Kiosco

El Periódico de Aragón

Medio Ambiente

Varios colectivos de Zaragoza piden que se capte agua del canal de las Bardenas

Hasta 13 entidades de la capital piden al consistorio que se mejora su calidad | Actualmente, Zaragoza se abastece del Canal Imperial y de Yesa

Una fuente en uno parque de la capital aragonesa.

Un total de 13 entidades y organizaciones de diversa índole han firmado un comunicado para pedir al Ayuntamiento de Zaragoza que inicie las gestiones para captar más caudal del canal de las Bardenas, que viene del río Aragón, y mejorar con esta medida la calidad del agua que beben los vecinos de la capital aragonesa. 

En la actualidad, Zaragoza se abastece ya mediante esta infraestructura, pero representa un 50% del agua de boca de la ciudad. El resto proviene del Canal Imperial, que es de peor calidad. 

El agua de la ciudad, dice el comunicado, «es apta para el consumo humano y cumple los parámetros de salubridad sanitarios, pero al mismo tiempo es igualmente cierto que Zaragoza podría beneficiarse de un agua de una calidad mucho mejor que, sin ninguna duda, repercutiría en el estado de salud de la ciudad y de su economía». 

Los firmantes explican que captar más agua del sistema de las Bardenas sería perfectamente viable puesto que, ya en 1975, la Confederación Hidrográfica del Ebro autorizó al ayuntamiento para abastecerse de 6 metros cúbicos de agua por segundo de este canal, mientras que en la actualidad solo se suministran 2 metros cúbicos. Por tanto, aún hay margen. 

En su comunicado, las entidades firmantes señalan que en 2010, «cuando se captó el 90% de aguas de Bardenas, el índice de los parámetros de trihalometanos, nitratos, cloro utilizado, conductividad y sodio mejoraron considerablemente» en Zaragoza. «Al recuperarse la captación paritaria (que incluye agua del Canal) los índices mencionados volvieron a crecer, siendo un agua de peor calidad», añaden estos colectivos. 

«Estamos plenamente convencidos de que Zaragoza tiene un agua apta para el consumo que podría alcanzar la excelencia y con ello la mejora de la salud de sus habitantes», dicen. Además, implicaría también una reducción del uso de envases, puesto que más vecinos, presumiblemente, dejarían de comprar agua embotellada. Con respecto al coste, los firmantes apuntan a que no superaría los dos euros por persona y año. «Un euro invertido en el ciclo integral del agua son 3 euros invertidos en salud», afirman. 

Los firmantes del manifiesto son Amigos de la Tierra, la Asociación Naturalista de Aragón (Ansar), la Asociación por la Defensa de la Sanidad Pública (ADSPA), la Asociación Vecinal Manuel Viola, CCOO, Ecologistas en Acción, la Federación de Barrios de Zaragoza (FABZ), la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes), la Red de Agua Pública de Aragón (RAPA), la Unión de Consumidores de Aragón, y la UGT.

Compartir el artículo

stats