+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL SECTOR AGROALIMENTARIO EN ARAGÓN

Fernando Calvo: "La crisis en el jamón de Teruel se ha notado menos de lo previsto en ventas"

 

A. E. M.
21/04/2014

--Lleva un mes y medio al frente de la comisión gestora que dirige de manera provisional la Denominación de Origen Jamón de Teruel, después de que la mitad del Consejo Regulador dimitiera a mediados de enero e interviniera el Gobierno de Aragón. En ese tiempo ha podido analizar la situación económico-financiera de la institución. ¿Cómo la definiría?

--Mejor de lo que esperaba. Hemos recogido todas las cuentas, hemos analizado la documentación con la gestoría que las llevaba, los deudores, los acreedores y la situación de las cuentas bancarias a 31 de diciembre, donde había 233.000 euros, pero luego aún ha mejorado porque se han cobrado subvenciones que estaban pendientes, otros cerca de 200.000 euros. Es decir, dinero había. También hemos establecido la situación de los préstamos pendientes, que se puede afrontar sin problemas.

--¿Tenía miedo de encontrarse con muchas deudas?

--Deudas había, y también algunas nóminas pendientes de pago de trabajadores de la DO. Hemos cambiado la titularidad de las cuentas y anulado las tarjetas de crédito, así como liquidado lo que se debía al antiguo director gerente por su finiquito y otros pagos, por ejemplo, a la certificadora ENAC. Podemos decir que la situación a día de hoy está saneada y con existencias todavía de dinero. Hemos ido cumpliendo los objetivos que nos habíamos propuesto. Nos queda volver a regularizar las tasas que se pagan por pertenecer a la DO.

--¿Qué sucede con las tasas?

--Hubo un recurso a las tasas liquidadas en el 2012, presentado por una serie de secaderos que no estaban de acuerdo. Lo ganaron y estamos haciendo el estudio de ese año para iniciar el expediente de devolución y de las del 2013.

--¿Qué criterios se siguen para aplicarlas?

--Hay cuotas y tarifas. Las cuotas se pagan por inscripción inicial, por cuenta de renovación y mantenimiento anual. Eso se tiene que calcular con base en las granjas, el número de animales que se sacrifican y se transforman... Se rigen por el volumen de producción de la empresa. Y las tarifas se calculan sobre los gastos que produce la unidad de certificación del Consejo Regulador, acreditada por ENAC. Ahora estamos volviendo a calcularlas de acuerdo con el reglamento.

--¿Ya se ha contratado la auditoría externa de los últimos cinco años?

--Sí. Estará antes de las elecciones.

--Otro objetivo de la comisión era alcanzar el máximo consenso en el sector y no se antojaba fácil.

--Hemos hablado con todo el mundo y se va a citar a todas las partes para explicarles el proceso electoral.

--Descartados los problemas financieros, ¿hubo fraude en la certificación de jamones, como denunció el expresidente del consejo?

--Hemos revisado exhaustivamente todos los pasos y los documentos y, en principio, se cumplen todos los requisitos y está respaldada por ENAC. En ningún momento se ha paralizado la certificación. Yo he ido a conocer en persona la situación en granjas, mataderos, salas de despiece, secaderos, salas de loncheado... Hemos recorrido todo el proceso y el lunes se constituyó el comité de partes, que no existía y cuya ausencia nos limitaba a seguir certificando, porque ENAC lo requiere. Este órgano está compuesto por expertos técnicos, representantes del departamento de Agricultura, de empresas del sector de todo tipo y de organizaciones de consumidores. Controla que se cumple toda la normativa e interviene si hay alguna disconformidad con la gestión que realiza la unidad de certificación. En principio, no tiene por qué cambiar una vez que haya nuevo Consejo Regulador.

--Si las cuentas están correctas y no existe fraude en la certificación, parece que la investigación policial en curso no va a deparar sorpresas en forma de delito...

--Hay una denuncia y el procedimiento sumario continúa en el juzgado. Varias personas han declarado y en la comisión estamos para colaborar.

--¿Cree que toda esta crisis estalló por enfrentamientos personales?

--No veo problemas importantes a nivel de gestión. No sé si hay temas personales. En principio entiendo que la actuación anterior es conforme. Lo mejor que podría pasar para la imagen del Jamón de Teruel es que la causa se archivara sin ninguna consecuencia.

--¿Puede cuantificar cómo ha afectado a las ventas?

--No, pero menos de lo esperado.