Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El negocio de la sanidad pública

Los populares están alcanzando sus objetivos de una manera milimétrica, también en la sanidad

CÁNDIDO Marquesán 08/09/2012

Los ataques que están sufriendo los servicios públicos en esta legislatura eran previsibles, aunque los populares los ocultaron en campaña electoral. Será difícil encontrar en un gobierno en menos tiempo más incumplimientos de unas promesas electorales. La sanidad pública es un gran negocio para la iniciativa privada y la Comunidad de Madrid ha sido y es el laboratorio de experimentación de las políticas neoliberales de los populares. Los 9 últimos hospitales públicos inaugurados por Esperanza Aguirre han sido construidos desde el sector privado por constructoras, inmobiliarias, empresas de gestión sanitaria, que mantienen su propiedad durante tres décadas, recibiendo un canon anual de la Administración. Hoy casi uno de cada tres hospitales públicos madrileños es de gestión privada, total o parcialmente. Hay dos modelos. En el PFI (private finance initiative) la concesionaria se encarga de todo menos de la parte sanitaria. Sus médicos son funcionarios. Además de gestionar cocinas, lavanderías, laboratorios, alta tecnología, explotan restaurantes, tiendas, parking, etc.

En el modelo PPP (partenariado público-privado), toda la gestión es de las empresas. En los nuevos hospitales hay siete PFI y dos PPP. En el futuro la gestión será enteramente privada, como la del Rey Juan Carlos, en Móstoles, propiedad de la empresa Capio Sanidad, un fondo de capital riesgo CVC Capital Partners, que ha invertido 232 millones de euros en construirlo y equiparlo, y a la que la Administración le paga 76 millones en 2012. Cuando se inaugure el de Collado Villalba la atención hospitalaria de 800.000 madrileños estará gestionada por Capio, del que los miembros de su Consejo de Administración son todo un misterio, aunque están vinculados con altos dirigentes del PP. Este modelo también ha sido puesto en marcha en la comunidad valenciana, actualmente en Castilla la Mancha, y, según las palabras de Luisa Fernanda Rudi, podría utilizarse en Aragón en el futuro hospital de Alcañiz.

Además el sector privado participa en el mercado sanitario a través de las clínicas exclusivamente privadas que funcionan mediante pólizas de seguros de los clientes en las que el negocio se hace por dos procedimientos. Uno es reducir costes (restringir plantillas, precarizar el trabajo, incentivar económicamente a los profesionales para que ahorren, etc). Al otro, lo llaman "seleccionar riesgos", reservándose los pacientes "rentables" (jóvenes, con patologías sencillas) y quitarse de encima a personas mayores, enfermos crónicos y casos complejos. Es un sector que va a más. Pese a la crisis, cada vez más aragoneses, el 28%, unos 370.000 han suscrito un seguro privado de asistencia sanitaria. Somos la cuarta región con mayor número de seguros por habitante, solo superada por Madrid (36%), Cataluña (33%) y el País Vasco (29%).

En definitiva, en ambos casos es el capitalismo puro y duro, aplicando a la sanidad su ley sagrada: obtención de beneficios por el medio que sea. Todo es lógico. Como el capitalismo es extraordinariamente voraz, ha visto el negocio en los servicios públicos del Estado del bienestar, cada vez más demandados, considerados ya como derechos. Hay capitales abundantes y más en un momento de crisis, con unos mercados cautivos y muy prometedores. Además las políticas de privatización cuentan también con consumidores deseosos y contribuyentes bien dispuestos. Al universalizarse estos servicios, aparecen quejas al no poder ser atendidas todas las demandas por los recortes, con listas de espera en el sector sanitario, y así se propicia una disposición creciente hacia la oferta privada. Esta circunstancia me parece gravísima, ya que el pacto social suscrito entre la ciudadanía y el Estado para proporcionar a todos unos servicios básicos, este último lo ha roto unilateralmente al haber transferido mediante subcontratas a agentes paraestatales la prestación de estos servicios, sin consulta ciudadana.

Los populares están alcanzando sus objetivos de una manera milimétrica, al haber ganado en este ámbito como en otros la hegemonía ideológica tal como la define Gramcsi, mientras que la izquierda anda desnortada. La crisis es su gigantesca coartada ideológica para aniquilar derechos laborales y sociales. Hay que reducir el déficit público y si para pagar la deuda hay que cerrar un hospital o un colegio, se cierran. Acaba de decirlo Josep Fontana: no está claro si se trata de cerrar hospitales para ahorrar, o de ahorrar para poder cerrar hospitales.

