Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

FESTIVAL DE MÁLAGA

Nathalie Poza: "El cine y el teatro me han hecho quien soy"

La intérprete madrileña es firme candidata al premio a la mejor actriz por 'No sé decir adiós', excelente drama sobre cómo nos enfrentamos a la muerte

OLGA PEREDA
20/03/2017

 

Queda mucho festival de Málaga por delante, pero Nathalie Poza (Madrid, 1972) es desde ya firme candidata a conquistar el premio a la mejor actriz con 'No sé decir adiós', excelente drama sobre cómo nos enfrentamos a la muerte. A las órdenes de Lino Escalera (que con esta película salta del corto al largo), la actriz da vida a una ejecutiva que se refugia en el alcohol y las drogas para no enfrentarse a su desastrosa vida personal. Su hermana (Lola Dueñas) la llama un día y le dice que su padre (Juan Diego) está muy enfermo, así que viaja de Barcelona a Almería, donde reside su familia, y se enfrenta a algo para lo que no está preparada.

La película provoca empatía porque muchos espectadores habrán pasado por el trance de la enfermedad o la muerte de sus padres. Reconozco que cuando recibí el guion tuve cierto rechazo a hacer algo que estaba bastante pegado a mi piel. Mi padre falleció hace ocho años de una forma muy brusca. Pertenecía, como el personaje de Juan Diego, a esa España profunda, gente que parece indestructible. Están sanísimos y un día se van. El problema es que a lo mejor nunca le has dicho “te quiero” porque tenemos unas relaciones imposibles. En lugar de decirnos “te quiero” decimos “espero que te vaya bien en el trabajo”. Creo que tenía una obligación como actriz y como mujer de contar todo esto con la honestidad y con el amor que se merecía esta historia.

Ha conseguido tres nominaciones al Goya a lo largo de su carrera. Este papel es de premio. Me lo está diciendo mucha gente en Málaga y estoy un poco abrumada. No lo quiero pensar. Fui jurado de este festival hace unos años y sé que todo es muy relativo. Es algo que me haría ilusión, claro. Sobre todo porque quizá pueda ayudar a la película, que ha tenido pocos medios [se estrena en mayo]. El director lleva ocho años con este proyecto.

Es usted un animal de teatro. Estoy poseída por el teatro. Es lo que me da de comer. 

Comenzó con Animalario. Algunos miembros, como Willy Toledo o Alberto San Juan, se destacan mucho en política. ¿Cree que están tirando su carrera por la borda estando tan significados? Cada actor, cada pintor, cada director de administración debe poder manifestarse por las causas que quieran. Se supone que vivimos en una democracia y se supone que hay libertad de expresión.

Tiene perfil en Twitter, donde a veces esa libertad sirve para que te lapiden. Las redes son peligrosas, es verdad. En Twitter hay un bombardeo de causas por las que te piden apoyo. El impulso inicial es tirarse a la piscina y aceptar esas causas, pero ese impulso no es que pueda traer consecuencias peligrosas para nuestras carreras sino que a veces vamos dando tumbos porque no sabes de dónde vienen estas causas y si te corresponde contestar a todo. Hay mucho odio y violencia en Twitter. Creo que lo más interesante es tener esa expresión, pero en nuestro trabajo. Si quieres contar algo, cuéntalo en una obra de teatro o en una película. A mí el cine, el teatro y el arte en general me han transformado, me han hecho la persona que soy. Ver una película de Ken Loach me humaniza. Eso es lo que quiero porque no soy ni política ni periodista. Cada uno tiene que encontrar su manera de expresarse. Mis compañeros son libres, no me metro con lo que hacen. Además, Alberto San Juan ha creado un teatro en Madrid, el Teatro del Barrio, claramente político. Me parece una manera muy honesta de expresar las cosas que necesita expresar.

¿Qué quiere expresar con 'No sé decir adiós'? Me gustaría que cada espectador se sintiera libre de pensar lo que quiera. Por mi parte, voy aprendiendo que en la vida solo se puede vivir amando para morir. Negar la muerte o negar el amor es una forma de morir en vida. Es lo que le pasa a mi personaje, que vive en la negación absoluta por pánico.

¿Pánico a enfrentarse a ella misma? Sí, pero no es consciente. Eso es lo que nos enternece de ella, lo equivocada que está y lo torpe es. Lo intenta, pero no sabe. Acaba tomando vino y emborrachándose. Cree que la atacan siempre. Es importante revisar los traumas con los que venimos para poder tener una relación más sana con tus hijos, tu pareja, tus compañeros. Esta película habla de eso, de lo importante que es aceptar las cosas, de intentar reencontrarse con lo que más miedo te da: la familia y la enfermedad, para así poder vivir con algo más de armonía.

En una ocasión dijo que es más valiente en el trabajo que en la vida. Sí, es así. En la vida me he escondido más. El teatro y el cine me han salvado la vida en cuanto a poder profundizar en una manera más honesta de vivir. La mejor manera de hacerlo es con honestidad y audacia, pero hay que trabajárselo mucho.

Última hora
Revista RedAragon

Agenda de marzo de 2017 en el 6º número de la revista gratuita de RedAragon, que se puede encontrar en cerca de 200 establecimientos de Zaragoza y Huesca.