

  • 6 vieiras limpias
  • 20 ml de zumo de limón
  • 10 ml de salsa Worcestershire (salsa inglesa)
  • 20 gramos de mantequilla sin sal
  • 75 gramos de queso parmesano rallado
  • Sal, pimienta y perejil picado

La receta

Es facilísimo de preparar. Lo primero que hay que hacer es sacar la carne de las conchas de las vieiras, incluido el coral (que es de color naranja) y cortarlo en trozos pequeños. Ponlo sobre papel absorbente para retirar el exceso de agua.

Después, en un cuenco mezcla la carne de las vieiras con perejil picado al gusto, el zumo de limón, sal y pimienta al gusto y la salsa inglesa. Devuelve la carne a las conchas de las vieiras (aquí quedarán mejor presentadas, pero vale cualquier cuenco o recipiente apto para horno) y repártela de forma equitativa.

Por último, corta un dadito de mantequilla, ponlo encima de cada una de las vieiras y, por último, cubre con queso parmesano. Ya solo queda hornear 5 minutos a 200º y cuando el queso esté gratinado a tu gusto sácalas, espera a que se enfríen un poco y a consumir.