A los populares no se les puede acusar de incoherentes, ya que nunca han defendido lo público, argumentando que lo privado es más eficiente. Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad. Mas, la investigación científica y la propia OMS corrobora que la sanidad pública es más equitativa (con financiación suficiente finalista), eficiente (impulsando la atención primaria) y de más calidad que la privada (con las excepciones del confort y el tiempo de espera). Otra cosa es cuando se recortan recursos humanos y materiales con el objetivo planificado de dañarla por parte de aquellos dirigentes que deberían defenderla. Y en el colmo de la desfachatez y del cinismo se justifican recurriendo al patriotismo.

Profesor de Instituto

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

4 Comentarios
Marcar como inadecuado
04

Por Jake Sulli: 11:47. 08.09.2012

Y aún habrá gente que defienda este modelo y alabe las bondades de lo privado (de unos pocos) frente a lo público (de todos). El plan es claro y claramente van ganando. La privatización de la sanidad y la educación está servida. Luego nos lamentaremos de no haberlas defendido (algunos sí lo hacen).

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
03

Por La sanidad el nue ladrillazo del PP: 09:52. 08.09.2012

Se acabo la construcción y ahora toca la sanidad, es en esta donde los pepitos de las alturas ven el negocio, la Cospedal y su marido de director general en castilla la Mancha de "Capio sanidad", Rodrigo Rato que está en todas es unos de lo más importantes accionistas, la Espe que lleva años rascando con esto y los que no sabremos que hay metidos tanto en Madrid como en Valencia, de seguro que todos los ladrilleros y amnistiados gurtelianos se han pasado ahora a la sanidad.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
02

Por Aragonés: 09:26. 08.09.2012

Se me olvidaba comentar otra ventaja: permite dejar tributar el IVA de la construcción, dado que la concesionaria suele ser una UTE en la que está la propia constructora, por lo que el coste de la construcción se acaba facturando como servicio sanitario, exento de IVA.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
01

Por Aragonés: 08:48. 08.09.2012

Mi enhorabuena al articulista que describe perfectamente la "polìtica sanitaria" del PP. Precisar, no obstante que Valencia fue la comunidad laboratorio, con el hospital de Alzira y el de Gandía, entre otros, y que Madrid la siguió con un despliegue espectacular de ocho hospitales. Una de las "virtudes" de los sistemas PPP y PFI es que periten falsear las cuentas públicas dejando de imputar al presupuesto actual una inversión que se difiere a 25 años disfrazada como gasto corriente, ya que el adjudicatario asume el coste de construcción y equipamiento para recuperarlo durante los años de explotación, lo que no deja de ser una compra aplazada encubierta con un importante componente financiero que no luce en la contabilidad pública de la Comunidad. Recordar igualmente que Madrid y Valencia fueron las Comunidades que tenían escondidas en los cajones facturas por servicios sanitarios que hicieron subir un punto el déficit del 2011 sobre el PIB, así como que según el baremo sanitario recientemente publicado, figuran a la cola en el ranking de calidad de sus servicios sanitarios. Parece que todo es malo, pero no: el adjudicatario del servicio obtiene un negocio con clientela segura (los acuerdos de pago por servicio no son capitativos (por persona a atender) sino por acto sanitario o unidad de servicio), financiado con fondos públicos y por un largo plazo. Y ya ha dicho el articulista quiénes aparecen vinculados a las empresas concesionarias.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Escribir comentario
Formulario de acceso de usuarios

Recordarme en este equipo

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

NORMAS DE PARTICIPACIÓN

La opinión de LA CABECERA se expresa sólo en los editoriales y los articulistas. Los usuarios de este espacio exponen, por tanto, posturas personales.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Los autores de los comentarios que no se ajusten a las normas de participacion podrán ser identificados a través de sus IP a petición de las autoridades.

Usar cuenta de usuario

Acepto la cláusula de privacidad

CLÁUSULA PRIVACIDAD

Le informamos, que con arreglo a la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales, de 13 de diciembre, LO 15/1999, cuando el Usuario facilite sus datos de carácter personal está autorizando expresamente al titular de esta Web al tratamiento e incorporación de los mismos en un fichero de su propiedad, debidamente comunicado a la Agencia de Protección de Datos.

El Usuario o su representante podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición enviando un escrito junto con una fotocopia de su DNI al domicilio que consta en la Mancheta de este diario. Todo esto, según lo estipulado y recogido en el Aviso Legal.

Los campos marcados con (*) son obligatorios.

Última hora
Las noticias más...