+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

INVESTIGACIÓN EN EL HOSPITAL MIGUEL SERVET

Fumar en el embarazo afecta al desarrollo intelectual del feto

Un estudio revela que el tabaco sube el riesgo de bajo peso en el recién nacido. El 26 % de los que nacen más pequeños no tiene un cociente intelectual normal

 

Enfermeras atienden a un bebé en la UCI de neonatos del Servet. - Foto: EL PERIÓDICO

EL PERIÓDICO
02/11/2013

Fumar durante el embarazo aumenta el riesgo de que el recién nacido nazca con bajo peso para su edad gestacional, lo que afecta no solo a su desarrollo físico, sino también a su cociente intelectual, limitando su capacidad ya desde sus primeros días de vida en el vientre materno. Así lo confirma un estudio realizado por investigadores de la Fundación Andrea Prader en el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, dirigido por el doctor Ángel Ferrández, especialista en pediatría.

En los últimos veinte años, el número de recién nacidos pequeños para su edad gestacional (PEG), 23.500 al año, se ha duplicado en España, al pasar de representar del 2,4 % al 4,5 % del total de niños nacidos en el país.

Estos niños nacen pequeños para su edad gestacional, porque la placenta no les ha suministrado la cantidad necesaria para su desarrollo, durante su estancia en el útero materno. Debido a ello, el feto se encoge para poder sobrevivir con la cantidad aportada por la placenta, lo que afecta al desarrollo de los órganos, incluido el cerebro.

De hecho, el 25,8 % de los 500 niños PEG que nacen en Aragón presentan un cociente intelectual por debajo del límite normal y, de ellos, un 10 % padece deficiencias mentales, unos niveles que se repiten también en el resto de España, según un estudio de la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica.

FACTOR DESTACADO

Desde la Fundación Andrea Prader se han estudiado hasta 18 factores que provocan ese "envejecimiento" de la placenta, entre los que destacan principalmente tres, entre ellos el tabaquismo activo o pasivo durante la gestación.

Ferrández indicó que, aunque existe una mayor concienciación sobre los perjuicios del tabaco en general, todavía muchos desconocen las consecuencias que realmente tienen para el feto y cómo puede limitar su desarrollo vital. "Muchas dicen: ya tuve un hijo, fumaba y fue normal, pero no tienen por qué tener esa suerte en el segundo, porque cada embarazo nuevo supone un riesgo muy importante. El tabaco lesiona la placenta y si la esta no funciona el feto no se desarrolla adecuadamente", dijo.

Además del tabaquismo --incluido el pasivo--, los otros dos factores que influyen directamente son el estrés percibido por la madre durante la gestación y desempeñar un trabajo que implique estar de pie durante las ocho horas de la jornada.

El 80 % de estos niños PEG acaban recuperando el peso y la talla adecuado con el transcurso del tiempo, pero, según alertó Ferrández, deben hacerlo de forma progresiva y controlada por el médico, ya que, de lo contrario, podrían sufrir un síndrome metabólico. "Si recuperan pronto, lo que es alegría para la familia, es malo, porque no están programados para ello. Tienen que ir despacio, sino puede aparecer hipertensión y colesterol alto", indicó.

   
1 Comentario
01

Por BH-J 9:50 - 02.11.2013

Está muy bien concienciar a la Sociedad, pero esto se conoce en Medicina desde hace más de 30 años. Además, inhalar un veneno embarazada es obvio que daña al feto con cada cigarrillo, igualmente en fumadoras pasivas. Todos nos debemos implicar en acabar con el tabaco. Para siempre. (Ojo, no con el fumador, sino con el tabaquismo) Ánimo a todos los que lo intentan.