+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

INVESTIGACIÓN

La araña voladora, el animal que caza más rápido de todo el planeta

En el tiempo en el que una persona parpadea, el arácnido puede dar tres giros completos

 

Ejemplar de araña selenopidae, comunmente conocida como araña voladora. - EL PERIÓDICO

EL PERIÓDICO
12/02/2018

Una investigación de la Universidad de California y la Academia de Ciencias de California (EEUU) demuestra que individuos de la familia de las arañas selenopidae, comunmente conocidas como arañas voladoras, pueden sentir presas que se acercan desde cualquier dirección y giran en un octavo de segundo para atacarles, según han difundido en un comunicado.

El metraje de alta velocidad revela que una flexión rápida de sus largas patas ayuda a estos cazadores a lograr esta hazaña, considerada la más rápida de cualquier animal en el planeta.

"Alrededor de la mitad de las especies de arañas no usan telarañas para atrapar a sus presas", señala la doctora Sarah Crews, investigadora posdoctoral en la Academia de Ciencias de California. "Algunas acechan y se abalanzan, mientras que otras hacen emboscadas a base de sentarse y esperar, como las arañas voladoras", detalla esta experta, cuyo trabajo se publica este lunes en Journal of Experimental Biology.

Maniobra ralentizada
Para documentar su trabajo, Crews y el autor principal, Yu Zeng de UC Merced, han instalado dos cámaras de vídeo sincronizadas de alta velocidad encima y al lado de las arañas. El dúo examinó el metraje del golpeo a velocidades aproximadamente 40 veces más lentas que el original para mapear la mecánica de esta nueva maniobra de caza. "Estamos documentando y modelando sus rápidos giros", asegura Zeng, "para ayudar a trazar un curso para hacer que los robots y otras máquinas sean más maniobrables".

Las arañas voladoras están listas para girar en un octavo de segundo gracias a sus patas: su postura hacia afuera se ubica paralela al suelo, lo que permite un rango más amplio de movimiento sin restricciones. Cada pata también se enfrenta a una dirección separada y, por lo tanto, cubre una porción diferente de su entorno de 365 grados. Esto significa que la araña puede girar para orientarse hacia presas desprevenidas, sin importar el ángulo de aproximación.

Ocho ojos
Estas arañas mantienen los ojos atentos, ocho para ser exactos, para detectar su próxima víctima, aunque todavía no se sabe si alguno se usa para ver. En cambio, las arañas detectan presas cercanas, como grillos saltando o moscas de la fruta zumbando, a través de las perturbaciones en la corriente de aire.

Para simular la emboscada de estos perceptivos depredadores de sentarse y esperar en cada prueba, Crews y Zeng lanzaron un grillo y le permitieron caminar libremente hacia la araña. El metraje del ataque resultante reveló ideas sorprendentes. "Descubrimos que la pata más cercana a la presa se ancla al suelo, creando un punto de apalancamiento desde el cual la araña puede tirar de su torso más cerca de la presa", dice Zeng, describiendo la estocada lineal de la araña.

Giro inmediato
Las patas opuestas a la presa empujan del suelo para ayudar y juntas, esta combinación de tirón y empuje también proporciona el comienzo de una fuerza de torsión, conocida como torque, que impulsa a la araña a un giro rápido. Al igual que las patinadoras que ubican sus brazos hacia adentro para girar más rápido, las arañas tiran de sus patas restantes del suelo, manteniéndolas cerca. Esto permite a los gráciles cazadores girar hasta un 40% más rápido y aterrizar perfectamente posicionadas con la boca hacia ese primer bocado de presa.

Alrededor del mundo, las arañas voladoras giran para atacar a sus presas a velocidades de hasta 3.000 grados por segundo. En el tiempo que una persona parpadea, estas arañas, a máxima velocidad, pueden hacer tres rotaciones completas. Su maniobra de giro es la más rápida impulsada por la pata de cualquier animal terrestre, y también uno de los giros más rápidos del planeta, a la par con los colibrís y las moscas de la fruta.