Kiosco

El Periódico de Aragón

Movilidad

El Cercanías ‘roba’ 30.000 usuarios al autobús en Utebo

La línea del aeropuerto ha ganado 20.000 pasajeros en 4 meses, un 20% más | Nueve rutas del área metropolitana ya han superado las cifras de antes de la pandemia

Un tren accede a la estación de Cercanías de Utebo. ANGEL DE CASTRO

La pandemia del coronavirus parece haber pasado ya de largo en algunas de las líneas de autobús del Consorcio de Transportes del Área metropolitana de Zaragoza (CTAZ). Concretamente, en nueve de las 20 rutas en funcionamiento durante los primeros cuatro meses de este 2022 se han superado ya los registros de ese mismo periodo pero en 2019, antes de que el covid lo cambiara todo.

Con mascarilla obligatoria, superadas las restricciones y con una demanda latente que, en algunas de estas líneas, ha crecido de forma notable, destaca sobre todas lo experimentado en dos de ellas: el crecimiento de un 20% en la de Plaza y el aeropuerto, que significan 20.000 usuarios más que entonces durante este primer cuatrimestre del año, y la caída de 30.000 pasajeros menos en la de Utebo-Monzalbarba, que tiene en el Cercanías su principal argumento y la fuga de clientela de un transporte público al otro.

Los efectos de la pandemia provocaron que, con motivo de las restricciones de aforo impuestas por las diferentes olas de contagios, el propio CTAZ acordara con Renfe, en la primavera del año pasado, que los usuarios de la ruta de Utebo pudieran hacer uso del Cercanías al mismo precio que en el autobús, es decir, a 74 céntimos por trayecto y no a 1,80 euros que es lo que cuesta el billete sencillo en el tren. La razón, el bus ofrecía tan pocas plazas que mucha gente se quedaba en tierra en las paradas.

Así, el Consorcio accedió a pagar a Renfe la diferencia a pesar de suponer un elevado coste la medida para la DGA. Pero en agosto, con la relajación en las restricciones, se levantó este acuerdo. Hoy, varios meses después, se observa cómo los 129.839 usuarios de enero a abril de 2019 se han convertido en 99.274, un 24% de descenso motivado porque ahora se han pasado al Cercanías y apostando por un bono de diez viajes que deja el trayecto a 90 céntimos.

«Se demuestra que el uso del Cercanías es el que es por el escalón de precios que hay con respecto al autobús», señaló a este diario el gerente del CTAZ, quien explicó que ya están en negociaciones con Renfe para conseguir una integración tarifaria real que ponga ambos servicios al mismo precio para el usuario. «Esto permitiría ver la demanda real que tienen ambos y quizá redimensionar la línea de Utebo y Monzalbarba», añadió. En el caso de Casetas, se han fugado 12.000, aunque en este caso es solo un 2%, al pasar entre 2019 y 2022 de 622.706 viajeros en cuatro meses a 610.556.

20.000 más en plaza

En el otro extremo de la balanza está la línea del aeropuerto y Plaza, que ha crecido un 21% en estos mismos cuatro meses, de 99.762 en 2019 a los 120.449 de este 2022. Son 20.00 pasajeros más que, según Ortiz, está más relacionados con el «usuario cautivo del autobús que trabaja en Plaza» que con la actividad de los vuelos, que también se ha incrementado y aporta, pero menos. Se trata de la influencia de la movilidad laboral que también ha supuesto crecer en líneas como la de Zaragoza-La Muela, un 13% más, al pasar de 12.111 a 13.710, 1.600 más.

En cifras globales, las 20 líneas del Consorcio han registrado entre enero y abril de este año un total de 1.637.089 viajeros, que son 100.000 menos que en el mismo periodo de 2019, aunque ha recuperado tras dos años de pandemia el 94% de los pasajeros. Y casos como el de la ruta de Plaza y La Muela «evidencian que hay una demanda latente gordísima» que se beneficiará y demuestra la necesidad de ese incremento del servicio del 19% que supondrá la puesta en marcha en 2023 del nuevo mapa concesional de líneas.

Entre las nueve que ya han superado las cifras de 2019 también están las de Zaragoza-Zuera (un 1% más), la de Osera (2%), la de El Burgo y Pina (un 9%), la de Botorrita (1%) y Pinseque (4%).

Compartir el artículo

stats