Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El Periódico de Aragón | Viernes, 19 de diciembre de 2014 - Edición impresa

JOSÉ MIGUEL Martínez 21/09/2012

Mientras estos días nuestros representantes políticos debaten sobre el estado de Aragón, la vida sigue fuera de la Aljafería. Y si en esta ocasión la concreción en proyectos es poca, pues se impone la falta de recursos públicos, tampoco se aprecia una mayor atención hacia el devenir cotidiano del sector agroalimentario, gastronómico y turismo.

Las buenas palabras no faltan. Hay que apoyar las microindustrias agroalimentarias, generadoras de empleo rural y desarrollo sostenible; el turismo es una parte importante del PIB aragonés, por lo que se debe promocionar para atraer nuevos turistas; la gastronomía es un activo que se debe visualizar; etcétera.

Pero, a la hora de la verdad, lo concreto, lo de cada día, nada sucede. Las iniciativas de los llamados emprendedores se pierden en un mar de papeles, como si la burocracia, sin nuevos proyectos que acometer, se gustara en destripar la letra pequeña, en vez de apoyar. No vemos a nuestros representantes acudir a las manifestaciones gastronómicas o agroalimentarias más allá de las inauguraciones de rigor, en las que están más atentos a las relaciones políticas que a lo que allí se celebra.

Y esa pléyade de productores, comercializadores, cocineros, pequeños empresarios, todos con dificultades para llegar a fin de mes, asisten, cada vez más indignados, a un escenario en el que sus problemas parecen no importar nada. Es una tragedia que cierre una empresa de cien trabajadores, mas no parece que tenga la misma importancia que sean otros cien, bien que de uno en uno, o a pares, los que lleguen al paro porque el sector agoniza.

Vale que quizá poco puedan hacer. Pero nos gustaría ver a un grupo de diputados comiendo en un restaurante el menú diario; acudiendo al mercado un sábado no electoral; o simplemente paseando un sábado, sin séquito, por cualquiera de nuestras villas turísticas.

Por lo menos, reconfortaría.

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

Escribir comentario
Formulario de acceso de usuarios

Recordarme en este equipo

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

NORMAS DE PARTICIPACIÓN

La opinión de LA CABECERA se expresa sólo en los editoriales y los articulistas. Los usuarios de este espacio exponen, por tanto, posturas personales.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Los autores de los comentarios que no se ajusten a las normas de participacion podrán ser identificados a través de sus IP a petición de las autoridades.

Usar cuenta de usuario

Acepto la cláusula de privacidad

CLÁUSULA PRIVACIDAD

Le informamos, que con arreglo a la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales, de 13 de diciembre, LO 15/1999, cuando el Usuario facilite sus datos de carácter personal está autorizando expresamente al titular de esta Web al tratamiento e incorporación de los mismos en un fichero de su propiedad, debidamente comunicado a la Agencia de Protección de Datos.

El Usuario o su representante podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición enviando un escrito junto con una fotocopia de su DNI al domicilio que consta en la Mancheta de este diario. Todo esto, según lo estipulado y recogido en el Aviso Legal.

Los campos marcados con (*) son obligatorios.