+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El artículo del día

Misiles ultras contra el Papa

El peligro que representa para la curia romana ha aumentado las difamaciones y silencios contra Francisco

 

Misiles ultras contra el Papa -

Jesús López Medel Jesús López Medel
12/09/2018

Es evidente que hay una ola de conservadurismo ideológico a nivel mundial que lleva ya bastantes años extendiéndose. Pero ahora está ya manifestándose de un modo muy abierto y contundente, a cara descubierta y que no oculta su afán totalitario de desprecio total a otras ideologías o formas de pensar. En la Unión Europea, pese a sus normas programáticas y estatutarias basadas en derechos humanos y democracia, empezaron a expandirse esas ideas ultraconservadoras en países que habían sido dictaduras (de izquierdas) hacía poco y donde empezaron a saltar luces rojas que expresaban alarmas de derivas hacia dictaduras (de derechas). También se extienden a otros países.

El éxito de esa tendencia fue colocar en el poder a un antisistema lleno de tics autoritarios y alarmantes para la libertad como Donald Trump. Fue un aliento para todas esas corrientes crecientes en el mundo. Hoy ya en España, estas tendencias tienen mensajeros en esa misma línea. En el ámbito político es muy evidente y con gran respaldo mediático. Gran éxito de los que se proclaman «sin complejos».

A nivel de líderes globales, solo quedaba y queda como referencia de un mensaje opuesto a esos ultras el papa Francisco. Llevaba un mes como pontífice en abril del 2013 y escribí un artículo expresando mi impacto por lo que en ese breve tiempo había expresado como actitudes: Francisco o el valor de los gestos. Fue y ha sido muy valiente en mostrar sus planteamientos de «humanidad, bondad, ternura, justicia, perdón», palabras que reitera y que en nuestra civilización están cada vez más en desuso.

Pero ya se sabe lo que sucede con quienes tienen y afloran esas ideas, actitudes y compromisos reformistas frente a los que aspiran a mantener intocable una organización en toda su podredumbre. Son muy numerosas las personas (incluso muchos cristianos) que piensan que la curia romana era lo más parecido al comité central de un partido soviético. Su empeño en mantener lo que consideraban sus esencias les hacía reaccionar contra quien quisiese alguna reforma.

Pues bien, a Francisco le pusieron, desde el principio, palos en las ruedas, pero el peligro que representa para esa corte les ha hecho incrementar sus acciones con difamaciones, bloqueos, silencios y otras fórmulas. Recientemente, un arzobispo ha osado acusarle nada menos que de ¡encubridor de pederastia! Él, que está levantando la alfombra de esa mierda escatológica de la Iglesia, es acusado sin ninguna prueba de lo contrario. ¡Qué infame! Pero todo se mueve así en el seno de esa curia podrida. Mucha gente se ha alejado de la fe por los escándalos y actitudes de supuestos «representantes de Cristo en la Tierra» (como ellos se llaman) y de seglares intolerantes y dogmáticos.

No creo que exista el cielo o el infierno, pero estoy seguro de que si este último existiese, estaría lleno de esos clérigos y otros fanáticos inhumanos. Igual que en la Divina Comedia de Dante. Algunos laicos que conozco, miembros de la secta religiosa principal derechista, se refieren despectivamente a Francisco llamándolo el «Papa peronista». Eso sí, ellos son los que se dan fariseamente golpes de pecho y cuando pueden también se lo dan a sus «hermanos».

Hace muy poco, el Papa tuvo que emplearse personalmente a fondo para cambiar el catecismo y declarar «inadmisible» la pena de muerte. Hace dos años, padeció una carta personal muy crítica de casi 300 sacerdotes retrógrados y varias de obispos. Y deben recordarse (están en internet) los mensajes contundentes del Papa denunciando delante de ellos «las 15 enfermedades de la curia» (7 de enero 2015), las «resistencias maliciosas» a sus reformas (22-12-2016) o también refiriéndose a «las intrigas y traidores» internos. (22-12-2016). Más elocuente, no puede ser.

En España, junto a varios obispos que critican en privado al Papa, muchos otros callan. No se oyen voces de defensa de su jefe en Roma ante los ataques internos. Quienes van a misa ninguno escucha mensajes en la misma línea de los valores que subraya Francisco y en ningún templo resuenan en homilías voces firmes de condena y petición de perdón por la pederastia, escándalo mundial y también hispano.

Acaso se fue Francisco a vivir fuera del Vaticano, no solo por representar otro estilo de vida más conforme con el espíritu del santo cuyo nombre adoptó, sino por el riesgo de ser asesinado por los suyos. Hay precedentes...

*Expresidente de la Comisión Derechos Humanos y Democracia de la OSCE

   
1 Comentario
01

Por José Z. 21:21 - 12.09.2018

Con el último párrafo Jesús López me ha quitado de la boca el comentario que pensaba escribir, con otras palabras, claro está, pero la misma idea.